Celebración El Rocío refuerza su seguridad este fin de semana con motivo de la celebración de la Candelaria

Análisis

Manuel gómez Marín

La capacidad de entender y apreciar la realidad vigente

Ha sumado el 84% de los puntos de una campaña casi perfecta y aún no es campeón

El Recreativo está donde tenía previsto estar para volver a ilusionar. Una jornada de descanso muy oportuna para reflexionar y aclarar conceptos. No es una pausa de pasar factura de la temporada entre buenos, regulares y malos. No hay que desviar la atención antes de acabar. El Recreativo ha sumado el 84 % de los puntos de una campaña casi perfecta y aún no es campeón matemático por la competencia. Pese a ser su reto, no era fácil digerir y afrontar este hecho. El equipo se ganó su crédito y su comportamiento en el campo es acorde a las exigencias futbolísticas de una categoría desahuciada en todos los apartados.

Más allá del juicio de valor, la realidad vigente tiene que ir delante de los otros deseos fervientes negativos interesados. Que el Recreativo por muy Decano que sea cohabita en las catacumbas del fútbol patrio, que dejó en el baúl de los recuerdos la gloria de tres etapas en Primera, que pasó un tiempo estable en Segunda con deudas y embargos a directivos hasta su ruina, que no sobrevivió en Segunda B y que transitó 25 años por aquella Tercera de superior nivel a la actual, que destrozado como club suplicó no desaparecer aupado por la solidaridad de su gente y sin calderillas en los cajones al grito "el último que apague la luz".

Y es necesaria la capacidad de entender y apreciar el presente inmerso en esta debacle hacia su reconstrucción: la única alegría de la razón de ser todavía agarrado al brocal del pozo de la hecatombe. Huelva es tan especial para juzgar a todos que ya ponemos en duda al entrenador para la Segunda RFEF (otra categoría del destierro) y que tal o cuál jugador no reúne condiciones para continuar. Aquí todos somos el mejor entrenador, el director deportivo que más sabe, el consejero más lúcido. El balance, su examen y sus notas son obligaciones de sus responsables: Daniel Alejo y consejo de administración. Ahora hay luz para prosperar, que no es poco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios