Crónica Levantisca

J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

Chaves en Faffe

Cuando Pujol declaró en el 'Parlament', fuea recibirle hasta el de la CUP a pesar de la gravedad del caso

No hay peor falta de respeto que la que uno mismo se hace. El Parlamento andaluz decidió que esta semana no se celebraría el pleno por estar en curso la campaña electoral, pero dejó que la comisión de investigación de la Faffe tuviese sesiones de comparecencias hoy viernes y ayer jueves. A horas del 10-N. Los llamados a comparecer se han pitorreado de la comisión con la excusa de no haber sido encontrados, y es que los propios parlamentarios se faltaron al respeto con tal burda artimaña.

Cuando se fijó este calendario se conocía la convocatoria electoral, así que PP, Ciudadanos y Vox decidieron llamar a Manuel Chaves, Griñán y a Susana Díaz para estos días finales de campaña. Ah, y a María Jesús Montero, que no era consejera de Hacienda cuando existió la Faffe, pero que viene de escándalo para meter a una ministra en los telediarios. Porque de eso se trataba: de hacer desfilar por el Parlamento a unos destacados socialistas en una comisión donde se preguntan por putas y prostíbulos.

La Faffe es motivo de escándalo y debe ser investigada en su totalidad, porque lo del gasto de su ex gerente en el Don Angelo no es anecdótico, sino la guinda de una fundación sin control. Y aunque haya una investigación penal paralela, el Parlamento debe conocer cómo se hizo un uso partidista de este tipo de entes instrumentales. Pero si realmente existiese el afán de conocer, a la comisión le habría dado igual comenzar las comparecencias el próximo martes o haberlas hecho ya. Pero no, como todas las comisiones de investigación, lo de la Faffe es un nuevo espectáculo a mitad de camino entre Jorge Javier Vázquez y Calvino.

Chaves ha sido el único de los intervinientes que se ha dignado en ir, a pesar de que era consciente de la celada. Cuando Pujol, ex presidente de la Generalitat, declaró ante una comisión del Parlamento catalán por la financiación de Convergencia y su propia fortuna, el de la CUP salió a recibirle; Chaves -19 años, presidente de la Junta- llegó solo. El respeto institucional, el fairplay, no está reñido con la verdad. Desde la última comisión de investigación, los comparecientes no están obligados a escuchar las preguntas de los diputados si antes han decidido no declarar. Es lo que hizo Manuel Chaves ayer. Es cierto que podía haber aguantado el tipo ante los gritos del presidente de la comisión, que es alguien de Ciudadanos, pero hasta Job era humano.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios