Provincia

La Sierra luce con todo su esplendor tras las últimas lluvias

  • Como consecuencia de las recientes precipitaciones, los acuíferos “han reventado” conformando un bello espectáculo en los diferentes itinerarios serranos

Alto río Múrtiga. Alto río Múrtiga.

Alto río Múrtiga. / Javier Calle (Jabugo)

Uno de los primeros enclaves de la Sierra en declarar la espectacular crecida de sus acuíferos ha sido Cañaveral de León, cuyo Ayuntamiento ha comunicado, a través de las redes sociales, que la popular Laguna se encuentra “plenamente teñida de chocolate”, al igual que el resto de las infraestructura que conforman la ruta del agua cañetera, como la Fuente Redonda, cuyo manantial también “ha reventado”.

Según explica el consistorio en su nota, el caudal del manantial ha aumentado considerablemente, de manera que la entrada habilitada a La Laguna no era suficiente para asumir todo el agua que recibía, lo que provocaba que El Pilar rebosara. Por este motivo el Ayuntamiento ha tenido que vaciar La Laguna abriendo la compuerta principal hacia la Calleja del Agua, y proceder a su desagüe y posterior llenado.

Del mismo modo, uno de los parajes más emblemáticos de la Sierra de Aracena, la Peña de Alájar, presenta estos días un abundante caudal en sus fuentes, manantiales y cascadas, cuyas aguas se filtran rebosantes por el rápido drenaje kárstico del terreno. Sobre el farallón calizo de la Peña, se encuentra la ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, junto a un área recreativa y al lado de un amplio mirador de la serranía, sobre numerosas cuevas en la roca.

En la carretera de Alájar a Santa Ana la Real, a dos kilómetros de esta población, destacan los Chorros de Ollarancos, una catarata que con sus cincuenta metros de altura constituye el salto de agua más elevado del Parque. Esta enorme caída de agua, está localizada en las proximidades del camino de Santa Ana a Castaño del Robledo, iniciándose el sendero junto al puente de la Rivera de los Casares.

La localidad de Fuenteheridos, una de las manifestaciones con mayor valor y atractivo del urbanismo popular serrano, presenta junto a su Plaza del Coso una rebosante Fuente de Doce Caños, bajo la que se encuentra el nacimiento del Río Múrtigas. De su abundante caudal, estimado en dos millones de litros al día, depende buena parte de las huertas del término, alimentadas por los turnos de riego, que dieron nombre al paseo que se encuentra anexo.

El curso del Múrtigas, que atraviesa un valle de huertas y frutales pasa por Galaroza y cruza la aldea de Las Chinas camino de La Nava, constituyendo otro paisaje digno de contemplar en estos días. El río, discurre por este territorio entre frondosos bosques galería de alisos, fresnos, sauces y chopos, con senderos paralelos, zonas recreativas y puentes, desde donde se puede contemplar el enorme caudal de agua.

Otro de los cursos de agua que ha experimentado una gran crecida ha sido el Río Caliente, un afluente del Múrtigas que vierte sus aguas al Río Guadiana en la frontera con Portugal. A través de una senda fluvial, entre El Repilado y Los Romeros, se puede disfrutar del curso y de sus bosques de ribera, encuadrados dentro del Parque, así como en la zona LIC (Lugar de Interés Comunitario) y ZEPA (Zona de Especial Protección para Aves) del mismo nombre.

En el término municipal de Aracena, se encuentra el barranco de Castañuelo, junto a la aldea del mismo nombre, cuyas casas, que alternan el blanco de la cal y la piedra, se escalonan por la orografía del terreno. Destaca su arquitectura popular y su urbanismo, característico de la Sierra de Aracena, además de los molinos de rodezno y las presas en el curso del barranco, cuyo caudal aparece muy crecido con las últimas lluvias.

Otra de los municipios que han dejado ver esta semana la influencia de la pluviometría, ha sido Puerto Moral, conocido por su centenaria feria de ganado de silla y tiro. En el barranco de La Madrona, que riega las huertas tradicionales de su ruedo agrícola, puede verse el rebosante Charcón Hondo, un estanque natural que cuenta con una cascada sobre rocas calizas, de gran belleza natural. Al lado se encuentra el molino de rodezno Regina, dentro del jardín botánico “Los Nogales”, con un bosque centenario de árboles y plantas autóctonas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios