Marisqueo

Los coquineros rechazan la veda de dos meses porque será su “ruina”

  • Los mariscadores solicitan, en tal caso, ayudas por la parada biológica como en otros sectores pesqueros. El colectivo demanda una nueva orden para mariscar y poder hacerlo en Doñana

Mariscadores de a pie en pleno trabajo de captura de coquina. Mariscadores de a pie en pleno trabajo de captura de coquina.

Mariscadores de a pie en pleno trabajo de captura de coquina. / H. Información (Huelva)

Nueva vuelta de tuerca al sector de los mariscadores de la coquina de a pie. Durante dos meses permanecerá cerrado el caladero a la captura de este bivalvo. Durante dos meses los coquineros estarán inactivos y no recibirán ningún ingreso.

La reunión que mantuvieron hace unas semanas con el delegado de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Álvaro Burgos, en la que los coquineros le expusieron sus reivindicaciones, por el momento no ha dado ningún resultado, según el presidente de la Asociación de Mariscadores de Nueva Umbría, Emilio Jaldón. Una de ella era reducir la veda a un mes pero su petición no ha sido atendida. Al menos, Jaldón asegura que su asociación no ha recibido ninguna comunicación en este sentido.

Si no hay alguna novedad de última hora, el caladero permanecerá cerrado los meses de mayo y junio para permitir su regeneración, aunque los coquineros afirman que con un mes sería suficiente de aplicarse una regulación adecuada.

Según Jaldón, el cierre supondrá “un nuevo varapalo para las maltrechas economías de los mariscadores” y su ruina definitiva, por lo que no descartan volver a desafiar a la Administración, como ya han hecho en ocasiones anteriores, y faenar durante la parada biológica para poder “mantener” a sus familias.

Critican la falta de respuesta del delegado provincia a las peticiones que realizaron

El presidente de la asociación recuerda que en tiempo de veda los coquineros deberán seguir pagando el sello de la licencia a pesar de no poder faenar y, por tanto, no podrán contar con esta fuente de ingresos, la única que tienen muchos de ellos, ya que éste es su trabajo de toda la vida. De no acortarse el tiempo de veda solicitan ayudas por la parada como ocurre en otros sectores pesqueros.

Jaldón sostiene que si ya muchos de ellos han abandonado la licencia (de las cerca de 280 concedidas apenas 80 siguen de alta, mientras que el resto se han perdido, es decir un 70%) con esta medida lo harán otros y se sumarán al colectivo de los que marisquean sin permiso.

A primeros de abril se registraron varias redadas en las costas onubenses por parte del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia y de la Inspección Pesquera de la Junta de Andalucía para el control de las capturas de bivalvos y las licencias, actuaciones que se saldaron con decenas de coquineros sorprendidos faenando sin permiso, lo que les costó una sanción.

Jaldón explica que a pesar de ello los coquineros han seguido trabajando “porque tienen que comer” y apunta que alguno cuenta con multas por valor de 170.000 euros, una cantidad que “evidentemente no pueden pagar porque no tienen dinero”.

Los coquineros demandan, “de una vez por todas”, una nueva orden para regular el marisqueo y evitar la situación por la que atraviesa el sector para acabar con los obstáculos que tienen, entre otros, el cierre intermitente de los caladeros por la toxina DSP, la parada biológica, el furtivismo y el marisqueo ilegal de embarcaciones, que se traduce en la escasez de recursos y un caladero esquilmado lo que motiva renunciar a las licencias.

Una nueva orden, además, que incluya también poder mariscar en la zona de Doñana, reservada hasta ahora para unos pocos mariscadores.

Un coquinero se adentra en el mar para empezar a mariscar. Un coquinero se adentra en el mar para empezar a mariscar.

Un coquinero se adentra en el mar para empezar a mariscar. / H. Información (Huelva)

Así, los coquineros piden a la Administración andaluza acabar con los agravios comparativos que sufre y que se les permita mariscar en el “coto”, donde se concentra gran parte de la cría y engorde de la coquina, “porque hay sitio para todos con una pesca sostenible”. Más teniendo en cuenta que cuando está cerrada la zona o escasean los bilvalvos, los coquineros de Doñana pueden desplazarse a otros puntos del litoral, lo que provoca una acumulación de mariscadores que incide negativamente en la zona.

La normativa permite a los coquineros del Espacio Natural mariscar en todo el litoral onubense, mientras que el resto pueden hacerlo en todas las zonas menos en la del Parque.

La reivindicación viene de lejos y así se lo han planteado en repetidas ocasiones a los responsables de la Junta, sin resultado alguno hasta el momento.

Hasta ahora solo tienen acceso a Doñana los coquineros de Almonte, Hinojos, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Villamanrique, Pilas y Carrión (Sevilla). Ayer permanecía cierra la zona de Mazagón por toxina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios