HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Hay alergia a las coaliciones

En 19 de los 28 países de la UE hay coaliciones. Y sólo en tres países hay un Gobierno minoritario con apoyo externo

A Pedro Sánchez no le gustan las coaliciones. Le da alergia compartir el poder. No es una novedad. Antes le ha pasado a Suárez, Calvo Sotelo, González, Aznar, Zapatero y Rajoy. Ninguno se libró de una enfermedad que les deja sin olfato o les resta discernimiento. Eso sí, todos los anteriores presidentes que huyeron de las coaliciones como de una vara verde tenían muchos más diputados que el PSOE en este momento. Así que el empeño socialista en un Gobierno monocolor desde la noche del 28 de abril con el 28% de los votos y el 35% de los escaños es inédito en la política española.

Ahora vamos a elecciones, salvo rendición de Podemos. Es lo que quería el PSOE desde hace cinco meses. Lo demás ha sido marear la perdiz y ningunear a su principal adversario, nombrado de boquilla socio preferente. Y tratar con desdén al resto. La intervención del presidente el miércoles en el Congreso ha sido un recital de ambas cosas. La altanería le ha llevado a despreciar el modelo europeo de coaliciones; él prefiere el ejemplo danés y el portugués. Desdeña un patrón que se ha impuesto en toda Europa. En 19 de los 28 países de la UE gobiernan coaliciones. Algunas tan numerosas como los seis partidos de Finlandia o los cinco de Eslovenia y Letonia. Hay coaliciones en dos de los tres países nórdicos, en los tres bálticos, en los tres del Benelux, en tres de los cuatro de Visegrado, en cuatro de los cinco balcánicos, en Alemania, Austria, Italia e Irlanda. Chipre es un país presidencialista. Hay sólo cuatro mayorías absolutas: en Francia, Polonia, Grecia y Malta. Y las excepciones son Dinamarca, Portugal y Reino Unido en donde gobierna un solo partido con apoyo externo.

Pero veamos qué ha hecho Mette Fredericksen, la líder socialdemócrata danesa, por si es de utilidad para nuestro alérgico presidente: ha pactado su Gobierno en minoría con ¡seis partidos! Lo que supone mucha menos soberbia que la que se ha gastado su colega español y mucho trabajo de entendimiento con tres partidos medianos y tres pequeños, de centro, izquierda o ecologistas. No ofrece ni punto de comparación con los escrúpulos que muestra el PSOE para relacionarse con el entero arco parlamentario. El mismo talante tienen los finlandeses: en Helsinki el socialdemócrata Antti Rinne encabeza una coalición de seis partidos también de izquierda, verdes, centro y el que representa a la minoría sueca.

Muy frívolo fue Sánchez cuando puso el ejemplo nórdico. Allí son menos sectarios con coalición o sin ella. Él es alérgico.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios