Cultura

Un espectáculo cómico similar al que se vio en Huelva vuelve a los ruedos

Los enanos especialistas en la Plaza de Toros de Huelva La Merced.

Los enanos especialistas en la Plaza de Toros de Huelva La Merced. / Rafa del Barrio (Huelva)

La polémica toca su fin y hoy vuelven los espectáculos cómicos-taurinos a Constantina, suspendido el de Baza, merced el esfuerzo de su empresario Enrique Luján, en colaboración del ayuntamiento constantinense, propietario de la Plaza de Toros. Así pues, los espectáculos cómicos seguirán adelante y los especialistas no perderán su trabajo, pudiendo desempeñar los enanos su actividad laboral al menos en Andalucía, apagándose la polémica creada en el seno del Gobierno andaluz entre Ciudadanos y el Partido Popular.
Daniel Calderón, torero cómico y director artístico de la cuadrilla cómica Diversiones en el Ruedo y sus Enanitos Toreros no pudo realizar su espectáculo el 15 de agosto en Baza, pero sí podrá hacerlo hoy domingo 22 en Constantina. Cuenta que les avisaron con tres días de antelación y “el disgusto fue morrocotudo porque contábamos con ese ingreso. Nos sentimos sin el derecho que tenemos a trabajar”. El espectáculo que toreará en Constantina se alegró del éxito del Popeye Torero en Huelva porque “fue muy bonito y tuvo mucha expectación”, pero avisa que esa repercusión de que las cosas fueran bien no era lo que algunos políticos querían. “Se pensaban que estos espectáculos estaban muertos”, sostiene.
El venezolano Melvi Díaz, un enano especialista como torero que actuó en el espectáculo Popeye Torero en Huelva el pasado 2 de agosto, reconoce sentirse denigrado por los políticos. “No nos dejan trabajar. Nos están apartando del mundo que nosotros queremos. Esto nos gusta y nadie nos obliga. Tenemos el derecho de trabajar todos. Varios pueblos nos han vetado y no nos quieren dejar trabajar”.
La Junta de Andalucía se desmarcó esta semana de las explicaciones de la consejera onubense Rocío Ruiz después de que Marcial Gómez Balsera enviara, a través de la consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, una carta advirtiendo al Ayuntamiento de Baza e “instándoles a que retiren su apoyo al citado espectáculo, contribuyendo a salvaguardar la dignidad e imagen de las personas con discapacidad, y toda vez que en caso de recibir denuncia, nuestra delegación territorial en Jaén se vería obligada a iniciar el correspondiente expendiente sancionador”, teniendo en cuenta que Baza está en Granada y no en Jaén.
El Ayuntamiento de Baza explicó a la consejería que no colaboraba con la empresa Eventos Santa Asunción S.L., donde José Manuel Cejudo Guajareño terminó  desistiendo de realizar el espectáculo, como aseguró el alcalde de Baza. Manolo Gavilán afirmó en rueda de prensa el pasado 18 de agosto que “la señora consejera Rocío Ruiz anda como pollo sin cabeza. El ayuntamiento ni autoriza ni suspende y pido a la consejera que se retracte de sus palabras”, solicitando unas disculpas que no fueron realizadas desde la consejería. El alcalde reiteró que el espectáculo no era de su agrado, pero “mientras que yo esté como alcalde, al Ayuntamiento de Baza no se le amenaza”.
La consejería de Presidencia, dirigida por Elías Bendodo, dictaminó que “la competencia para autorizar la celebración de cualquier espectáculo taurino corresponde a la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía donde se vaya a celebrar”, en una carta firmada por Ricardo Sánchez, delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla.
Desde fuentes internas de la consejería nos afirman que la carta se envió y se va a seguir enviando por peticiones de las personas que sufren acondroplasia, a través de la Fundación ALPE y el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), criticando y considerando denigrante el trabajo que han elegido los enanos toreros.
Ante estas peticiones, Daniel Calderón se muestra contrario, ya que no entiende porque esta consejería habla por ellos cuando los enanos especialistas que participan en el espectáculo son “mayores de edad, son libres y tienen su carnet de profesional. Nadie les puede obligar a cambiar de trabajo. Nosotros no somos violadores ni asesinos, tenemos un trabajo y cotizamos por ello. Ellos se sienten realizados con el trabajo y son toreros. Esta repercusión lleva sin parar en los medios de comunicación desde el 6 de agosto, cuando nadie se ha acordado de nuestro problemas en toda la pandemia”.
José Luis Pereda, empresario de la Plaza de Toros La Merced de Huelva, fue el último que contrató el espectáculo taurino y musical Popeye Torero el pasado 2 de agosto. Huelva Información contactó con él y nos expuso los entresijos de un espectáculo que ha suscitado la polémica en la Junta de Andalucía en las últimas fechas. El empresario taurino optó por la contratación del Popeye Torero en Huelva porque “me pareció una forma bonita de crear afición entre los niños. Tradicionalmente, estos espectáculos son familiares. El padre lleva a su hijo o el abuelo al nieto, y los niños tienen un primer encuentro con la tauromaquia que puede llevar a una afición para toda la vida”. 
Tras la celebración, el dueño de la Plaza de Toros La Merced valoró el resultado obtenido en Huelva como magnífico. “Me llenó de satisfacción ver lo bien que respondió el público y el gran ambiente que tuvo el Popeye. Creo que logramos el objetivo: que los más pequeños fueran a los toros con sus familiares y pasaran una tarde agradable”.
Sin embargo, José Luis Pereda califica la suspensión en Baza como “lamentable porque pienso que este tipo de espectáculo no denigra a la persona, como nos quieren hacer creer desde la política. Los artistas que participan en él no están ahí obligados, sino que lo hacen por vocación, porque se sienten toreros y artistas y les llena ese contacto con el público. Es una forma honrada de ganarse la vida. Por esto me parece que es atentar contra la libertad individual querer suprimir estos espectáculos y, como se ha dicho, reconducir profesionalmente a estas personas. Es un atropello. Ellos ya hacen lo que quieren hacer”, subrayó.
Estos son algunos de los tweets que hemos recopilado de Carlos Navarro Antolín, subdirector de Diario de Sevilla:

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios