Huelva

El acusado de construir en suelo no urbanizable dice que fue engañado

  • D.H.M. se enfrenta a dos años y tres meses de prisión por edificar una casa y una nave

El acusado al inicio del juicio celebrado ayer en el Juzgado de lo Penal 2 de Huelva. El acusado al inicio del juicio celebrado ayer en el Juzgado de lo Penal 2 de Huelva.

El acusado al inicio del juicio celebrado ayer en el Juzgado de lo Penal 2 de Huelva. / m.g.

El moguereño que se enfrenta a una pena de dos años y tres meses de prisión por un delito de construcción en suelo no urbanizable en el paraje Cabañas de Moguer, D.H.M., insinuó ayer durante la celebración del juicio en el Juzgado de lo Penal 2 de Huelva que se sintió engañado. "Manolito me vendió la finca y dijo que allí se podía construir; la casa ya estaba hecha y había más gente viviendo en las de al lado", dijo a su abogado en referencia al mediador que cerró el trato de compraventa con el dueño de la parcela en cuestión.

El encausado se negó a responder a las preguntas del fiscal, Alfredo Flores, que lo acusa de levantar una vivienda de 165 metros cuadrados y otra nave auxiliar de 135 metros en suelo rústico entre 2015 y 2017. "La construcción de la nave se hizo a propósito para alojar a temporeros de la fresa y los aperos y el tractor", explicó a su defensa.

La finca del acusado, además de encontrarse en suelo no urbanizable, pertenece a un área del municipio de Moguer en la que se ha producido una parcelación ilegal, con la segregación irregular de un solar de mil metros cuadrados. Este hecho y la compra de estas subparcelas mantienen abiertas más de diez causas en los tribunales onubenses y ya hay cuatro condenas, una de ellas ratificada por la Audiencia Provincial y tres que están pendientes de la resolución de los recursos interpuestos por las defensas.

En la vista oral intervino ayer el arquitecto municipal de Moguer, Antonio José Martínez, quien elaboró la pericial pertinente a petición del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. El experto remarcó que "la parcelación urbanística en suelo no urbanizable es nula de pleno derecho". Asimismo, constató que la finca del acusado estaba "vallada y tenía una nave y otra construcción con apariencia de vivienda, con un porchecito y tejado a dos aguas".

Como ya apuntaba el fiscal en su escrito de acusación, el arquitecto del Ayuntamiento de Moguer señaló que el promotor "no solicitó autorización ni licencia municipal para la construcción". Asimismo, recordó que el Consistorio está regularizando algunas viviendas construidas en suelo rústico "cuando el delito ha prescrito, a los seis años de la terminación de las obras, pero este no es el caso porque sólo hacía dos", puesto que el Seprona comprobó su ejecución el 27 de abril del año pasado, cuando todavía no se habían finalizado. "En el paraje Cabañas esas parcelas no serían legalizables ni para uso agrícola", sentenció.

En este caso el Ayuntamiento moguereño ha incoado Expediente de Restauración de la Legalidad Urbanística y ha decretado la total demolición, tasando su coste en 5.111 euros.

El juicio se suspendió ayer a petición del fiscal y de la defensa, que evidenciaron la necesidad de que comparecieran el instructor del Seprona de un lado y el mediador que vendió la parcela al acusado de otro. La vista continuará el próximo miércoles.

El Ministerio Público solicita, además de la pena de prisión, la imposición a D.H.M. de una multa de 4.200 euros, la inhabilitación para construir durante tres años, las costas y el derribo de lo edificado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios