Análisis

francisco andrés gallardo

Series de aquí

Allí abajo se despidió con la languidez de sus últimas semanas, por puro agotamiento y falta de reacciones de altura cómica en una serie que cada vez más se iba al norte en lugar de quedarse por el sur (una mejor opción por la sencilla razón de que la mayoría de los personajes andaluces tenían más recorrido). De las comedias estrenadas en abierto en el último lustro Allí abajo era la única que congregó a un número suficiente de espectadores (coleando el fenómeno Ocho apellidos).

Cada vez será más difícil colocar con éxito rentable una serie en el prime time. No sólo porque hay una parte del público que lo enlatado lo ve a la hora que mejor le va, esquivando los audímetros que miden la clientela publicitaria, sino porque existe un desbordamiento de títulos que agobian de por sí al espectador. Hay tanto que hay mucho público sin saber qué decidir. No se inclina hacia un estreno de ficción a menos que cuente con claves de interés para asomarse. Ya no vale atraer sólo con "serie de risa", "misterio", "historia de un asesinato" o "tramas de amor". Hay que añadir más, la especialización: lugares, personajes singulares, provocaciones, posturas firmes. Un panorama de minorías. Qué difícil es hacer el humor en el simca 1000 de una plataforma atestada.

La relación de las cadenas en abierto con sus series está sobre la mesa. Qué hacer y cómo atraer para que sigan siendo un pilar estelar con atractivo para el gran público y ciertas garantías de comercialización y repercusión. Y es un problema que sólo tienen en estos momentos las cadenas de siempre. La televisión de pago puede amontonar unos catálogos profusos, con algoritmos (dudosos) sobre lo que nos gusta realmente. Negocios que no sufren de índices de audiencia ni asfixias aritméticas de aceptación y contratación de publicidad.

Con Cuéntame y La que se avecina sostenidas por su raigambre, Allí abajo es el último título de una generación reciente de series generalistas que se agotan y dispersan por la saturación de oferta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios