Infraestructuras hidráulicas

Comienzan las obras de puesta en marcha de los regadíos de la Comunidad Andévalo Fronterizo

  • Los trabajos afectan a un total de 6.641 hectáreas con una inversión de 23,36 millones de euros. Consisten en la construcción de conducciones, balsas y estaciones de bombeo

La presa del Andévalo suministrará agua a los cultivos de la Comunidad de Regantes Andévalo Minero La presa del Andévalo suministrará agua a los cultivos de la Comunidad de Regantes Andévalo Minero

La presa del Andévalo suministrará agua a los cultivos de la Comunidad de Regantes Andévalo Minero / H. Información (Huelva)

La Comunidad de Regantes Andévalo Fronterizo (CRAF) ha adjudicado las obras para la puesta en regadío de 6.641 hectáreas en Puebla de Guzmán, ELA Tharsis, Alosno, El Almendro, Villanueva de los Castillejos y Paymogo.

La junta de gobierno de la Comunidad de Regantes Andévalo Fronterizo que preside Juan Antonio Millán, ha adoptado los acuerdos para el comienzo de las obras para los dos sectores de riego que se incluyen en el proyecto de regadíos: Sector Sureste con 5.924 hectáreas y Sector Norte con 717 hectáreas. De esta forma se consolidan y se pondrán en riego un total 6.641 hectáreas, que son las preasignadas en el Plan Hidrológico del Tinto-Odiel-Piedras. De ellas, la comunidad de regantes tiene ya otorgada la concesión de agua para 5.590 hectáreas. Así, la junta de gobierno ha acordado solicitar la “modificación” de características para las restantes 1.050 hectáreas.

Tras los acuerdos, la CRAF ejecutará dos obras de “interés agrícola común”, que incluyen conducciones, balsas y estaciones de bombeo, por un importe de total de las dos actuaciones de 23.363.385 euros, una inversión que está respaldada por avales bancarios aportados a Comunidad de Regantes Andévalo Fronterizo por los 37 comuneros que la componen, y de forma proporcional a la superficie a regar.

El proyecto de regadíos cuenta con una subvención de la Junta de Andalucía y de la UE, a través de los fondos Feader, de 12,4 millones de euros para la obra del Sector Sureste, mientras el Sector Norte se financia con recursos propios de CRAF y de Pagos de la Sierra de Paymogo, que preside Ramón Gómez.

La junta de gobierno adjudica los trabajos del Sector Norte para 717 hectáreas

El Sector Sureste regará 5.924 hectáreas en parcelas situadas en Puebla de Guzmán, ELA Tharsis, Alosno, El Almendro y Villanueva de los Castillejos. Éstas obras fueron adjudicadas el pasado mes de mayo a la UTE formada por Aquambiente Servicios para el Desarrollo del Agua SAU y Sando SA, por un importe de 20.267.117 euros.

Por su parte, el Sector Norte regará 717 hectáreas de Pagos de la Sierra y 50 hectáreas de Las Casitas, en Paymogo. Es la obra cuya ejecución se acordó en el última junta de gobierno de la comunidad de regantes y ha sido adjudicado por un importe de 3.096.267 euros a la UTE formada por las empresas Suministros y Riegos Mestre SL y Excavaciones Hermanos Vega SL.

Además de la adjudicación del Sector Norte se aprobó el texto de la Autorización Ambiental Unificada (AAU) para las obras de las conducciones, balsa e impulsión, así como las parcelas para regar hasta las 5.924 hectáreas para la primera fase. La junta de gobierno acordó también presentar una “modificación de características” de la concesión de agua otorgada con las parcelas para llegar a las 6.648 hectáreas preasignadas a CRAF en el vigente Plan Hidrológico TOP.

El presidente de la CRAF y la alcaldesa de Paymogo se estrechan la mano en presencia del presidente de Pago de la Sierra, Ramón Gómez. El presidente de la CRAF y la alcaldesa de Paymogo se estrechan la mano en presencia del presidente de Pago de la Sierra, Ramón Gómez.

El presidente de la CRAF y la alcaldesa de Paymogo se estrechan la mano en presencia del presidente de Pago de la Sierra, Ramón Gómez. / H. información (Huelva)

La Delegación Provincial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha realizado la visita de campo y confirmado el trazado, con lo que se ultima el acta de replanteo. Por parte de la CRAF se ha entregado toda la documentación requerida. La comunidad de regantes dispone de licencia municipal de obra de Puebla de Guzmán y Paymogo, y se ultiman las de Tharsis y Alosno.

El conjunto de obras de regadíos que se ejecutan en el Andévalo onubense se eleva a unas 9.348 hectáreas de las 10.000 declaradas de interés general por Decreto 336/2003, por las que se transformarán en tierras de cultivo regable 6.641 hectáreas de la CRAF en Puebla de Guzmán, Paymogo, ELA Tharsis, Alosno, El Almendro Villanueva de los Castillejos. Éstas se riegan con agua de la presa de Andévalo. Este embalse es el mayor de la provincia de Huelva, con 634 hectómetros cúbicos, y además está preparado para que, mediante una obra valorada en 15 millones de euros, se pueda recrecer y ampliar su capacidad de embalse hasta 1.034 hectómetros cúbicos de agua.

Además del proyecto de regadíos de la CRFA existe otro en la comarca andevaleña: el de la Comunidad de Regantes Andévalo Minero (CRAM), que prevé la puesta en marcha de 2.700 hectáreas de regadío, por un montante de 12,5 millones de euros. El plan comprende parte de los términos de Calañas, El Cerro de Andévalo y Villanueva de las Cruces. La presa de Olivargas proporciona el agua.

Una retroexcavadora trabaja ya en la zona de los futuros regadíos. Una retroexcavadora trabaja ya en la zona de los futuros regadíos.

Una retroexcavadora trabaja ya en la zona de los futuros regadíos. / H. Información (Huelva)

Las obras de mejora realizadas en el embalse y el desdoblamiento de los sifones del Canal del Piedras ha permitido mejorar la regulación del caudal de agua y aumentar los recursos hídricos para los regadíos y motivado que Comunidad de Regantes del Andévalo Minero contemple aumentar la superficie de cultivos.

La inversión total para los regadíos en la comarca se calcula en cerca de 100 millones de euros, ya que a las obras de interés agrícolas común financiadas y ejecutadas por la CRAF y CRAM hay que añadir las de interés agrícola privada que deberán ejecutar las empresas en sus parcelas para transformación en cultivos intensivos de cítricos, almendras, olivos y arándanos y otros productos demandados en los mercados que generan empleo y contribuyen a fijar la población, y al retorno de jóvenes que ahora están retornando para acceder a los puestos de trabajo estable que proporcionan los cultivos y la industria agroalimentaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios