Islantilla

La Junta anuncia que ya trabaja para recuperar las banderas azules perdidas

  • El sector turístico achaca la pérdida a la falta de coordinación entre administraciones

La delegada territorial de Turismo, María Ángeles Muriel, señala un cartel informativo en la playa de Islantilla.

La delegada territorial de Turismo, María Ángeles Muriel, señala un cartel informativo en la playa de Islantilla. / J. Landero (Islantilla)

Después del shock que supuso este martes para el turismo onubense la pérdida de ocho de las once banderas azules de las que hasta el año pasado habían venido gozando las playas de Huelva, y del estupor generalizado que produjo el ensañamiento con el que las distintas fuerzas políticas se arrojaron unas a otras la responsabilidad por dicha pérdida, buena parte del sector turístico onubense, aún sin saber a ciencia cierta qué impacto va a tener esto en la temporada estival que está a punto de inaugurarse, reaccionaron en un tono bastante más positivo, y sobre todo con el ánimo de conocer qué motivos han propiciado esta situación para buscar soluciones de cara al próximo año.

También en un tono más positivo, aunque sin dejar de achacar la responsabilidad de lo sucedido al anterior Gobierno de la Junta de Andalucía por un “exceso de confianza” o por “desidia” al “no haber tendido la mano a los municipios solicitantes”, la delegada territorial de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, María Ángeles Muriel, anunció ayer durante una visita a la playa de Islantilla que el Gobierno andaluz trabaja ya para recuperar las banderas azules denegadas este año, así como puso en valor la calidad de las playas de Huelva, y que a pesar de lo sucedido, en el litoral onubense ondearán este año ocho distintivos, tres en playas y cinco en puertos.

La delegada reconoció por otra parte que la valoración tras conocerse las ocho banderas azules perdidas “no es positiva”, y quiso aclarar que “la responsabilidad no se puede achacar al actual Gobierno de la Junta, ya que la tramitación de las solicitudes comenzó el pasado año”.

Según Muriel, el proceso de selección comenzó en octubre del pasado año y, el plazo máximo para la recepción de candidaturas por parte de ADEAC, debidamente cumplimentadas, finalizó el 14 de diciembre, reuniéndose para su evaluación el jurado nacional en la primera semana de febrero.

Siguiendo con este hilo argumental, la delegada del ramo indicó que la Dirección General de Calidad, Innovación y Fomento del Turismo, dependiente de la Consejería a la que ella representa en Huelva, se hizo cargo de sus competencias “cuando ya no había tiempo para corregir aspectos de las candidaturas rechazadas” a lo que añadió que los principales problemas de nuestras playas están relacionados con cuestiones ambientales o incumplimientos de la Ley de Costas.

La delegada de Turismo pone en valor la calidad de las playas de la provincia onubense

La titular de Turismo señaló también que “desde la Consejería ya se han reunido con ADAEC para conocer los motivos de esta situación, a la vez que se han mantenido contactos con la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible para aportar soluciones y solicitar su colaboración”. Y es que según concluyó, “nuestro Gobierno apuesta por un turismo de calidad, y ya nos hemos puesto manos a la obra” ya que “la idea es reunirnos con los ayuntamientos para estudiar en cada municipio las causas por las que se ha producido este rechazo”.

No lo ven de la misma de forma idéntica los empresarios turísticos afectados, que como en el caso de Daniel Santana, presidente de la plataforma Salvemos La Antilla –una de las playas que ha perdido la bandera azul-, además de propietario de un restaurante en dicha playa lepera, se mostró convencido que la pérdida de distintivos responde más bien a la “falta de coordinación” entre las distintas administraciones –en alusión a ayuntamientos y gobierno andaluz y de España–. Algo que “no puede ser”, y por lo que “vamos a exigir a las administraciones que se coordinen para que el año que viene volvamos a tener el máximo de banderas azules”.

A pesar de ello Santana quitó algo de hierro al asunto y, al margen de reconocer la “sorpresa” que supuso inicialmente la noticia, su primera valoración es que las playas onubenses “están incluso en mejor estado que el pasado verano, cuando resultaron afectadas por los fuertes temporales del invierno anterior”, por lo que “algo no cuadra”.

Los principales problemas están relacionados con cuestiones ambientales o incumplimientos de la Ley de Costas

En este sentido manifestó que la denegación de los distintivos “responde a problemas que ya existían anteriormente, pero al parecer este año se han endurecido los requisitos”, a lo que añadió que “de todas formas, estamos a la espera de conocer todos los detalles”.

El representante de Salvemos La Antilla incidió en que “el nivel de calidad turística de las playas de Huelva es bastante bueno y, de hecho, pensamos que siguen estando entre las mejores de España”.

En parecidos términos se manifestó Duarte Vasconcelos, director de Hoteles Barceló de Punta Umbría, otra de las playas a las que este año se ha denegado el distintivo azul, quien se mostró ayer convencido en declaraciones a esta redacción de que “los servicios de las playas puntaumbrieñas, especialmente los accesos, han mejorado con respecto al año pasado”.

A pesar de ello, el responsable del mayor complejo hotelero de la provincia, reconoció que la pérdida de una bandera azul “es siempre una mala noticia para el destino”, aunque matizó que a pesar de ello “es tranquilizador saber que esto no se ha debido a un empeoramiento de las playas, sino a otras cuestiones”.En relación al impacto negativo que la pérdida de banderas azules pueda tener de cara al presente verano, ambos coincidieron en reconocer que “es difícil” evaluarlo, pero se mostraron confiados en que no se finalmente mucho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios