Huelva

Enseñar en tiempos de pandemia

  • Las normas de prevención merman las actividades en grupo, ponen en peligro las prácticas y obligan a un uso de medios telemáticos a los que no todos los alumnos tienen acceso

Alumnos de Bachillerato antes de realizar la PEvAU. Alumnos de Bachillerato antes de realizar la PEvAU.

Alumnos de Bachillerato antes de realizar la PEvAU. / Alberto Domínguez (Huelva)

Ya hace casi un año que todo se volvió del revés a causa de la pandemia de coronavirus. En los centros educativos adaptan sus programas a una nueva realidad en la que la distancia de seguridad obliga a suprimir actividades mientras capean las dificultades técnicas a causa de la enseñanza telemática.

Educación Infantil

Rosa Márquez enseña a niños de la segunda etapa de Educación Infantil del CEIP García Lorca, donde “la dinámica del aula es la misma”, explica, porque la docencia de los contenidos propios del currículum de Infantil y de los proyectos con los que trabajan no se ha visto afectada. Sin embargo, han tenido que suprimir las actividades que entrañen la entrada de personas del exterior.

Educación Infantil. Educación Infantil.

Educación Infantil. / H. I.

En anteriores cursos, “la participación de la familia era muy alta”, con ellos realizaban talleres y también con expertos en alguna materia que acudían al aula a enseñar a estos pequeños de 3 a 6 años. Ocurre lo mismo con la biblioteca de clase con préstamo, “que se ha tenido que cortar”. Rosa califica de “sorprendente” la adaptación de sus alumnos a la mascarilla y a los cinco lavados de manos diarios.

Este curso, los pequeños que terminan la etapa no podrán participar en el tránsito a Primaria que solían organizar. Alumnos de 5º apadrinaban a los del último de curso de Infantil y realizaban actividades conjuntas para que al año siguiente, los primeros ya en 6º y los segundos en 1º ya se conocieran y así favorecer su adaptación.

Primaria

En el CEIP José Oliva da clases Repo Santos en los cursos 5º y 6º de Primaria, puente hacia la ESO en los que se incide en las técnicas de estudio y “preparar al alumno para que tenga éxito” en Secundaria. El confinamiento “pasó mucha factura” y tuvieron un comienzo “más ralentizado”, los estudiantes no tenían asumidas esas estrategias de trabajo. Unas circunstancias que se vieron agravadas por “la brecha social, no tanto digital”.

En el CEIP José Oliva trabajan con una metodología muy activa que la pandemia ha mermado. Por ejemplo, han tenido que renunciar a los talleres interclases para que todos los alumnos del mismo curso se conocieran antes de su paso a su centro de referencia, el Pablo Neruda. Tampoco han sido posibles las salidas, antes muy frecuentes, y la visita de agentes externos como madres que hacían animación a la lectura o de deportistas de la ciudad. “Lo poco que se puede hacer se hace”, la actividad se adapta, “pero es como un sucedáneo”.

Educación Primaria. Educación Primaria.

Educación Primaria. / H. I.

Repo señala el aumento de las faltas de asistencia como el principal inconveniente a la hora de enseñar los contenidos. Son justificadas, por síntomas que antes eran leves y ahora encienden las alarmas de la prevención. “El baile de niños es constante”, afirma, por lo que “la labor de lograr los objetivos se dificulta”. En el caso de los alumnos confinados, también les atiende en lo que supone un trabajo añadido. A su centro le corresponde un profesor de apoyo que, en su caso, es una hora a la semana, cuatro al mes. Su ratio es de 25 alumnos y considera que “si se hubiera desdoblado el grupo se atendería de manera más individualizada”.

Repo afirma que “trabajar la afectividad es una parte que ayuda mucho a la motivación para encarar el aprendizaje”, sin embargo “en la educación emocional se ha perdido mucho”. A pesar de todo, esta profesional no olvida “la parte buena” y asegura que tras el confinamiento del año pasado, los alumnos “valoran mucho más la asistencia al cole. En marzo se fueron muy alegres y a los quince días no veían la hora de volver”.

ESO y Bachillerato

El curso se saca adelante “gracias al gran esfuerzo de los docentes, de los alumnos y de las familias y a pesar de la Administración”, resume Susana Pedraza, profesora del IES Pablo Neruda. Las clases se desarrollan bajo tres modalidades, la totalmente presencial para 1º y 2º de ESO, semipresencial en los dos cursos posteriores de Secundaria, y en Bachillerato los alumnos se dividen dos grupos: los que están en clase y los que siguen por streaming las lecciones desde sus casas, de manera sincrónica. El día a día de los docentes de esta etapa superior, antesala de la universidad, supone invertir “los primeros cinco o diez minutos en pasar lista y comprobar que todo está en orden”.

Esta profesora de Lengua y Literatura advierte sobre las dificultades que deben afrontar alumnos vulnerables por la brecha digital y por la falta de un espacio propio. No obstante, destaca que los jóvenes “tienen mucha conciencia de su responsabilidad” a pesar de vivir una situación anormal para su edad, “con necesidad de relacionarse y socializar; muchos adolescentes no están saliendo”. En los dos últimos cursos de la ESO la enseñanza no es sincrónica, por lo que los alumnos, que van al centro en semanas alternas, cuando están en casa trabajan en otras actividades. En definitiva, “objetivamente no hay tiempo para poder impartir todo el temario”. Esta profesora defiende que “los niños deben estar en la escuela con sus docentes” porque la semipresencialidad “no es lo mismo, es un parche”.

El IES Pablo Neruda trata de adaptar al contexto actual actividades que realizaban otros años, por ejemplo las Jornadas Audiovisuales, que van por su quinta edición y la actual ha tenido que ser telemática. Pero las actividades están limitadas por el aforo “y ya no llegan a tantos alumnos”.

Formación Profesional

Eva Gómez es profesora de los ciclos superiores de Formación Profesional de Integración Social y Educación Infantil en el IES La Orden. Es una formación “normalmente con mucho contacto con empresas y asociaciones del entorno” y antes realizaban visitas que ahora no son posibles. Han adoptado un sistema semipresencial en el que las clases se han dividido en dos de manera que van rotando. En clase reciben los temas y en casa los trabajan con actividades de profundización. Ahora, los trabajos en grupo los hacen vía on line, pero “no enriquecen tanto”, explica Eva.

Formación Profesional Formación Profesional

Formación Profesional / H. I.

Estos ciclos forman a futuros técnicos que trabajarán con grupos que son vulnerables, por lo que el tema de las prácticas “es complejo” y están viendo reducido el número de centros que admiten a alumnado en prácticas. Esto les genera “incertidumbre”, ya que las prácticas son un aspecto fundamental de sus estudios. La situación “está siendo un poco locura”, señala esta profesora, con jornadas en las que “no hay horario” porque en cualquier momento se le requiere para atender dudas que le envían a través del correo “y lo mismo puedo estar contestando mientras hago la comida”.

Educación de Adultos

Al Centro de Educación de Personas Adultas Beturia de Cartaya asisten aproximadamente trescientos alumnos. El acceso a la universidad, la ESO, los planes básicos de inglés y la enseñanza de español a extranjeros son sus cuatro líneas fundamentales. “Son centros de segunda oportunidad”, explica Charo Beltrán, una de sus docentes. Los alumnos de acceso a la universidad y los que preparan la ESO tienen todos los contenidos colgados en una plataforma digital. Los primeros desean “mejorar en su trabajo y para ello necesitan el Bachillerato o equivalente y otros quieren continuar estudiando”, explica Charo.

En abril se examinan y “se mantiene prácticamente todo el temario”. Con los alumnos de ESO dedicaron los primeros días a familiarizarse con el sistema. En el centro Beturia les preparan y se examinan en el IES La Arboleda de Lepe. Ambos se coordinan para la preparación del temario, en revisión para priorizar los temas. Este curso, además, tras pasar todo el aula por una cuarenta, al volver adoptaron un modelo semipresencial . “Desde el minuto uno tenemos un plan B preparado y usado”.

Centro de adultos. Centro de adultos.

Centro de adultos. / H. I.

Las enseñanzas básicas de inglés “están este año más castigadas”. Muchos alumnos acuden porque les beneficia para su trabajo tener unos conocimientos de inglés, sin embargo no pueden conciliar ante el riesgo que supone dejar a los abuelos al cuidado de los hijos. El centro cuenta con “una oferta potente de español para extranjeros”, muy demandada, llevan “dos meses con el cartel de plazas agotadas colgado”. Es cien por cien presencial, así que están muy pendientes de la normas higiénico-sanitarias. “Tienen otra motivación”, explica Charo. Necesitan, por ejemplo, “demostrar un arraigo” que pasa por el manejo del idioma. Para Charo, esta enseñanza “es gratificante, ves que aunque tengan el tema del certificado, quieren mejorar”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios