Entrevista | Directora del Museo de Huelva Elena Aguilera: "Lo que tenemos expuesto es lo más importante de nuestro discurso"

  • Señala que “gran parte” de las colecciones visibles irán a parar al Arqueológico por su importancia

  • Demanda más personal y apunta que no tiene un restaurador en plantilla

La directora del Museo de Huelva, Elena Aguilera.

La directora del Museo de Huelva, Elena Aguilera. / Alberto Domínguez

Asume el cargo de directora del Museo de Huelva en enero, aunque la pandemia ha empeñado sus primeros meses de trabajo, sobre todo en cuanto a la programación. Elena Aguilera es una amante de la cultura, de la historia y del patrimonio. Ha estado una década al frente del Museo Minero de Riotinto. Y ahora tiene es la cara del espacio referente de la capital. Con un gran patrimonio oculto, gracias a la rica historia de Huelva, Aguilera, habla del futuro Museo Arqueológico, que servirá para enriquecer el conocimiento de onubenses y visitantes. Mientras tanto, la plantilla que la rodea trabaja sin descanso en el inventario, documentación e investigación de las piezas que la sociedad no ha podido contemplar todavía.

–Llegó en enero. Paró el Museo por el virus. Y el 1 de julio se reabrieron las puertas, ¿qué ha hecho el Museo en todo este tiempo?

–El Museo ya estaba cerrado al público antes del coronavirus por la obra que teníamos. Aun así hemos estado teletrabajando en todo momento. Y en este tiempo hemos tenido trabajadores esenciales en el Museo para los servicios de mantenimiento, limpieza y vigilancia. Con lo cual las colecciones y el edificio han estado en todo momento custodiados. Aparte, la obra de emergencia de las instalaciones eléctricas ha seguido también. Por otro lado hemos seguido con el inventario de nuestras colecciones, donde trabajamos día a día. Es un trabajo que no se ve pero es el alma del Museo: el registro de las colecciones, saber lo que tienes para poder exponerlas al público. En otra vertiente, hemos tenido que poner al día –tras estar el Museo un año sin dirección– las redes sociales, que todavía estamos en ello. Tampoco se ha parado la actividad administrativa.

–¿La pandemia ha trastocado sus planes a corto plazo?

–Claro. Ha trastocado todo. Cada orden que se daba desde el Gobierno y la Junta lo teníamos que aplicar. Con gente que teníamos trabajando aquí y fuera, implantar el teletrabajo... . Después, los museos andaluces tenemos una programación, que coincide con el principio del año, donde existe una línea común. Pero, evidentemente, no la hemos podido llevar a cabo. Las exposiciones que teníamos y las programadas se fueron al traste. Ahora mismo la programación tampoco la podemos retomar porque tenemos los aforos y espacios reducidos, porque prima la sanidad. Luego, con una cierta normalidad hubieran venido los colegios y otro tipo de usuarios.

–El Museo ha abierto a medias. Exposiciones temporales cerradas y también el espacio de ídolos prehistóricos. ¿No se podrían poner estos últimos en los espacios reservados para las exposiciones temporales?

–Claro, nos da mucha pena que en el espacio de los ídolos milenarios por motivos de seguridad sólo podría entrar una persona individual. Y hemos tenido que cerrar esa parte momentáneamente. Queremos ver la evolución del aforo público y del momento sanitario en el que nos encontramos. Si no podemos volver en un breve espacio de tiempo a una normalidad para esa sala, claro que nos tendríamos que plantear la forma expositiva en otro espacio.

–Lo que hay nuevo es la renovación eléctrica. En la reapertura se anunciaron obras de mejoras futuras, ¿en qué consisten?

–El Museo tiene muchas funciones y trabajos diferentes. Muchos no son visibles de cara al público pero sí los resultados. La conservación de las colecciones también depende de la conservación de los edificios que las contienen. Este edificio es Bien de Interés Cultural (BIC) y también fue declarado Monumento Nacional. El cuidado del edificio tenemos que intentar mejorarlo en todo lo posible. Ahora queremos trabajar en la fachada. Una obra de mantenimiento, que el edificio tenga una vida más larga.

–Sólo tenemos este espacio museístico en la capital. ¿La exposición cultural en Huelva es uno de los mayores déficits que tenemos?

–No me gusta sopesar si es mayor o menor. Es una realidad que la cultura depende de los recursos económicos. Pero no me gusta comparar. España tiene muchas necesidades y al ámbito cultural le vendría bien un impulso si nos comparamos con otros países. A Huelva no quiero compararla con otras capitales que no voy a nombrar, que no tienen ni siquiera los recursos que se están empleando en Huelva. Lo que es verdad que todo lo que hagamos por la cultura es poco. En la sociedad hay una inquietud cultural que hay que seguir fomentando y esa sociedad es la que demanda esa cultura.

–¿Piensa que la cultura va a estar a la cola en la recuperación económica del coronavirus?

–Es verdad que ya no solo en esta situación que estamos viviendo sino en otras etapas históricas la sanidad iría por delante. Pero por supuesto que los trabajadores de patrimonio vamos a trabajar para que todo siga adelante, para que se logre lo máximo posible y buscar recursos, si se puede.

–¿Cuánto patrimonio oculto (que no está expuesto) tenemos en Huelva?

–Hablar de números es relativo. El gran porcentaje de la colección del Museo es la arqueología. Hasta un 90% de la colección son depósitos arqueológicos que se hacen en el museo, frente a un 9% de Bellas Artes y un 1% de bienes etnográficos. Los museos provinciales somos los depositarios de todos los bienes arqueológicos que se excavan e investigan. Es decir, se nos está alimentando constantemente de bienes arqueológicos. A nivel numérico hay muchísimo de ese material que la gente no conoce pero gran parte son a lo mejor fragmentos de cerámica o vidrio, que son interesantísimos para la investigación y que a través de ellos conocemos la historia de la provincia. Y por otro lado, hay objetos museables, por eso nuestra labor de inventario, documentación...que una vez hecha se transporta a la sala expositiva. Es verdad que el público podría conocer otros objetos, para ello nuestra intención es ir haciendo exposiciones temporales. El problema del Museo de Huelva es que no tenemos el espacio suficiente.

Elena Aguilera, durante la entrevista. Elena Aguilera, durante la entrevista.

Elena Aguilera, durante la entrevista. / Alberto Domínguez

–¿Ya están trabajando de cara al Museo Arqueológico?, ¿Parte de las piezas de inventario y documentación van a estar en un futuro?

–Claro. Aunque un Museo no sólo es la exposición pública sino también el contenedor (que es el edificio) como las colecciones que alberga, las investigaciones, la conservación de esas piezas. Por eso la labor de documentación (que es la historia de la pieza) no para ni ha parado estos meses atrás. Es importantísima. Es constante en el Museo. Estamos trabajando para este Museo, para el que venga, como si me dice para el de dentro de 200 años. Esa documentación es básica.

–¿No le da pena que los plazos burocráticos vayan a retrasar el Arqueológico?

–Evidentemente a todo el mundo nos gustaría que estuviera ya. Pero prefiero ser realista y dar los pasitos que tengamos que dar y que se hagan bien porque el Museo tiene muchos trabajos y funciones que cumplir que no se ven sólo con la exposición que se visita.

–¿Hay previsiones de colecciones que vayan a ir al Arqueológico?

–Gran parte de las colecciones que están expuestas van a ir a esa remodelación del Museo, que en este caso es nuevo, pero es una remodelación de lo existente. Lo que tenemos expuesto es lo más importante de nuestro discurso. Otra cosa es cómo las cuentas y recreas museográficamente.

–¿Cuál es la asistencia anual al Museo de Huelva?

–Es verdad que últimamente llega más público de turistas. También a través del impulso de los propios ferris que estaban llegando a la ciudad. La mayor parte es provincial (el 80% aproximadamente). Las exposiciones temporales estaban enfocadas más a un público local, donde también hay que meter a los colegios. La media anual total, más o menos, está en 25.000-28.000. El pico más alto ha estado en 35.000. Entre todos los objetivos de todos los museos es acceder al mayor público posible en número, pero es verdad que hace muchos años los museos se plantean también la calidad de la visitas. Por eso las actividades que se hacen están encaminadas a unos objetivos y a captar ciertos públicos.

–¿Qué le diría a una persona que pasa por delante del Museo y no entra?

–Soy la primera que los invito a entrar. Los que trabajamos en patrimonio somos profesionales totalmente apasionados. Hay que transmitir la ilusión del conocimiento de la cultura. Si esa persona es de Huelva habría que decirle que le vamos a mostrar cómo han vivido sus antepasados.

–¿Hay alguna pieza actualmente en restauración?

–En el Museo no tenemos restaurador propio en plantilla.

–¿Es uno de los déficits?

–Bueno todo es mejorable (ríe). Lo que ha hecho el Museo en este tiempo con algunas de las piezas para restaurar es plantear un proyecto y pedir un incremento económico. Esa ha sido la dinámica. Antes de la pandemia, lo último que se ha restaurado es un cuadro de la exposición de Bellas Artes, que ya está en sala. Pero ahora mismo como nuestra programación ha sido trastocada tenemos que retomar el tema de muchas vías, no sólo de esta. Ir viendo necesidades, que tenemos diarias.

–¿Hay piezas del Museo fuera de la provincia de Huelva ahora mismo?

–En exposiciones temporales. Y algunas se han quedado sin ver por la pandemia. Por ejemplo, el ídolo del Conquero está en una exposición que se llama Miradas Milenarias, que ha estado expuesta en el Museo de Alicante, que después irá al Museo Arqueológico Regional que está en Alcalá de Henares. También tenemos en el Arqueológico Nacional la campana de bronce mozárabe de Aljaraque en una exposición que se llama El arte de los metales. También nos cogió una exposición del Prado, de un cuadro que está en una exposición que se llama Las invitadas.

–¿Cuáles son sus reivindicaciones y demandas como directora del Museo?

–Como hay un volumen de trabajo muy grande, por supuesto personal, que lo pediría cualquier director de cualquier museo. Todo lo que venga es poco. Cuanto más medios y recursos económicos más exposiciones se podrían montar. Las infraestructuras también podrían mejorar con recursos económicos. Es una realidad de cualquier museo pero lo que me gustaría es que nos conozca el público de Huelva y todo lo que podamos implementar para que el público conozca su historia y nos demande ese acercamiento de patrimonio, nosotros poder contribuir en la medida de los posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios