Huelva

Dónde consumir coquinas y otros bivalvos sin riesgo para la salud

  • La web de la Consejería de Pesca ofrece todos los datos actualizados de una veintena de especies y detalla las zonas del litoral andaluz cerradas y abiertas a su pesca

Unos bañistas cogiendo coquinas en la Playa de Matalascañas. Unos bañistas cogiendo coquinas en la Playa de Matalascañas.

Unos bañistas cogiendo coquinas en la Playa de Matalascañas.

Comentarios 0

Los consumidores de coquinas, almejas, chirlas y otros moluscos bivalvos tienen este verano y todos los días del año una herramienta muy práctica que les indica, de forma actualizada, en qué zonas del litoral andaluz se pueden pescar estos bivalvos y, por tanto, pueden consumirse sin riesgo alguno para la salud.Los bivalvos, al ser animales que se alimentan filtrando grandes cantidades de agua, tienen facilidad para acumular los contaminantes o compuestos tóxicos presentes en el agua, tanto los presentes de de forma natural (biotoxinas marinas), como los presentes como consecuencia de la existencia de una fuente de contaminación antropogénica próxima (vertidos urbanos, industriales,..., etc.).

Los riesgos más frecuentes son los relacionados con la presencia de determinadas especies de fitoplancton que contienen de forma natural biotoxinas, que al ser consumidas por los bivalvos se acumulan en ellos y cuando estos son consumidos por las personas pueden conllevar determinados problemas para la salud. Los grupos de biotoxinas marinas presentes de forma natural en los océanos son las toxinas amnésica ASP (Amnesic Shellsish Poisoning), lipofílicas o diarreica DSP (Diarrhoeic Shellfish Poisoning) y la paralizante PSP (Paralytic Shellfish Poisoning). Antes de comerlos es bueno preguntar en qué zona se han pescado y consultar esta web para saber a qué atenerse. 

La herramienta está en la página web de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta y permite saber la situación legal y sanitaria de todas las especies susceptibles de ser capturadas en el litoral andaluz, que son 20 especies de estos moluscos: almeja (fina, japonesa y tonta), berberecho, bolo/almejón, busano, cañaílla, chirla, concha fina, coquina y coquina de fango, corruco, erizo, longueirón, mejillón, ostión, ostra plana, vieira, volandeira y zamburiña. 

La web permite ver sobre un mapa qué zonas están cerradas a la pesca de estos moluscos (lo indica con color rojo), el motivo de cierre y desde qué fecha; cuáles están abiertas (color verde) y qué zonas están en tránsito (color amarillo), es decir, que están cerrándose por la administración en fecha actualizada.

Por ejemplo, a fecha del martes 30 de julio aparecían como zonas cerradas a la pesca de coquinas en las costas de Huelva por toxinas el litoral de Isla Canela (desde el 28 de junio), Barra del Terrón (desde el 3 de julio) y Punta Umbría (16 de julio), y Doñana Norte (desde el 30 de julio). Fuera de Huelva figuraban cerradas igualmente La Alcaidesa (Cádiz) y Punta Chullera (Málaga) desde el 16 de julio por toxinas, y Punta Chullera y Torre de la Sal (desde el 29 de julio), Torre de la Sal-Guadalmansa (desde 29 de julio), así como Costacabana (Almería) desde el 14 de mayo por otras causas. La web permite ver desde qué fecha se da este cierre. Y como zonas abiertas, todas las demás.

Toxinas implicadas

La web ofrece también en la zona superior central un apartado sobre “informes” en el que se pueden realizar consultas de todo tipo: ver para cada una de las zonas de producción de moluscos la evolución en el tiempo los análisis del fitoplancton tóxico en agua (muy útill para los mariscadores) y ver la evolución de los análisis de fitoplancton tóxico de cada zona en la fecha de la consulta o en fechas anteriores. Sobre estas líneas mostramos los resultados a 30 de julio de las especie de bivalvo cerradas a la pesca de cualquier punto del Golfo de Cádiz y Huelva o del Mediterráneo, con el motivo de cierre y la fecha de notificación.

Control semanal

La consejería de la Junta realiza semanalmente el control de las biotoxinas en las 37 zonas de pesca que se puede ver en la web, de acuerdo con lo establecido en el Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establecen normas específicas para la organización de controles oficiales de los productos de origen animal destinados al consumo humano”.

Ese control se realiza en los moluscos y el control de fitoplancton tóxico en agua. En los moluscos, adicionalmente al control de biotoxinas (lipofílicas, paralizantes y amnésicas), se realiza análisis sobre la contaminación microbiológica (Escherichia colu y Salmonella spp.) y sobre la contaminación química (metales pesados, PAH’s Hhidrocarburos aromáticos policíclicosH, dioxinas, PCB’s –bifenilos policlorados– y radionucleidos). “Cuando se sospecha de una inminente contaminación de los moluscos bivalvos, se activa un protocolo de control intensivo que conlleva un aumento en la frecuencia de análisis tanto del agua como de los moluscos”.

¿Qué tipo de toxina aparece más y en qué época?. La consejería explica que “las toxinas aparecen de forma diferenciada en función de la zona litoral. En el Atlántico es más frecuente la contaminación por toxinas lipofílicas (la diarreica DSP es la más habitual), sobre todo en primavera y verano. En la zona mediterránea, aunque la contaminación por toxinas lipofílicas es también más frecuente, también se observan bastantes episodios de contaminación por toxinas paralizantes (PSP)”.

¿Qué zonas abarca este análisis y qué se analiza aparte de las toxinas? “El control de biotoxinas se realiza sobre las 37 zonas de producción de moluscos bivalvos y otros invertebrados marinos declaradas en Andalucía, abarcando zonas en mar abierto tanto en el litoral atlántico como mediterráneo, y zonas interiores, de marismas fundamentalmente, en el litoral atlántico de Huelva y Cádiz”.

Si hay intoxicación

Los efectos de las toxinas en la salud humana son competencia de la Consejería de Salud y Familias de la Junta. Así pues, cualquier intoxicación por consumo de moluscos bivalvos en un restaurante o establecimiento debe comunicarse a la administración de Salud y Familias, y es aconsejable dejar constancia en el centro salud y acudir a Consumo a denunciar al establecimiento.

A la pregunta de si el buzón del ciudadano de la Consejería de Pesca se puede usar para dejar una queja sobre un caso de contaminación alimentaria de bivalvos por toxina, la Junta asegura que este no es el lugar más adecuado para dejar una queja por este consumo. El buzón de este departamento sí podría utilizarse para cualquier sugerencia relacionada con la información relativa al control sanitario de la zonas de producción de moluscos bivalvos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios