Huelva

El Ayuntamiento da vía libre al proyecto de Fertinagro en el Polo

  • Urbanismo informa a favor de la actividad industrial, condicionando la recuperación de esos suelos al vencimiento de la concesión · PP y PSOE coinciden: urge crear empleo y no hay que 'espantar' inversiones.

Comentarios 26

La sombra de la central térmica es alargada, y más en la penumbra de la crisis. El primer Pleno del curso político remarca el posicionamiento de PP y PSOE sobre el futuro de la Avenida Francisco Montenegro, coincidiendo en un punto terminante: urge crear empleo en la ciudad, con lo que no se inhibirá a las empresas dispuestas a invertir. Ésa es ahora la prioridad, sin menoscabo de las garantías medioambientales y las perspectivas de reconquista del territorio a largo plazo.

La coyuntura socioeconómica es una de las razones en las que se apoya el Ayuntamiento para mover ficha a favor del proyecto de Fertinagro Sur, entidad del Grupo Térvalis que entre marzo y abril comenzaría a producir fertilizantes en las instalaciones que la extinta Nilefos tenía en la avenida industrial de Huelva.

La empresa ha acordado con la Junta de Andalucía iniciar el proceso de formación para la recualificación de la plantilla de la antigua factoría, formada por 53 trabajadores. La actuación contará igualmente con las bendiciones de la Gerencia Municipal de Urbanismo, según transcendió ayer en el debate del Consistorio, donde los grupos ecologistas (IU y MRH) volvían a reclamar los acuerdos de la Mesa por la Descontaminación de 1991, incorporados al PGOU vigente. La patata caliente la puso ayer sobre el tapete el portavoz de la Mesa de la Ría, José Pablo Vázquez, con una moción que apelaba a las directrices consensuadas hace 20 años para recuperar paulatinamente la Avenida Francisco Montenegro, sustituyendo las actividades industriales contaminantes por usos ciudadanos.

Los izquierdistas no podían sino respaldar un emplazamiento que el grupo de Pedro Jiménez -como hiciera también su antecesor Manuel Rodríguez- ha llevado al Pleno en infinidad de ocasiones en los últimos años, en paralelo a movilizaciones y a la denuncia del Pacto por la Industria de Huelva con el que en 2004, empresarios, sindicatos y Ayuntamiento quisieron sofocar la incertidumbre jurídica que generó el conflicto de Endesa. Después la crisis inició una partida de dominó en el Polo Químico, reabriendo el debate desde un nuevo horizonte.

En estas coordenadas irrumpió la respuesta de Francisco Moro, teniente de alcalde de Desarrollo Urbano, tumbando la moción: "Vamos a votar en contra -anunció- porque este Ayuntamiento está siendo coherente en todo momento con los acuerdos del 91. Los estamos cumpliendo, siempre lo hemos hecho y hemos actuado con responsabilidad, pero los tribunales nos quitaron la razón cuando denegamos la licencia a Endesa, con lo que a la hora de hacer el informe sobre el proyecto de Fertinagro, hemos tenido que tener en cuenta ese precedente. No podemos olvidar las decisiones judiciales que ya se han tomado, aparte de que esta actuación sería beneficiosa para la creación de empleo en la ciudad, y la recolocación de los trabajadores de Nilefos. Ya hemos terminado el expediente de Urbanismo -precisó Moro-, y vemos que los usos son compatibles, aunque añadiendo algunas consideraciones y prescripciones que aportamos a la empresa en el informe".

Los mandatarios del PP defienden que esta determinación no conculca el espíritu recogido en el PGOU porque "la concesión administrativa de Nilefos para esos terrenos todavía no ha agotado su vigencia" y, además, "el Puerto le ha dado otra concesión a Fertinagro". En este sentido, los técnicos que han informado el proyecto señalan que el escenario de recuperación de esos suelos se despejará cuando caduquen estas concesiones. En principio, se apunta a un plazo de 25 años.

Con estos mimbres, IU sacó a relucir la paradoja de que todos los sectores y partidos coincidan en que la Ría de Huelva debe protagonizar, por su gran potencial, el nuevo plan estratégico de turismo y, sin embargo, el paisaje siga hipotecándose. "Cuando se llega a un punto como este -recalcó Pedro Jiménez- algunos tienen miedo a la presión y a la demagogia, pero ya es hora de que PP y PSOE cojan el toro por los cuernos".

Dio la réplica el viceportavoz socialista Alejandro Márquez, dejando muy clara la postura de su partido: "No vamos a echar para atrás inversiones que lleguen a la ciudad. Hay que ser responsables -subrayó-. No tenemos ningún miedo a coger el toro por los cuernos. De hecho, es lo que estamos haciendo en estos tiempos de dificultades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios