golfo de cádiz

Junta y sector se reúnen el día 18 para analizar el caladero de la chirla

  • El consejero Rodrigo Sánchez Haro se muestra optimista a la apertura de la pesquería, después de nueve meses de cierre

  • A expensas de los resultados del Instituto Oceanográfico

El consejero entrega la subvención a uno de los beneficiarios. El consejero entrega la subvención a uno de los beneficiarios.

El consejero entrega la subvención a uno de los beneficiarios. / Josué correa

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Rodrigo Sánchez Haro, ha expresado su confianza en que de la reunión del próximo día 18 de la mesa de trabajo de la administración y el sector "se puedan poner las bases" de cara a la apertura del caladero de la chirla, que se encuentra cerrado desde primeros de año por criterios técnicos.

Sánchez Haro confía en que los barcos puedan volver al caladero lo antes posible, aunque siempre en función de los resultados de los estudios del Instituto Oceanográfico, e incidió en la importancia de la colaboración de todos para el futuro de la pesquería.

96Embarcaciones. Son las afectadas por el cierre del caladero que dan empleo a 291 tripulantes

El encuentro supone, según el consejero, la primera reunión de la mesa de trabajo tras el verano y confía en que el día 18 se puedan "dar pasos importantes". "Soy optimista, estoy convencido de que la colaboración de todos es muy importante tanto para el sector como para el futuro del caladero", señaló el consejero.

El cierre del caladero, decretado el pasado 20 de enero por la administración autonómica para la regeneración de la especie, afecta a 96 embarcaciones y 291 tripulantes de los puertos de Isla Cristina, Punta Umbría y Ayamonte, en Huelva, y Sanlúcar de Barrameda, en la provincia de Cádiz. La prohibición de capturas también estuvo vigente entre diciembre de 2016 y julio de 2017.

El cierre se mantendrá hasta que los informes científicos determinen que la población de chirla se ha restablecido totalmente y que es posible reanudar la actividad, de ahí la importancia de la reunión de los próximos días. El objetivo, marcado es lograr la sostenibilidad de esta pesquería no sólo en lo ambiental, sino también en lo social y en lo económico.

A finales de julio la Consejería hizo efectivo el primer pago de las ayudas a los afectados por el cierre, que incluían el periodo comprendido entre el 20 de enero y el 30 de junio, a razón de una cantidad fija de 500 euros por buque y mes natural completo y de 400 euros por cada uno de sus tripulantes; los abonos posteriores se están realizando a mes vencido.

Un total de 49 armadores han cumplido todos los requisitos legales para acceder a estos incentivos, lo que permitirá que los reciban 70 familias. La convocatoria de ayudas ha sido trabajada y consensuada con el sector, de tal manera que ha recogido algunas de sus peticiones como que se tome como referencia el número de tripulantes enrolados en cada embarcación a fecha de 2 de octubre de 2017. Asimismo, para el cómputo de las ayudas se tiene en cuenta que los armadores que hayan trabajado a bordo de la embarcación puedan contabilizarse como tripulantes.

Este respaldo financiero se mantendrá hasta que se pueda reanudar la actividad, una vez que los informes científicos determinen que la población de chirla se ha restablecido totalmente y, en principio, se prevé que tenga un montante global inicial de 900.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios