Pasarela

Isabel II y Felipe de Edimburgo: 73 años de unión inquebrantable

  • La reina británica y su esposo difunden una foto oficial por su aniversario de bodas en la que admiran la felicitación de sus bisnietos Jorge, Carlota y Luis, hijos de los duques de Cambridge

La reina Isabel sonríe tras un comentario de su esposo, el duque de Edimburgo. La reina Isabel sonríe tras un comentario de su esposo, el duque de Edimburgo.

La reina Isabel sonríe tras un comentario de su esposo, el duque de Edimburgo. / Efe

La de Isabel II de Inglaterra y Felipe de Edimburgo es una de esas historias de amor sin parangón. El longevo matrimonio, de 94 y 99 años respectivamente, cumple este viernes 73 años de casados. A todas luces se trata de una cifra a la que solo unos pocos elegidos tienen el honor de llegar. Corría el 20 de noviembre de 1947 -en plena posguerra- cuando ambos se convertían en matrimonio en la imponente Abadía de Westminster. Ella sólo tenía 21 años e iba a dar el paso más importante de su vida. Más de siete décadas después siguen demostrando que no hay fractura que debilite su unión.

Una de las fotos oficiales de Isabel II y Felipe de Edimburgo en su boda, hace 73 años. Una de las fotos oficiales de Isabel II y Felipe de Edimburgo en su boda, hace 73 años.

Una de las fotos oficiales de Isabel II y Felipe de Edimburgo en su boda, hace 73 años.

La soberana inglesa y el duque pasan esta celebración de bodas dentro de las paredes del castillo de Windsor, donde tenían previsto dar un paseo por los jardines y después cenar juntos. Nada de grandes celebraciones. La situación de la pandemia en el Reino Unido no ayuda. De hecho, ambos están prácticamente confinados en su fortaleza desde el pasado mes de marzo y sólo han salido para pasar unos días en su residencia de Sandringham.

Lo que sí han tenido es el clásico posado que realizan con motivo de fechas importantes. Isabel II y su esposo han difundido unas bonitas imágenes que hacen gala de la clásica e inigualable elegancia inglesa. Sentados en un sofá gris con grandes ventanales detrás de la Oak Room de Windsor, ambos miran la felicitación de aniversario de boda que le han enviado sus bisnietos, los hijos de los duques de Cambridge. En la tarjeta se apreciaba un número 73 con círculos de colores coloreados por Carlota, Luis y Jorge. A juzgar por la precisión al rellenarlos, se aprecia que los pequeños se han esforzado mucho.

Del posado de la reina Isabel y Felipe de Edimburgo se pueden extraer muchos detalles. El primero tiene que ver con el look de la monarca. Vestida con un diseño crepé azul de Stewart Parin, los complementos fijan la atención. La monarca lleva el broche del crisantemo de zafiro de platinos y diamantes, una joya que va camino de ser centenaria y que entró a su colección en 1946, un año antes de casarse. Una vez contraído matrimonio se lo volvió a poner para el posado que difundió la casa real británica con motivo de su luna de miel por Reino Unido. Ahí, Isabel II volvió a lucir el crisantemo. Este viernes, 73 años después, hay costumbres que jamás se romperán, como si fuera el té de las cinco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios