costa

Denuncian la destrucción de la zona de reserva y cría de la coquina en El Portil

  • Los mariscadores aseguran que la draga que extrae arena para la regeneración de la playa se adentra hasta los bajos de la Flecha de El Rompido y además continúa el marisqueo ilegal

Una draga extrae arena en los bajos de la Flecha de El Rompido rodeada de embarcaciones y bañistas. Una draga extrae arena en los bajos de la Flecha de El Rompido rodeada de embarcaciones y bañistas.

Una draga extrae arena en los bajos de la Flecha de El Rompido rodeada de embarcaciones y bañistas. / fotos: Alberto domínguez

Las dragas trabajan día y noche para regenerar las playas. Lo hacen en pleno de mes de julio cuando los turistas ya han llegado al litoral onubense para veranear. Intentan reparar los daños ocasionados por los temporales que azotaron la costa onubense en febrero y marzo, es decir, más de tres meses después del paso de las borrascas de lluvia y viento. Máquinas y veraneantes se dan cita en el litoral. Pero la regeneración de las playas, un supuesto beneficio para el turismo, está ocasionando daños en otro sector como es el caso de los mariscadores de la coquina a pie.

Y es que miembros de la Asociación de Mariscadores Nueva Umbría han denunciado la destrucción de la zona de reserva y cría de la coquina que se encuentra en la Flecha de El Rompido, a consecuencia de la extracción de arena por parte de las dragas.

Los coquineros aseguran que las máquinas trabajan hasta los mismos bajos de El Portil, lo que está ocasionando un grave perjuicio al caladero de este bivalvo, perjudicado ya de por sí por prácticas ilegales.

Los trabajos comenzaron a finales del pasado mes con jornadas ininterrumpidas de 24 horas en las que una draga extrae arena de los bajos de la desembocadura del río Piedras, a unos 500 metros de la zona en restauración, para después verterla mediante un sistema de tuberías en la primera línea de viviendas, las más afectadas por los temporales.

Inicialmente, Costas tenían autorización para extraer arena frente a la playa de La Bota, si bien, según denuncian los mariscadores la draga sobrepasa la desembocadura del Piedras y se adentra hasta la Flecha de El Rompido, una zona en la que la Junta de Andalucía no permitió los trabajos por tratarse de un área protegida.

Según los coquineros esto puede deberse a que las máquinas trabajan a marchas forzadas para tenerlo todo listo a primeros de agosto sin tener en cuenta las zonas delimitadas.

Además, denuncian que en la actualidad están cerradas al marisqueo todas las zonas de la coquina de la provincia, salvo la del Parque Nacional de Doñana (a la que además no tienen acceso), por la presencia de la toxina DSP, cuando las razones son otras. "La veda se levantó el pasado día de 1 y ahora nos encontramos con esta nueva situación", lamenta uno de los mariscadores.

Los coquineros señalan que a pesar de la prohibición, los turistas continúan cogiendo coquinas en algunas zonas, como en Isla Canela e Isla Cristina. También que un buen número de coquineros han dejado la licencia por los continuos cierres del caladero y por poder faenar, así como por la falta de recursos, y sin embargo continúan trabajando ahora de manera ilegal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios