Marisqueo

Los coquineros esperan una nueva orden para poder faenar en Doñana

  • Los mariscadores demandan a la Junta acabar con los privilegios de los que capturan el bivalvo en el Coto. Otra reivindicación es la renovación y ampliación de licencias

Mariscadores con rastrillo capturando coquina en la costa onubense. Mariscadores con rastrillo capturando coquina en la costa onubense.

Mariscadores con rastrillo capturando coquina en la costa onubense. / Julián Pérez (Huelva)

Los mariscadores de la coquina a pie vuelven a la carga con las licencias. El sector ha planteado al nuevo Gobierno de la Junta de Andalucía su problemática y reivindicaciones, la mayoría de las cuales vienen de lejos y siguen pendientes de solución.

Los coquineros han solicitado a la Administración autonómica la renovación y concesión de nuevas licencias, después de que muchos de ellos renunciaran a las mismas y abandonaran la actividad por la falta de recursos y la nula rentabilidad, según informó el presidente de los mariscadores de Nueva Umbría, Emilio Jaldón. Los mariscadores demandan también acabar con los “privilegios” que tienen los que faenan en la zona de Doñana.

Según Jaldón desde hace dos años la pérdida de licencias es constante debido, entre otros factores, al cierre intermitente de los caladeros por toxina DSP, la parada biológica, el furtivismo y el marisqueo ilegal de embarcaciones, lo que motiva la escasez de recursos y un caladero esquilmado lo que ha motivado la renuncia de buena parte de los coquineros a seguir faenando.

Los obstáculos y contratiempos han sido tales que el pasado año estuvieron más cuatro meses sin poder coger coquina. Así, después de continuos problemas para poder mariscar, muchos de ellos decidieron abandonar la actividad y dejar de pagar el sello de la Seguridad Social por carecer de solvencia económica.

El 70% de los permisos para mariscar coquina a pie que han desaparecido

Según el presidente de la asociación, de las cerca de 280 licencias concedidas apenas si 80 siguen de alta, mientras que el resto se han perdido, es decir un 70%, aunque buena parte de los mariscadores siguen en activo. De ahí que soliciten la renovación de los permisos para que todos puedan mariscar de manera legal y regulados.La actividad de los coquineros está regulada. La ley sólo contempla la captura profesional de la coquina, por lo que su recogida sin licencia está tipificada como una infracción de carácter grave.

El pasado mes de abril se produjeron varias redadas en las costas onubenses por parte de agentes del Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) de la Guardia Civil y de la Inspección Pesquera de la Junta de Andalucía para el control de las capturas de bivalvos y las licencias. Las actuaciones se saldaron con decenas de coquineros sorprendido faenando sin permiso.

Jaldón ha aprovechado para recordar que está pendiente un tema motivo de controversia desde hace años, que ha provocado el enfrentamiento entre los coquineros, como son los permisos de Doñana.

Un vez más, el colectivo onubense pide a la Administración andaluza acabar con los agravios comparativos que sufre y que se les permita mariscar en el “coto”, donde se concentra gran parte de la cría y engorde de la coquina, “porque hay sitio para todos con una pesca sostenible”. Más teniendo en cuenta que cuando está cerrada la zona o escasean los bilvalvos, los coquineros de Doñana pueden desplazarse a otros puntos del litoral, lo que provoca una acumulación de mariscadores que incide negativamente en la zona, como está ocurriendo estos días con el cierre de la zona del Parque Nacional.

La normativa permite a los coquineros del Espacio Natural mariscar en todo el litoral onubense, mientras que el resto pueden hacerlo en todas las zonas menos en la del Parque.

Una mariscador selecciona las coquinas capturadas. Una mariscador selecciona las coquinas capturadas.

Una mariscador selecciona las coquinas capturadas. / H. Información (Huelva)

La reivindicación viene de lejos y así se lo han planteado en repetidas ocasiones a los responsables de la Junta de Andalucía, sin resultado alguno hasta el momento, a pesar de que existía cierto compromiso de abordar esta cuestión. Hasta ahora solo tienen acceso a Doñana los coquineros de Almonte, Hinojos, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Villamanrique, Pilas y Carrión (Sevilla).

Los meses de veda sin cobrar es otra de las quejas por cuanto que hace mella en la economía familiar de los mariscadores que faenan en las seis zonas desde Isla Canela a Matalascañas.

La situación económica del colectivo de los coquineros se antoja complicada, porque tienen que hacer frente a muchos pagos a pesar de no poder faenar, ya que en ocasiones tras los meses de parada de mayo y junio, cuando termina la veda tampoco pueden trabajar porque la mayoría de las zonas están cerradas por la presencia de la biotoxina DSP.

Las circunstancias ha sido tales que en ocasiones los mariscadores han desafiado a la Administración y han faenado incluso durante la parada biológica y tras dejar de abonar el importante de la licencia. De ahí que el colectivo demande también una subvención para los meses de veda o en tal caso reducirlo a uno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios