HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Huelva

Almonte celebra la procesión de la Virgen del Rocío de Reina con una "fiesta contenida"

  • Los almonteños engalanan balcones y fachadas en el que debía ser uno de los días grandes de su Patrona e inicio de la cuenta atrás de su regreso a El Rocío

Imagen de la Virgen del Rocío a tamaño real en la puerta de su templo, cerrado el domingo por la pandemia. Imagen de la Virgen del Rocío a tamaño real en la puerta de su templo, cerrado el domingo por la pandemia.

Imagen de la Virgen del Rocío a tamaño real en la puerta de su templo, cerrado el domingo por la pandemia. / Josué Correa (Almonte)

La Virgen del Rocío debía haber recorrido ayer, con sus galas de Reina, las calles de Almonte. Los almonteños la debían llevar a hombros en una procesión que, en palabras del presidente de la Hermandad Matriz, Santiago Padilla, “tiene un sabor agridulce porque se espera siete años”. Pero no pudo ser.

El desfile se convierte en “el momento en el que la Virgen bendice las calles, las familias se juntan con los amigos, es todo un ritual de alegría pero, al mismo tiempo, de pena porque significa que la partida está ya en la cuenta atrás, que estaría a una semana de distancia”. De hecho, el domingo que viene se hubiera producido el Traslado a El Rocío de la Patrona y apenas quedarían por tachar unos números en el calendario para la romería de Pentecostés.

Pero la pandemia del coronavirus ha detenido el tiempo en Almonte. Que la Blanca Paloma no se deslizara ayer por el centro de su pueblo recibiendo vítores bajo una lluvia de pétalos y salvas de escopeta no restó intensidad y emoción a la jornada. “Van por dentro y están a flor de piel”, confesaba Padilla a este diario.

Decoración rociera en uno de los balcones de Almonte. Decoración rociera en uno de los balcones de Almonte.

Decoración rociera en uno de los balcones de Almonte. / Josué Correa (Almonte)

El propio Ayuntamiento de la localidad expresaba en las redes sociales que “es el 17 de mayo que menos imaginábamos. Un cúmulo de nervios, nostalgia, consuelo, y otros tantos sentimientos se mezclan en nuestro interior. Pero no debemos estar tristes. La esperanza que emana de su luz compensará lo que hoy nos falta: la procesión de la Virgen del Rocío, Patrona de Almonte”.

Para celebrar la “fiesta contenida” del domingo de procesión, la Matriz decoró la parroquia de Almonte de un modo “insólito”: la fachada amaneció con una reproducción de Nuestra Señora del Rocío a tamaño real en la puerta de la iglesia, que atrajo hasta el templo a numerosos fieles, respetuosos con la distancia social pero que no perdieron la oportunidad de estar lo más cerca posible de su Madre.

A las 12:00 repicaron las campanas de un templo que abre a diario pero que cierra sus puertas cada fin de semana para evitar aglomeraciones.

La catedral efímera de la plaza se recortaba sobre el cielo plomizo. Pero las fachadas y los balcones rebosaban de color. Los vecinos decoraron sus casas para exteriorizar el significado de un día histórico, que “esperamos siete años y que las circunstancias nos obligan a vivirlo de otra manera”, apunta el presidente de la hermandad.

Visitantes ante las puertas de la parroquia de la Asunción de Almonte. Visitantes ante las puertas de la parroquia de la Asunción de Almonte.

Visitantes ante las puertas de la parroquia de la Asunción de Almonte. / Josué Correa (Almonte)

Las colgaduras elaboradas para este especial Rocío de Luz, las guirnaldas blancas de flores de papel y las macetas se conjugaron en la balconada con mantoncillos, trajes de gitana, y hasta guitarras, sillas de enea, panderos y tamboriles.

Y los exornos no se limitaron a las viviendas del recorrido procesional que no pudo ser, sino que se engalanaron muchas otras en este Rocío de Luz tan especial en el que tampoco faltó el recuerdo para Miguel Ángel y María Domínguez, asesinados el 27 de abril de 2013 en su casa de la avenida de los Reyes, un crimen atroz del que también se acaban de cumplir siete años.

“La Virgen es la luz para los rocieros en esta oscuridad que estamos atravesando”, remarca Santiago Padilla. Ni un año lleva con las riendas de la presidencia de la Hermandad Matriz. “Este es un escenario que no hubiéramos imaginado jamás y que no deseo a nadie, porque es difícil: estamos escribiendo una historia que no estaba escrita. Todo lo que estamos haciendo es absolutamente nuevo, no tenemos referencias”.

El esfuerzo es doble, porque “la  economía de la hermandad también está sufriendo y porque para un montaje como el que se ha hecho en la parroquia de Almonte tampoco puedes contar con 15 ó 20 personas, sino que tiene que ser un número reducido que guarden las medidas de seguridad en lo posible”, como con el resto de actividades planificadas y adaptadas a la emergencia sanitaria.

Padilla muestra, no obstante, su satisfacción “al comprobar cómo el pueblo de Almonte, los rocieros, están entendiendo todas estas medidas indeseadas”, que no tienen otro fin que proteger la salud de las personas.

La cara positiva de la coyuntura es que la Patrona se queda hasta el año que viene” en Almonte. “Que esté la Virgen con nosotros siempre es un motivo de esperanza y de tranquilidad, de consuelo”. Padilla lanza el mensaje de que “todos los rocieros debemos estar más unidos que nunca con nuestras hermandades”.

Función principal de la Hermandad del Rocío de Huelva. Función principal de la Hermandad del Rocío de Huelva.

Función principal de la Hermandad del Rocío de Huelva. / Josué Correa (Huelva)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios