En el Titán

Una mirada a la Luna desde Huelva

  • Hoy se cumplen cincuenta años del gran acontecimiento histórico seguido de forma masiva por los onubenses

  • El periodista local Jesús Hermida le puso voz para la televisión

Huelva siempre se siente vinculada de manera muy especial a lo mejor de nuestra historia como es el descubrimiento/encuentro de América; lo mismo que a otro hecho histórico tan relevante como fue la llegada del hombre a la Luna. Lo primero es bien claro por ser esta provincia la protagonista, en lo segundo porque el joven periodista local Jesús Hermida, supo colarse en el centro espacial para contarlo a toda España, desde el lanzamiento el día 16 con los protagonistas Armstrong, Aldrin y Collins.

Ocurre que no sabemos, al menos en nuestra ciudad, cuántos hicieron aquel seguimiento televisivo, por aquello de que una tele era un lujo que hace cincuenta años no podía alcanzar la mayoría de las familias, aunque por entonces todo iba a mejor. Las crónicas de Odiel hablan de aquellos días y de un fin de semana como los que ahora tenemos en verano, en el que la ciudad se había quedado desierta porque todos marcharon a las playas. Era –como decía Odiel– síntoma de un mejor nivel de vida económico.

Aun cuando la televisión cerraba su emisión a las 00:40 con su carta de Despedida y cierre, se anunciaba un especial que abría la Carta de ajuste, que con horario habitual de las 9:45 se anunciaba una emisión especial de madrugada para la retransmisión del Apolo XI, que continuaría con otra sesión matinal. Una emisión en directo el día 20 que según la parrilla de la televisión ofrecería el resumen de los acontecimientos transcurridos hasta el momento, seguido de una transmisión en vuelo desde el módulo de mando en la que se esperaban incluir imágenes del módulo lunar, posada en la superficie de la Luna e imágenes del paseo lunar. Anunciaba que los comentarios serían de Jesús Hermida.

Aquella madrugada del domingo 20 de julio de 1969 fue de gran expectación en Huelva, así aparece en los comentarios locales del periódico Odiel del día 22, por aquello de que los lunes no había edición. Así recoge que desde “las dos de la madrugada, primera hora señalada para la transmisión del histórico momento, puede decirse que ni un solo onubense se separó del televisor”. Nunca se había esperado un programa televisivo con tanto interés, “y en verdad que el hecho, y la paciente espera, bien valía la pena”, destacó Odiel.

Según la crónica, en la ciudad se registraba un gran ambiente, en especial en los bares, que en algunas zonas quedaron cerrados pero con luz interior y clientes “ávidos de presenciar el primer contacto del hombre con la Luna”.

Durante la jornada de día “los onubenses estuvieron prendidos de las plantas de la televisión, que ofreció varios espacios sobre el hecho trascendental”, señala Odiel, que refleja también el seguimiento en los diarios hablados de Radio Nacional de España.

El titular de Odiel a toda plana era bien elocuente: “Comenzó una nueva era: el hombre visitó la Luna”.Desde hacía días, prácticamente durante todo el mes de julio, se había dado especial cobertura a los preparativos del Apolo XI. Incluso con bastantes recreaciones gráficas de lo que se iba a vivir en la Luna. El comandante del Apolo XI, Neil Armstrong decía que “hemos aprendido a andar por la Luna”, en un artículo en el que efectivamente se veía un paisaje lunar, aunque publicado el 17 de julio. Lógicamente antes de la llegada.

Eso sin duda ilustraba pero dejaba abierta la puerta a muchas dudas de esa llegada como aún existen hoy. Ocurre algo parecido con una noticia fechada en Nueva York el día 12, en la que se anuncia que el lanzamiento sería presenciado por un millón de personas. En ella aparece la foto del astronauta y la bandera con el pie de foto: “Solo una (bandera), la Estados Unidos –como se aprecia en el grabado– será clavada en el suelo, más bien un estandarte, porque en la Luna no hay viento para que ondee”.

Una crónica publicada por Odiel y fechada en Nueva York el 12 de julio con una fotografía de los ensayos previos de la colocación de la bandera en la Luna. Una crónica publicada por Odiel y fechada en Nueva York el 12 de julio con una fotografía de los ensayos previos de la colocación de la bandera en la Luna.

Una crónica publicada por Odiel y fechada en Nueva York el 12 de julio con una fotografía de los ensayos previos de la colocación de la bandera en la Luna. / Biblioteca Pública de Huelva

Muchas cosas ocurrían en nuestro país aquel año, aquí en Huelva hubo hasta un fuerte terremoto en febrero, además se ponían en servicio los puentes para las fábricas que eran el futuro económico de la provincia, y se marchaba un obispo que hoy es santo.

En esa euforia internacional, la fecha fue muy bien aprovechada por el régimen y junto a los titulares del Apolo XI aparecía el general Franco el 18 de julio.

Como final a estas jornadas, Odiel arranca el día 23 con otro titular a toda plana en el que se daba cuenta que Franco designaba sucesor al príncipe Juan Carlos. Un momento clave con el que se abría el camino a una nueva etapa que sí ha sido histórica para nuestro país, tanto como la presencia del hombre en la Luna para los americanos y su estrategia en el mundo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios