Mundo

Raúl, el Castro pragmático

  • El hermano menor de Fidel ha emprendido una tímida apertura marcada por la reconciliación con EEUU

Fidel Castro y su hermano Raúl, en un acto del Partido Comunista Cubano celebrado en La Habana en 2011. Fidel Castro y su hermano Raúl, en un acto del Partido Comunista Cubano celebrado en La Habana en 2011.

Fidel Castro y su hermano Raúl, en un acto del Partido Comunista Cubano celebrado en La Habana en 2011. / alejandro ernesto / efe

Al frente de Cuba desde 2006, el presidente Raúl Castro afronta el reto de asegurar la supervivencia de la revolución. Designado el sucesor de Fidel casi desde el triunfo del ejército rebelde y número dos del régimen durante medio siglo, Raúl Castro tomó las riendas del país cuando su hermano cayó enfermo y fue nombrado formalmente presidente de Cuba en 2008. Su mandato ha estado marcado por una estrategia de apertura económica muy controlada, y la supresión de prohibiciones que estuvieron vigentes durante décadas con reformas como la nueva ley migratoria que normalizó los viajes al extranjero de los cubanos.

Sin embargo, su única reforma política significativa es la de limitar a un máximo de diez años los cargos políticos y estatales, incluida la presidencia del país, por lo que debería jubilarse en 2018.

Su "actualización económica", que muchos equiparan a los procesos de reforma acometidos en países comunistas como China o Vietnam, ha conseguido suavizar la imagen internacional de Cuba. Pero sin duda el acontecimiento por el que Raúl Castro se ha ganado un lugar en la historia fue el restablecimiento de relaciones con Estados Unidos, después de más de cinco décadas de enemistad.

De carácter pragmático pero menos carismático que su hermano mayor, el general Castro se ha caracterizado por un estilo de gobierno con pocas pero esperadas intervenciones públicas y discursos cortos con mensajes concretos sin ahorrar duras críticas a la burocracia, el inmovilismo, la corrupción y la pérdida de valores.

Nacido el 3 de junio de 1931, el menor de los hijos varones del gallego Ángel Castro siguió desde la universidad los pasos de su hermano Fidel en la preparación del movimiento rebelde contra Fulgencio Batista. Participó en el frustrado asalto de los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes (Santiago de Cuba) que marcó el inicio de la lucha contra la dictadura en 1953, estuvo en prisión como su hermano y, tras ser amnistiados, huyeron a México donde los insurgentes prepararon la incursión del yate "Granma".

Tras el triunfo de la Revolución en 1959, tuvo un papel fundamental como número dos del país. Uno de sus logros más destacados fue convertir al ejército rebelde en unas modernas fuerzas armadas que muchos consideran la institución más estable, respetada y mejor dirigida del régimen y que además de defender al país garantizaron la supervivencia económica de la isla tras el desplome de la URSS.

Los biógrafos de los Castro relatan que a veces los hermanos tuvieron enconadas disputas, pero en público y de forma oficial nunca se vieron fisuras entre ambos. Mucho más volcado en la familia que Fidel, Raúl Castro se casó con su compañera de lucha en Sierra Maestra Vilma Espín -fallecida en junio de 2007- con quien tuvo cuatro hijos: Mariela, Nilsa, Déborah y Alejandro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios