Recreativo

Juventud, divino tesoro en el Recreativo

  • Gustavo Quezada, uno de los jóvenes del plantel, destaca que “estamos creciendo como equipo” José Manuel Irizo, otro sub 23 del Decano, confiesa que tiene “muchísimas ganas” de volver a jugar una vez superada su lesión

Gustavo Quezada –derecha-, durante el entrenamiento de hoy del Recreativo. Gustavo Quezada –derecha-, durante el entrenamiento de hoy del Recreativo.

Gustavo Quezada –derecha-, durante el entrenamiento de hoy del Recreativo. / Alberto Domínguez

Juventud, divino tesoro. Gustavo Quezada y José Manuel Irizo, dos de los futbolistas sub 23 de la plantilla del Recreativo de Huelva, han pasado esta mañana por la sala de prensa de la Ciudad Deportiva para hablar de diversos asuntos de la actualidad albiazul.

Estamos creciendo como equipo”, señala el centrocampista ecuatoriano Quezada, quien pese a su juventud está siendo uno de los jugadores del plantel que más minutos ha disputado desde el inicio de la Liga (acumula 593). De hecho, ha participado en todos. “Cada partido me encuentro mejor. Intento hacerlo lo mejor posible para que el míster esté contento conmigo y yo esté también satisfecho con mi trabajo”, indica.

Monteagudo ha demostrado que da oportunidades a los jóvenes y que no se fija en los nombres ni en los galones para confeccionar sus alineaciones titulares. De hecho, varias jornadas ha sacado en el once a tres futbolistas sub 23 (Miguel Cera, Gerard Vergé y el propio Quezada) y ha dado la oportunidad de jugar al juvenil Fran. Sobre ello dice que “el míster ya lo dijo al principio de la temporada que iba a dar minutos a quien se lo mereciese ya fuese sub 23 o cualquier otro jugador, como si viene Fran y está mucho mejor que nosotros y se merece ser titular”, apunta.

Habitualmente está jugando formando pareja con Sergio Jiménez en la medular. “Sergio y yo nos dividimos bien el campo y entre él y yo lo abarcamos de sobra. Creo que nos comprendemos bien. Él es un jugador que llega muy bien por detrás y tapa las líneas y yo subo y bajo y le echo una mano tanto atrás como delante”.

Sobre Quique Rivero, que lleva ausente más de un mes y es el teórico cerebro del equipo, dice que “lamentablemente Quique tuvo un golpe contra el UCAM que le está dejando fuera mucho tiempo. Le estamos esperando porque es un gran jugador y le necesitamos, así que cuanto antes esté, mejor”.Gustavo Quezada cree que la competencia es positiva para mejorar el rendimiento del equipo. “Es bueno que la haya. Luego será el entrenador quien decida quién debe jugar”.

El Recre ha empatado sus dos últimos partidos en Sanlúcar de Barrameda frente al Atlético Sanluqueño y la Balona. “Nos quedamos con un sabor agridulce porque creo que merecimos más, habernos llevado los tres puntos. Tuvimos muchísimas ocasiones pero por una cosa o por otra no las convertimos. Pienso que fue mala suerte, pero cuando todas esas ocasiones entren el equipo va a tirar hacia arriba como un tiro”, comenta.

El Decano visitará el próximo domingo al Marbella, un duro adversario que esta temporada aún no conoce la derrota. “Es un rival muy complicado y estamos trabajando cosas para intentar hacerle daño y llevarnos los tres puntos, no vamos con otra intención”, dice.Por último, Quezada habla del cambio en los entrenamientos al campo 2 de la Ciudad Deportiva que ha realizado el equipo. “Hoy -léase ayer- hemos cogido el campo nuevo y es una maravilla; está espectacular comparado con el otro”, mientras que su compañero José Manuel Irizo apunta que “está fenomenal, es una gozada entrenar en un campo así. Esperemos que aguante mucho”.

José Manuel Irizo, hoy en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva del Recre. José Manuel Irizo, hoy en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva del Recre.

José Manuel Irizo, hoy en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva del Recre. / J.A.M.

Irizo, a diferencia del ecuatoriano, apenas ha tenido la ocasión de brillar. El joven futbolista sevillano, que llegó el pasado verano al Recre cedido por el Betis. Se estrenó en el encuentro inaugural del campeonato para el Decano en San Fernando, pero luego sufrió una recaída de una lesión antigua que arrastraba desde la pasada temporada y ha estado de baja hasta que el pasado domingo fue incluido de nuevo en una convocatoria. Ahora está deseando volver a competir.

“Ha sido un comienzo de liga un poco alborotado por el tema de la lesión, pero desde la semana pasada ya me encuentro mucho mejor, con muy buenas sensaciones y ya lo que queda es coger la forma física y que el míster me dé minutos”, comenta.

“Cuando vine aquí los médicos me dijeron que fue como una recaída de una lesión antigua que tuve que no se llegó a curar bien porque no le di el tiempo necesario. Cuando estaba allí no me dio problemas, fue al venir a Huelva. Intentamos forzar un poquillo para intentar llegar bien al inicio de liga, pero recaí otra vez en el primer partido de San Fernando y ya tomamos las medidas necesarias de descansar para que eso cicatrizara bien”, añade.

Irizo confiesa que “es una alegría entrenar con el grupo y tengo muchísimas ganas de participar en un partido oficial para poder ayudar al equipo”, resalta.

El hispalense se considera “un futbolista muy vertical y por lo que he hablado con el míster eso es lo que quiere de mí. Creo que al equipo le falta un poco eso, el míster me lo está demandando y me insiste mucho, así que a poco que me dé una oportunidad lo voy a demostrar en el campo”.

Sobre las oportunidades que concede Monteagudo a los jóvenes Irizo dice que “eso beneficia al equipo porque no se casa con nadie. Los jugadores que se ganan el puesto en el entrenamiento juegan después”.

Actualmente hay una competencia enorme entre los futbolistas para hacerse un hueco en las formaciones iniciales, lo que es beneficioso para mejorar el rendimiento del equipo. “Entrar en el once ahora mismo es complicado porque hay una competencia brutal entre los de arriba y el medio campo pero eso beneficia al equipo y se refleja en el campo. Eso ayuda al que está en el banquillo a apretar porque sabes que tienes que salir y darle motivos al míster para entrar en el próximo partido. Nuestra misión es trabajar duro en cada entrenamiento para estar al 100% y responder en el campo”.

Por último Irizo elogia al Marbella, el rival del domingo del Decano. “Hace dos temporadas jugué contra ellos cuando estaba en el Betis B y siempre es un equipo que lo tiene muy claro y en su campo aprieta mucho, sobre todo en los primeros minutos. El Marbella en su campo se hace muy fuerte y pienso casi al 100% que va a estar peleando por las posiciones de arriba”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios