fila siete

Vicente

Un buen año

No seré yo quien entre ahora en disquisiciones sobre la recuperación económica de la que tanto se habla, se discute y se dicen tantas barbaridades como deslumbramientos precipitados. Pero lo cierto es que el cine español puede lucir con todos los focos de la admiración proyectados sobre su realidad actual, iluminados a toda potencia. Éste de 2014 ha sido un buen año, un año lleno de beneficios taquilleros que baten récords. Y no sólo por el éxito de un solo título sino por la suma de varias películas que, como nunca, han merecido la atención y el favor de los espectadores españoles tan remisos siempre a nuestra cinematografía.

Llevar a veinte millones de espectadores a las salas, más que un récord, es una notable demostración de que nuestro cine, minimizado siempre por las producciones estadounidenses, que siguen siendo hegemónicas en nuestro país. La constelación de varios títulos de producción española en este afortunado año, de recaudaciones inesperadamente ruinosas para algunas películas de las que se esperaban más elevados ingresos, ha sido fundamental a la hora de hacer balance de una anualidad que arroja lúcidamente el mejor registro de los últimos nueve años. En los datos consignados a final del pasado mes de Noviembre, más de once millones de personas vieron películas españolas. Recordemos que en 2012 con los estrenos de Lo imposible (2012) y Las aventuras de Tadeo Jones (2012), se obtuvo una recaudación de algo más de dieciocho millones de personas.

Aunque son dos películas las máximas responsables de este boom de nuestra cinematografía, Ocho apellidos vascos (2014), de Emilio Martínez Lázaro, con sesenta millones de euros recaudados, y El niño (2014), de Daniel Monzón, con diecisiete millones, otras películas consiguieron también elevadas recaudaciones como La isla mínima (2014), de Alberto Rodríguez y Torrente 5: Operación Eurovegas (2014), de Santiago Segura, Bien es verdad, para decirlo todo, que este récord anual, no supera el del años 2005 donde la recaudación en taquilla del cine español alcanzó más de veintiún millones de euros. La recaudación de 2014 ha conseguido un total de 118 millones de euros, superando ya el cuarenta por ciento de 2013 que sólo recaudó setenta millones. Es notable, hablando de recuperación, el crecimiento de la afluencia a las salas que aumentó un quince por ciento.

Pero dejémonos de números y recordemos la entidad cinematográfica de algunos de estos títulos millonarios. Para mí uno de ellos destaca por su calidad, La isla mínima, en un escenario tan peculiar de estas tierras nuestras y tan cercanas a nuestra geografía marismeña, sin olvidar El niño, una magnífica realización que habla elocuentemente de las posibilidades técnicas y artísticas de nuestro cine.

Quiroga

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios