Celebración El Rocío refuerza su seguridad este fin de semana con motivo de la celebración de la Candelaria

Dictaduras imaginarias

Los populistas desacreditan el sistema democrático, pero detrás del tremendismo hay escasa ética y falta de carácter

La democracia hay que cuidarla, incluso con las palabras. La costumbre populista de desacreditar al sistema con expresiones desmedidas es caldo de cultivo para aventuras golpistas como la descubierta en Alemania esta semana. En esa línea está la declaración de Isabel Díaz Ayuso en la que sostiene que "vamos camino de una dictadura, sometidos por un tirano", en alusión al presidente Sánchez.

A veces hay que recordar qué es una dictadura. En China ha habido una rebelión contra el confinamiento en fábricas o centros de cuarentena ante cualquier brote de Covid; trataban a la gente como ganado. Las protestas en las principales ciudades industriales han llevado al Politburó del Comité Central del Partido Comunista a cambiar su ciega política de Covid cero. Ahora la gente podrá pasar la cuarentena en casa.

Algo parecido pasa a los clérigos que gobiernan la teocracia iraní. El fiscal general del país ha anunciado la desaparición de la policía de la moral. Una inquisición responsable de la muerte de una joven kurda de 22 años, detenida y agredida por no llevar bien puesto el velo. Miles de personas han condenado este crimen dentro y fuera del país, con quema de velos y cortes de pelo. La represión policial ha causado cientos de muertos y se ha ejecutado a algún detenido en las protestas. No hay, sin embargo, ninguna confirmación de que hayan sido abolidas de verdad esas patrullas.

Y si miramos a África, nadie chista a Teodoro Obiang que acaba de renovar la Presidencia de Guinea Ecuatorial, tras 43 años en el poder en los que ha amasado una enorme fortuna. En esta ocasión ha ganado por el 97% de los votos. Desde que se descubrió petróleo en la antigua colonia española todo el mundo le baila el agua. El ministro de Exteriores de Zapatero Miguel Ángel Moratinos, Alto representante de la ONU para la Alianza de Civilizaciones, se ha mostrado convencido de que "el pueblo guineano, todo el continente africano y la comunidad internacional están satisfechos de que las elecciones se hayan podido celebrar de manera libre, democrática".

Frente a la actuación brutal de las dictaduras, blanqueadas o no por agentes diplomáticos, los políticos populistas de países democráticos no deberían frívolamente desacreditar a los sistemas constitucionales. Los éxitos de Bolsonaro en Brasil o de Trump en Estados Unidos han sido efímeros. Detrás del tremendismo hay pobreza intelectual, escasa ética y falta de carácter.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios