Toros

Rivera Ordóñez pone fin a su carrera y se cortará la coleta en la Goyesca de Ronda

  • El 1 de mayo se despedirá de la plaza de toros de Sevilla en un cartel en el que alternará con El Juli y su hermano Cayetano

Rivera Ordóñez con dos trofeos conseguidos el pasado agosto en Huesca. Rivera Ordóñez con dos trofeos conseguidos el pasado agosto en Huesca.

Rivera Ordóñez con dos trofeos conseguidos el pasado agosto en Huesca. / efe

Francisco Rivera Ordóñez, el último de los toreros mediáticos, pondrá punto final a su carrera y se cortará la coleta en la Goyesca de Ronda después de despedirse de la plaza de toros de Sevilla el próximo 1 de mayo en un cartel en el que alternará con Julián López El Juli y su hermano Cayetano.

Hijo del fallecido Francisco Rivera Paquirri y nieto de Antonio Ordóñez, el torero nacido en Madrid en 1974 pondrá así punto y final a una dilatada trayectoria que empezó en Ronda en 1993, cuando se presentó sin caballos rodeado de una gran expectación y del seguimiento mediático que le ha acompañado desde entonces.

Fue cuando se vistió de luces por vez primera en la plaza santo y seña del ordoñismo y ante la presencia de su abuelo, que fue quien le guió desde el mismo momento en el que, ya sin padre y con el miedo a decírselo a su madre, le puso a prueba y creyó en sus posibilidades como torero.

Francisco Rivera, acompañado siempre por el interés mediático y de las revistas del corazón que despertó desde que nació, tomó la alternativa en La Maestranza de Sevilla en 1995 de manos de Juan Antonio Ruiz Espartaco y Jesús Janeiro Jesulín de Ubrique, y a partir de ahí toreó mucho y con éxito en plazas españolas, francesas y americanas.

Mientras sumaba festejos y cerraba temporadas con más de 90 festejos durante más de una década, Francisco Rivera no dejó de ser objeto de los focos de las revistas no taurinas y de centrar la atención mediática por hechos ajenos a los méritos que contraía en los ruedos. El ser hijo de Paquirri y de Carmen Ordóñez, también fallecida en 2004, ha condicionado la proyección pública de este torero de largo recorrido, así como su multitudinaria boda en la Catedral de Sevilla con Eugenia Martínez de Irujo, hija de la duquesa de Alba y madre de su hija primogénita, Cayetana.

En paralelo a todo ello, Rivera Ordóñez siguió toreando mucho durante todos esos años hasta que en 2012, tras más de veinte años como matador de toros, se retiró por sorpresa en la Feria del Pilar de Zaragoza.

En la recta final de su carrera, en 2009, Francisco Rivera Ordóñez recibió la Medalla de Oro de las Bellas Artes, lo que supuso una polémica en su momento porque diestros retirados como Paco Camino y en activo como José Tomás devolvieran la suyas por estar disconformes con esta decisión del Gobierno español. Pese a ello, Rivera siguió toreando hasta su retirada-

Con más de mil corridas de toros en su haber, Rivera decidió anunciarse en 2010 como su padre, Paquirri, nombre que llevó ya en los carteles en su reaparición en Olivenza (Badajoz) en marzo de 2015, año en el que, en agosto, sufrió una gravísima cogida en el vientre en Huesca que a punto estuvo de costarle la vida. Ya recuperado, Francisco Rivera decidió seguir en los ruedos en 2016 porque, como según aseguró entonces en las redes sociales, "un torero debe despedirse quitándose el traje de luces, no el pijama del hospital". Eso es lo que hará en esta temporada, en la que ya está anunciado para su adiós oficial de la plaza de toros de Sevilla y en la que, según informó El Mundo, se despedirá en la misma plaza en la que debutó en 1993, la de Ronda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios