Análisis

carmen pérez

Encaje de bolillos financiero

Ayer Mario Draghi, tras una nueva reunión del Consejo de Gobierno del BCE, prosiguió con al encaje de bolillos financiero que empezó hace más de siete años. Siguiendo esta técnica volvió a entretejer los hilos de la economía de la Eurozona, aquejada de distintos problemas. Y lo hizo, como siempre, colocando los alfileres que considera necesarios para sostenerla, sin olvidarse de que el tejido resultante tiene que parecerse al objetivo que tiene asignado, esto es, llevar la inflación al 2%. El paño durante todos estos años le ha ido saliendo, lo que ya es de por sí un gran éxito, porque por el 2012 los hilos estaban tan enrevesados que parecía imposible sacar nada bueno de ellos. Pero el parecido con el patrón se le resiste. Y no dejan de surgir problemas.

El hilo más difícil con el que le toca lidiar ahora es el del crecimiento del PIB de la Eurozona, que se ha venido abajo. El BCE ha reducido drásticamente su previsión para 2019, hasta el 1,1%, y las rebajas también se extienden a 2020 y 2021. Alemania crecerá sólo un 0,7%, el más bajo desde 2013. El caso de Italia es aún más grave, su PIB descenderá un -0,2%. Además, los riesgos a los que está sometido -que ya señaló Draghi que habían girado a peor- persisten.

La guerra comercial declarada por EEUU puede hacer mucho daño, de forma indirecta por lo que pase con China, pero también directamente por su comportamiento con Europa. Las palabras de Trump sobre la UE el pasado 25 de febrero, recogidas por Federico Steinberg, investigador del Real Instituto Elcano, dejan clara su actitud: "Les hemos dicho que tenemos que reunirnos. Y que si no nos reunimos vamos a machacarlos a aranceles", en clara amenaza a los coches europeos. Y ahí sigue el Brexit, empantanado, cuando se acerca la fecha límite para llegar al acuerdo.

Ante todo esto había que actuar y Draghi lo ha hecho. Los tipos de interés siguen en el mismo nivel, pero ha retrasado posibles subidas hasta al menos finales de 2019. El programa de reinversión de bonos continua. Y ha puesto nuevos alfileres para lidiar con los bancos, que no son hilos sino sogas a su cuello. Así, en septiembre se pondrán en marcha las TLTRO III (préstamos gratuitos a dos años a los bancos, condicionados a que den crédito). Se quiere evitar que se encarezcan los préstamos bancarios cuando la actividad se ha debilitado, pero también apoyar a los bancos, especialmente italianos y españoles, que tienen que afrontar vencimientos de TLTRO pasadas por 380.000 millones de euros.

El retraso de los tipos le ha sentado mal a las bolsas, sobre todo a la banca: la desaceleración económica es muy seria. El refugio ha sido los Tesoros: el bono español bajó al 1%. Y es que hacer encaje de bolillos financiero es muy delicado y complejo. Draghi va a concluir su mandato con todos los alfileres puestos sin conseguir que la inflación llegue al modelo -está en el 1,2%- y con un recorte sustancial en las previsiones de crecimiento. Pero está harto de decirlo. El encaje para que sea sólido tendría que tejerse también desde el lado económico y no fiarlo todo al financiero: ha vuelto a suplicar a los gobiernos de la zona euro que apliquen políticas favorables al crecimiento.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios