Semana Santa

Cofrades unidos en las buenas y en las malas

  • Un buen número de hermanos mayores espera al cortejo de San Sebastián en la Placeta La Sentencia se consolida con su segunda estación de penitencia, y Lanzada y Pasión realizan cambios en sus recogidas

MARTES Santo casi veraniego que no mitigó en nada el fervor cofrade que demostró que pese a todas las adversidades que las hermandades puedan sufrir, hay una cosa que se llama solidaridad y que ayer se hizo patente. Con motivo del reciente robo perpetrado en la casa de hermandad de Estudiantes hace escasos días, un buen número de hermanos mayores tuvieron a bien recibir a la cofradía a la entrada de la carrera oficial. Fue todo un símbolo de cariño y una señal de que las hermandades están unidas para las buenas y para las malas. Se pusieron ante el palio y se integraron en la comitiva durante la carrera oficial. Fue además una grata sorpresa para los cofrades de San Sebastián que valoraron el gesto que se había extendido por las hermandades a través de Whassap.

Fue este Martes Santo una jornada intensa en la que como es tradicional, los máximos responsables de las cofradías que realizan su estación de penitencia en este día, se reunieron en un acto de confraternidad. En esta ocasión, el lugar elegido fue la Parroquia de San Francisco de Asís siendo la anfitriona la Sentencia.

Pasión tuvo un protagonismo especial en la jornada matutina ya que vio hecho realidad uno de sus sueños como es la rotulación, como Virgen del Reposo a la plaza contigua a Madre Ana, muy cerca de donde hasta hace poco, se ha ubicado la casa de hermandad.

La tarde iba a empezar muy pronto y lo iba a hacer un poco lejos del centro. Con unos termómetros más propios de la canícula estival, los cofrades de la Sentencia se dispusieron a partir desde Pérez Cubillas. Francisco Javier Márquez vivió su primera salida como hermano mayor y se mostraba contento por el apoyo recibido por los hermanos y por entidades de la barriada como la Peña El Milenio o la asociación de vecinos.

En este Martes Santo, la Sentencia pudo realizar su segunda estación de penitencia tras varios intentos frustrados por la inclemencias meteorológicas aunque ha sido la segunda y de manera consecutiva. La Sentencia consiguió emocionar a la carrera oficial por su ilusión y buen hacer. El paso iba acompañado por un numeroso grupo de vecinos del barrio. Parece que las adversidades sufridas por La Salud le han impreso un carácter maduro de manera rápida y que ha disipado muchos temores.

En Las Colonias, y tal como lo hiciera el pasado Viernes de Dolores, la Virgen de los Dolores y en este caso el resto del cortejo, salieron desde la casa de hermandad de Don Bosco. La Reina de las Colonias volvió a sentir el cariño de sus vecinos que desearon a su cofradía, una buena estación de penitencia que se llevó a cabo con toda la prestancia que sabe demostrar. En la recogida, la Sagrada Lanzada ofreció una de las mayores novedades del Martes Santo de este año: la modificación de buena parte del itinerario. Tras salir de la carrera oficial, la cofradía cogió por Arquitecto Pérez Carasa para alcanzar posteriormente Bocas y de ahí seguir por José Nogales. Este cambio tenía como objetivo beneficiar a Estudiantes y Pasión ya que ambas van por Fernando el Católico y eso hacía que el discurrir de las procesiones fuera algo más lento.

Dos hermandades de barrio que realizaron su procesión este Martes Santo demostrando que tienen mucho que enseñar. El suceso sufrido por Estudiantes, como ya se ha comentado, marcó buena parte de este Martes Santo. Pese a ello, el objetivo estaba claro y ninguna circunstancia nublaba el propósito de realizar su estación de penitencia ante las Hermanas de la Cruz. Allí se realizó una ofrenda floral al monumento de Santa Ángela de la Cruz, titular de la hermandad, con motivo de los 30 años que se erigió dicho monumento.

La Virgen del Valle no pudo lucir algunas de las joyas, fruto de la devoción de muchos fieles durante bastantes años, con motivo del reciente robo pero seguro que el gesto de solidaridad mostrado cuando ya caía la noche sobre la ciudad compensó en buena parte el golpe sufrido.

Pasión fue el colofón de la jornada. Día intenso ya que tras la rotulación de la Plaza Virgen del Refugio, la cofradía inició su recorrido en medio de la expectación que siempre levanta. Fue un día muy importante para Rafael Luis Caballero por ser su primera salida como hermano mayor.

Como capataz del misterio iba Antonio González quien es el presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías, lo que ha marcado un hecho insólito en la Semana Santa onubense: que un presidente del Consejo haga las veces de capataz coincidiendo con la celebración de las procesiones y de este modo, cubrir una contingencia que le había surgido a los hermanos de San Pedro.

Pero Pasión tenía preparadas otras sorpresas en este Martes Santo que vendrían en la recogida. La cofradía cambió su recorrido ya en su barrio. Tras acceder a Madre Ana desde la calle La Fuente se introdujo en la Plaza de la Soledad y evitó de este modo, Pablo Rada. De este modo accedió a Jesús de la Pasión desde la mencionada plaza y de ahí ya el cortejo enfiló hacia la Parroquia Mayor de San Pedro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios