Análisis

francisco andrés gallardo

Los Pueblos

La España despoblada no es que se haya convertido en un problema, es una tragedia por todo lo alto que va a necesitar un par de generaciones para reajustar y que no se nos convierta en páramos absolutos y fatales los interiores de nuestras sierras. Una rectificación demográfica de alto coste que no se cura sólo con promoción del turismo rural y con tantos mensajes bucólicos que terminan teniendo un efecto bumerán. La vida en los pueblos remotos debe de tener poco de idílico. Para aguantar en ellos hay que tener vocación. Y hasta compromiso. Los atractivos para repoblar tierra adentro no pueden ser sólo estampas pastoriles y procesiones de santos con rosquitos.

La serie de Mediaset El pueblo, estrenada en principio en Amazon, retrata con tintes paródicos y pelín berlanguianos, el microcosmos de las aldeas olvidadas con el encuentro con urbanitas interesados, o despistados. De ese encontronazo los hermanos Caballero han creado un La que se avecina (aunque no lo quieran reconocer del todo) con retazos de Shameless y Doctor en Alaska del que ha surgido una comedia con humor acre y arquetipos recortados. Es más un reality que siguiera cámara al hombro a este rebaño de desnortados. En abierto se verá en Telecinco dentro de unos meses. Pero no es el disparate de Montepinar. Es más un óleo irónico del que sobresale el empresario del pelotazo que encarna Carlos Areces y su desdichada amiga, María Hervás.

Con una historia de crímenes con paisaje de montaña al fondo, en La 1 ha concluido la notable La Caza. Monteperdido, donde el relato literario de Agustín Martínez, a su vez guionista de la serie, fortaleció el andamiaje de perfiles psicológicos, la angustia de la investigadora y el típico mosaico de sospechosos. Se desarrolló con giros impactantes (mejor que las trampas) que son los que realmente consiguieron la fidelidad de los espectadores. Es un título digno de figurar en el catálogo de TVE y aunque estamos al límite de las saturación de Puentes, Killings y True Detectives, puede funcionar fuera de España.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios