Semana Santa

Creciendo en ilusión y hermandad

  • La barriada de Pérez Cubillas se vuelca con el Señor de los ojos verdes, que por segundo año pudo recorrer la carrera oficial

EL barrio se hermanó. Volcado con su cofradía, Pérez Cubillas arropó al Cristo de los ojos verdes, al señor humilde de una hermandad que crece y que deja en su vecindario una importante obra social. El calor sofocante de las tres de la tarde no impidió que el barrio se echara a la calle para seguir a Nuestro Padre Jesús de la Sentencia en uno de los itinerarios más largos de la Semana Santa onubense.

El fiscal de hora aporreó la puerta de la Parroquia San Francisco de Asís, que se abrió ante los aplausos de los cientos de presentes. Cuarenta y ocho costaleros , guiados por el capataz, Juan Vicente Rivas, portaron el paso de misterio, que representa el pasaje en el que Jesús es presentado a Poncio Pilatos para ser sentenciado a muerte.

Una treintena de niños con capelina marrón dieron frescura al cortejo, en cuya presidencia no faltó el párroco, José Antonio Sosa.

Con una túnica brocada de color burdeo (una levantá en el interior del templo fue dedicada al hermano que la ha donado), el Cristo, vestido por David Calleja, avanzó encadenando marchas de la Agrupación Cristo del Amor de la Hermandad de la Cena.

Por segundo año, esta cofradía que sólo saca en procesión un paso de misterio (la imagen de Nuestra Señora de la Salud no sale aún) pudo recorrer la carrera oficial, seguida por numerosos devotos, después de que en los tres años anteriores la lluvia lo impidiera: en dos ocasiones no pudo salir y en otra tuvo que refugiarse en la Concepción.

El estreno de tres palermos de diputado fue una de las novedades de este año, en el que el paso de carpintería se vio embellecido con un conjunto floral con monalisas en malva, morada y rojo sangre, lilium en rojo, anastasias en malva y, a los pies, rosas rojas. Además, la marcha Tu verde mirada, en alusión al llamativo tono de los ojos del Señor, sonó por vez primera.

Junto a Jesús lucieron la imagen de Pilatos (la única iconografía de éste personaje que existe en la Semana Santa de Huelva), las tallas de Barrabás, dos centuriones romanos, una figura al servicio de la corte de Pilatos, Claudia Prócula (otra imagen inédita) y un miembro del sanedrín que señala con el dedo a Jesús acusándole.

Quince años se cumple desde que esta humilde y joven cofradía, cuyo hermano mayor es Francisco Javier Márquez, celebrara el solemne vía crucis en el que por primera vez la imagen del Cristo procesionó por las calles del barrio. Se aprobaron entonces los nuevos estatutos como hermandad de penitencia y, además, se aprobó la realización de una nueva talla de la Virgen de la Salud.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios