Andalucía

La partida de Empleo capitaliza la bronca presupuestaria de PP y PSOE

  • Los populares defienden que la dotación crece si se tienen en cuenta los fondos europeos

La consejera de Empleo, Rocío Blanco, en una intervención en el Parlamento. La consejera de Empleo, Rocío Blanco, en una intervención en el Parlamento.

La consejera de Empleo, Rocío Blanco, en una intervención en el Parlamento. / M. G.

Comentarios 1

La partida de políticas de empleo es la fuente de una discordia predecible, pero que se ha vuelto muy específica. Era de esperar que el PSOE rechazara el primer Presupuesto de la Junta que no lleva la rúbrica de uno de los suyos, pero Juan Bravo y su equipo les ha puesto una diana muy vistosa. La reducción de la partida reservada para la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo es el principal motivo de disputa entre PSOE y PP tras conocerse en su integridad el proyecto de cuentas autonómicas aprobado por el Gobierno bipartito el viernes.

Atendiendo a las cifras, el “recorte”, como lo definen los socialistas, es de 399,8 millones de euros respecto a 2018. La explicación que dio en San Telmo el consejero de Hacienda, Industria y Energía es que no había que fijarse en lo presupuestado por la Administración socialista, sino en lo finalmente ejecutado. La tesis es que, en sus últimos presupuestos, la ex consejera María Jesús Montero inflaba determinadas partidas a sabiendas de que, finalmente, el dinero se dedicaría a otros asuntos más perentorios, como pagar sueldos.

En la oposición no han hecho ningún “acto de fe”, como pidió el viernes Bravo. “El empleo, la principal preocupación de los andaluces, ha dejado de ser una prioridad para el Gobierno andaluz con la derecha”, ha asegurado este sábado el secretario de Relaciones Institucionales del PSOE, Francisco Conejo.

El diputado malagueño ha recordado además que, en el cuadro macroeconómico, la previsión de creación de empleo se limita a 60.000 empleos, una cifra incompatible con la promesa que hizo el presidente Juanma Moreno en campaña sobre la generación de 600.000 puestos de trabajo en una legislatura. “Es un presupuesto que plantea un tajo importante en materia de empleo, una caída de las inversiones y un desmantelamiento de los servicios públicos”, ha sentenciado el dirigente socialista.

Con acto de fe o sin él, en el PP han defendido este sábado que la bajada del presupuesto en empleo desde los 1.500 millones de 2018 a los 1.100 de 2019 es una “cuestión técnica”. Lo explicó ayer Pablo Venzal, diputado almeriense y vicesecretario de Sectores Productivos de la ejecutiva popular.

Esta reducción, según ha ilustrado el dirigente del PP, se revierte si se tienen en cuenta todas las partidas del proyecto presentado el viernes por Juan Bravo. Tal es así, que, con el matiz aportado ayer por Venzal, el “Gobierno del cambio aumenta de forma trasversal” los fondos de empleo.

El dirigente del PP, que fue portavoz de Hacienda en la pasada legislatura, ha explicado que esta división por partidas sirve “aprovechar la financiación del marco estatal y como consecuencia de la ejecución de los programas europeos”. Venzal ha asegurado que aumentan los fondos para actuaciones de dinamización económica e industrial en el 26,7%, hasta los 589,6 millones de euros, frente a los 465 millones presupuestados por el PSOE en 2018.

Si a estos recursos se les suman los destinados para el empleo y el trabajo autónomo, alcanzan los 1.643 millones de euros. Igualmente, crecen las partidas destinadas a los sectores productivos, que pasan de los 2.529 millones presupuestados en 2018 a los 2.985 millones, con aumentos para el fomento empresarial y para la industria, energía y minas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios