'Introducción a la psiquiatría' abre las obras completas de Castilla del Pino

  • El proyecto de edición de toda la producción escrita del sanroqueño, que se desarrollará en 14 volúmenes, arranca con uno de sus títulos clave, publicado originalmente a finales de los años 70 y que estaba agotado

Comentarios 1

La edición de las obras completas de Carlos Castilla del Pino, uno de los grandes proyectos puestos en marcha por la fundación que lleva su nombre, arranca con dos volúmenes (el sexto y el séptimo de una serie de 14) que recogen uno de sus estudios mayores, Introducción a la psiquiatría, publicado a finales de los años 70.

La Universidad de Córdoba y la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía colaboran en una iniciativa que persigue poner al alcance del lector actual toda la producción científica y literaria del psiquiatra de San Roque, fallecido en el año 2009.

Introducción a la psiquiatría, ya a la venta y presentada la semana pasada en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, es una obra clave en el pensamiento de Castilla del Pino y en la evolución de su teoría sobre el sujeto, basada en el lenguaje. El psiquiatra José María Valls, secretario de la Fundación Carlos Castilla del Pino, subraya que este texto constituye su "obra central", en la que "parte de una teoría general para aplicarla a casos concretos". Un estudio que estaba agotado y que sigue siendo muy solicitado por alumnos y especialistas. Valls defiende su recuperación una vez superada la etapa caótica de la psiquiatría. "El texto aporta un modelo epistemológico y una concepción muy precisa", añade este discípulo de Castilla del Pino.

La parte científica protagonizará los primeros diez volúmenes de las obras completas. Aquí estarán incluidos Un estudio sobre la depresión, "que fue producto de su trabajo con el psicoanálisis o la psicología marxista", señala Valls; su Introducción a la hermenéutica del lenguaje, "donde comienza a sustituir el marxismo por el análisis del lenguaje y la filosofía analítica", Teoría de la alucinación, El delirio: un error necesario y, sobre todo, Teoría de los sentimientos. En estas obras, el sanroqueño "usa el modelo sociológico para definir las relaciones entre el espacio público, el privado y el íntimo, siempre a través del lenguaje y la conducta".

Los cuatro últimos tomos se centran en su obra literaria: sus memorias, Pretérito imperfecto y Casa del olivo; sus dos novelas, Discurso de Onofre y Una alacena tapiada, y los numerosos artículos y ensayos que escribió en prensa sobre arte y literatura, entre otras materias.

Castilla del Pino destacó principalmente como psiquiatra, pero Amelia Valcárcel, filósofa y amiga, defiende que fue sobre todo un "filósofo fenomenológico y un hermeneuta" que atesoraba un "considerable saber clínico". No obstante, Valcárcel cree que habrá que esperar algún tiempo para calibrar su verdadero "tamaño".

La pensadora lo define como "un verso suelto" que "estaba fuera de todos los grandes lugares de poder que podían estar interesados en promocionarle". "Era demasiado anarquista, demasiado ácrata, aunque fuera una persona muy seria. Se puede ser una persona muy seria y ser enemigo de que te ordenen cosas. Los que no estábamos en esos centros de poder conformábamos su frágil comité de apoyo, y nos enfrentamos a una herencia que no podemos sostener", explica la madrileña.

Por su parte, el vicerrector de Política Científica de la Universidad de Córdoba, Enrique Aguilar, que también asistió a la presentación de Introducción a la psiquiatría, recuerda que "grupos de señores cercanos al fascismo" provocaron que Castilla del Pino sufriera graves problemas para acceder a la cátedra de Psiquiatría, que no le fue concedida hasta los años 80.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios