Urbanismo

Visto bueno inicial al estudio de detalle para el nuevo edificio del Colegio de Ferroviarios

  • El Ayuntamiento valida la ampliación prevista en el proyecto de Senior Cohousing Huelva

  • Nueva fase para la consolidación tras la retirada de la solería interior y el apuntalamiento

Un obrero se dispone al desmontaje de una de las cubiertas del edificio del antiguo colegio durante esta misma semana. Un obrero se dispone al desmontaje de una de las cubiertas del edificio del antiguo colegio durante esta misma semana.

Un obrero se dispone al desmontaje de una de las cubiertas del edificio del antiguo colegio durante esta misma semana. / Josué Correa

La rehabilitación del antiguo Colegio de Ferroviarios ha dado un paso más hacia su ejecución con el visto bueno municipal inicial a la ampliación prevista en el proyecto de Senior Cohousing Huelva en la trasera del edificio actual.

Este trámite iniciado en el Ayuntamiento valida la compatibilidad de la nueva construcción prevista con la existente, en cuanto a alineaciones y volúmenes, y acerca la conclusión del proyecto definido, que en los próximos meses será presentado a Urbanismo. La idea de los propietarios es que en marzo próximo se esté en disposición de solicitar la licencia de obras, para que en verano de 2021 puedan comenzar los trabajos.

Por lo pronto, la actuación destinada al refuerzo y consolidación de la estructura de la edificación, en muy mal estado y con riesgo de colapso, sigue según lo previsto, con el inicio estos días de una nueva fase en la que se está procediendo al desmontaje de las cubiertas.

En una primera fase se ha procedido a la retirada de la solería que se pretende conservar y reponer en el proyecto de viviendas colaborativas, y se han apuntalado todas las dependencias del antiguo centro escolar para evitar que se vengan abajo los próximos meses.

Vestíbulo del edificio con los puntales dispuestos para evitar el hundimiento de la parte superior. Vestíbulo del edificio con los puntales dispuestos para evitar el hundimiento de la parte superior.

Vestíbulo del edificio con los puntales dispuestos para evitar el hundimiento de la parte superior. / S.C.H.

Los obreros están ya actuando en la zona exterior, donde proceden a retirar una a una las tejas para su posterior reposición, tras la reparación de la estructura. Y en un último estadio, según explican los responsables de la cooperativa de propietarios, se instalarán los estabilizadores de fachada con los que se evitarán derrumbes.

Lo más importante, aseguran a este periódico, es que la tramitación administrativa sigue su curso en los tiempos marcados, con la aprobación inicial del estudio de detalle ahora por parte de la Junta de Gobierno municipal este martes pasado.

La ruta contemplada pasa por un periodo de información pública abierto a alegaciones, la aprobación definitiva del estudio de detalle y la presentación de un proyecto básico por parte de la cooperativa para así solicitar la licencia de obras para que se adapte el viejo colegio a su nuevo uso.

Mediante el estudio de detalle se pretende mejorar las condiciones de contacto y relación entre los nuevos volúmenes edificatorios previstos y la construcción ya existente, recogida desde hace unos meses en el Plan Especial de Protección del Casco Antiguo.

De esta forma se tienen en cuenta en todo momento la mínima afección de la envolvente protegida, haciendo compatible el desarrollo de la edificabilidad y las alturas previstas para estos nuevos volúmenes de la trasera en el planeamiento vigente.

El cronograma pasa por pedir la licencia de obras en marzo para empezarlas en verano

Desde el Ayuntamiento, además, se ha modificado recientemente el referido Plan Especial para establecer las determinaciones urbanísticas y de catalogación del que fuera también colegio San José de Calasanz. Para ello se redactó una ficha pormenorizada para su registro en el Catálogo de Edificios, Elementos y Espacios Urbanísticos de valores singulares del Casco Histórico, que presenta la caracterización arquitectónica y los elementos de valor a preservar en el inmueble, todavía con el mismo grado de protección, integral no monumental.

Estancia apuntalada en un piso superior. Estancia apuntalada en un piso superior.

Estancia apuntalada en un piso superior. / S.C.H.

Es en esta ficha en la que se establece el uso dotacional privado de tipo asistencial-social que va a dar la cooperativa Senior Cohousing Huelva, además de recogerse las condiciones edificatorias de la parcela, con la distinción, de entrada, del edificio existente como parte protegida, y también, del espacio libre existente en la zona trasera, para el que se proponen nuevas condiciones urbanísticas que posibiliten la implantación de las nuevas instalaciones previstas.

El teniente de alcalde de Urbanismo, Manuel Gómez Márquez, ha destacado a este periódico la importancia del estudio de detalle ahora en trámite “para que estos nuevos volúmenes no alteren la visibilidad del edificio que protagonizará el futuro senior cohousing, respetado lo fijado en el planeamiento urbanístico vigente”.

El edil ha resaltado lo que se perfila en el proyecto como “una instalación de máxima calidad y excelencia”, gracias a esta iniciativa de “emprendedores de nuestra ciudad que se han echado adelante con un novedoso proyecto que ofrecerá viviendas, servicios sociales y sanitarios a personas mayores de 50 años, a la vez que supondrá sacar del abandono y el deterioro al antiguo Colegio de Ferroviarios, uno de los hitos de la arquitectura del casco histórico de Huelva”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios