Marisqueo

Los coquineros, en pie de guerra contra los mariscadores de la chirla

  • El colectivo se opone a que los barcos de draga hidráulica pueda faenar más cerca de la costa

Mariscadores en plena faena de recogida de coquinas Mariscadores en plena faena de recogida de coquinas

Mariscadores en plena faena de recogida de coquinas / H. Información (Huelva)

Guerra abierta de los coquineros de a pie con los mariscadores de la chirla. Siete asociaciones han enviado un escrito a la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible para que no permita a la embarcaciones de draga hidráulica que puedan faenar muchos más cerca de la costa como han solicitado.

Según el presidente de la Asociación de Mariscadores Nueva Umbría, Emilio Jaldón, de permitírselo sería no la ruina total para los coquineros sino que desaparecía el caladero de cría y engorde de la coquina. Los coquineros aseguran que han tenido conocimiento de la propuesta de los mariscadores de la chirla, que rechazan tajantemente, y que realizarán las acciones que sean necesarias para evitar que desaparezca esta “actividad tradicional” de la provincia y uno de los mariscos emblemático, como es la coquina.

El colectivo ha presentado además alegaciones al borrador sobre la nueva orden de marisqueo que elabora la Delegación Territorial, y solicita poder mariscar en la zona de Doñana, reservada hasta ahora para unos pocos mariscadores.

Así, demandan a la Administración andaluza acabar con los agravios comparativos que sufren y que se les permita mariscar en la reserva natural donde se concentra gran parte de la cría y engorde de la coquina. Más teniendo en cuenta que cuando la zona está cerrada o escasean en ella los bilvalvos, los coquineros de Doñana pueden desplazarse a otros puntos del litoral onubense.

Presentan alegaciones al borrador de la nueva orden de marisqueo y piden entrar en Doñana

La normativa permite a los coquineros del Espacio Natural mariscar en todo el litoral onubense, mientras que el resto pueden hacerlo en todas las zonas menos en la del Parque. Hasta ahora solo tienen acceso a Doñana los coquineros de Almonte, Hinojos, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Villamanrique, Pilas y Carrión (Sevilla). La reivindicación no es nueva y así se lo han planteado en repetidas ocasiones a los responsables de la Junta, sin ningún alguno hasta el momento.

Las asociaciones de coquineros también solicita la concesión de nuevas licencias de mariqueo, después de que se hayan perdido buena parte de ellas, ya que muchos de ellos han abandonado la actividad. De las cerca de 280 concedidas apenas 80 siguen de alta, mientras que el resto se han perdido, es decir un 70%.Según Jaldón el borrador solo hace alusión a que se concederán 300 permisos en todo el litoral de Huelva y que para acceder a ellos es necesario cumplir una serie de requisitos. Además la nueva orden no prevé más licencias para Doñana.

Los coquineros insisten que de llevarse a cabo “una buena gestión” también ellos podría acceder al Parque y responsabilizan a los directivos del Espacio Protegido de no poder hacerlo por “no se sabe qué intereses”.Una gestión, según Jaldón, que pasa por reducir la tara establecida en la actualidad en 25 kilos al día por persona, como cuota máxima, y dejarla en unos 12 kilos. En su opinión, esta medida permitiría aumentar el número de licencias, un reparto más equitativo y la sostenibilidad del caladero.

La asociación de mariscadores solicita la concesión de más licencias

El presidente de Nueva Umbría asegura que no hay ninguna ley de pesca que les impida faenar en Doñana y que la prohibición solo se debe a normativas internas del Parque, impuestas de una forma unilateral.

Al mismo tiempo critica la actitud de los responsables de Doñana y su falta de acción en la lucha contra el marisqueo de inmaduros. Algunos coquineros que faenan en el “coto” tienen multas de hasta 6.000 euros por realizar esta práctica, afirma.

El caladero de la coquina, al igual que la chirla, se encuentra cerrado desde el pasado 1 de mayo por la parada biológica y lo estará durante dos meses. Durante este tiempo, los coquineros (al igual que los chirleros) no recibirán ninguna ayuda o subvención.

El colectivo de la coquina afirma que, en lo que respecta a este bivalvo, con un mes de paro forzoso sería suficiente para la regeneración del caladero, que se encuentra en buen estado, y recuerda que si se permite a las embarcaciones de la chirla faenar más cerca de tierra acabarán con la coquina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios