Celebración El Rocío refuerza su seguridad este fin de semana con motivo de la celebración de la Candelaria

Como publicista Risto Mejide entenderá que siempre es mejor que se hable de uno aunque sea para mal. Pero si es para insistir en la falta de delicadeza o en la actitud cínica, no es tan aconsejable. Durante años en Mediaset han podido funcionar las palabras gruesas y las acusaciones sucias pero las tendencias están cambiando más rápidamente que las cifras de los audímetros y a un mayor número de espectadores les fastidia, cada vez en mayor proporción, los impertinentes y los bocazas. De habilidades tóxicas Risto hace gala como si fuera una potencia exportadora. No le hace un favor a su marca personal y aún menos a sus empresas.

Cada cual juega a buscar audiencia e influencia y Risto es de los menos indicados para criticar a la competencia. Así que en la nochevieja televisiva, noche festiva y despreocupada, no es el mejor momento para afear lo que hacen los demás. Para mejorar en audiencia Mediaset tiene mucha tarea. Y si se hubiera querido tener opciones reales de acercarse a las cifras de A-3 habría bastado con colocarse en la Puerta del Sol y poner en la conducción a un rostro amable, que no despertara repelús.Les garantizo que Telecinco y Cuatro habrían tenido un millón de espectadores más.

Risto se excedió en la alusión a su competencia y hubiera aparcado la polémica con unas sinceras y breves disculpas. Su soberbia se lo impidió ya que quiso culpar a los directivos de TVE y entonces no sabemos si es soberbia o le falta de algún tipo de inteligencia o sensibilidad. Los que salen en la tele no son tan brillantes como creen.

Pero la actitud personal del agrio publicista se explica mejor al rescatarse una gala del OT de 2008, cuando vino a humillar a una concursante, Patty, que abandonó la academia por el fallecimiento de su abuela. En España, ya vemos, los difuntos son respetables según la ideología o la clase social. Si la difunta es de una vulgar alumna de un programa no tiene derecho a nada. Gestmusic, Telecinco y Risto tienen una disculpa pendiente. O sencillamente ni tienen humildad ni humanidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios