La experiencia en las anteriores oleadas así lo sugiere. La cuarta oleada puede consolidarse en la próxima semana después de que la provincia haya advertido un notable repunte de los contagios. La flexibilidad de las restricciones y el ya esperado trasiego de personas por la calle en Semana Santa auguran una nueva batalla en los hospitales onubenses. De hecho, la presión hospitalaria, aunque de forma leve, sigue inmersa en una tendencia al alza. Nuestros ángeles no se han quitado su mono de trabajo y ya esperan en el frente de batalla. La responsabilidad es máxima y el esfuerzo es incuestionable, pero el cansancio hace mella.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios