The Mauritanian | Crítica de cine Balada triste de Guantánamo

Tahar Rahim y Jodie Foster en una imagen de 'The Mauritanian'.

Tahar Rahim y Jodie Foster en una imagen de 'The Mauritanian'.

Jodie Foster se hacía con el Globo de Oro a la mejor actriz secundaria por su discreto papel de abogada en esta cinta que reconstruye los hechos reales de las torturas y vulneraciones de derechos humanos cometidas en la base militar de Guantánamo tras el 11-S bajo órdenes directas de Donald Rumsfeld.

Una abogada, Nancy Hollander, que llevó el caso de Mohamedou Ould Slahi, conocido como El Mauritano (interpretado por un Tahar Rahim de inglés impecable), como cabeza más visible de los atropellos allí cometidos, carne de aislamiento y sometimiento de la voluntad a través de prácticas inhumanas como el ahogamiento o la privación del sueño a golpe de música metal.

Kevin McDonald (El último rey de Escocia, La sombra del poder) reconstruye el caso dejando abierta la puerta a la ambigüedad sobre la inocencia del reo para centrarse en su relación con la abogada a lo largo de los años, en el desdibujado duelo de ésta con el oficial que encarna Benedict Cumberbatch o, en la menos acertada de sus decisiones, en esos recuerdos, pasajes previos o momentos del reo dentro de la prisión filmados en otros formatos y con abundancia de distorsiones ópticas para que ningún espectador perezoso se pierda por el camino del mal.

Después de cintas como Camino a Guantánamo, de Winterbottom, La noche más oscura, de Bigelow, S.O.P., de Morris, o Redacted, De Palma, The Mauritanian llega más una década tarde a ese cine liberal, de denuncia y autocrítica con el pretexto de actualizar un caso que no se resolvió con la liberación hasta 2018, después de un juicio, una sentencia absolutoria por falta de pruebas y un diario de padecimientos en forma de best seller. A la postre, las imágenes documentales de la nueva vida en libertad de Slahi de los créditos finales son más estimulantes y reveladoras de su periplo que todo ese arsenal de sensacionalismo carcelario y combate civil-militar de esta ficción tan bienintencionada como de cortos vuelos cinematográficos.