Carlos Barón Rivero, Presidente de la Fundación Prodean

"La solidaridad en una faceta característica de Andalucía"

Carlos Barón Rivero. Carlos Barón Rivero.

Carlos Barón Rivero. / José ángel García

-¿La Gran Recesión sirvió de excusa para ser menos solidario pese a que puso a muchas personas en una situación límite ?

-Yo no sé si fue así, creo que no. Lo que sí es verdad es que provocó que hubiesen menos medios. Nosotros tenemos proyectos que dependen mucho de la colaboración de las administraciones y de algunas empresas. Con la recesión todo vino a menos y se redujeron los fondos y las ayudas. Y sin embargo las necesidades eran mayores. Por eso pudo parecer efectivamente que había menos solidaridad. Pero creo que es más correcto decir que hubo más necesidades y menos medios.

"Todavía hay andaluces, sobre todo mayores, que no saben leer ni escribir, y nos pusimos a ayudar en eso"

-Entonces se dieron dos variables a la vez que dificultaban su labor, ¿no?

-Sí, ambas iban en contra de lo que había que hacer. Era llamativo que había una creciente necesidad y no llegabas a cubrirlas. Como entidad nos dolía mucho. Nos ha costado también pasar nuestro Rubicón. Ahora la situación es un poquito mejor en los dos sentidos.

-Prodean es una ONG netamente andaluza. ¿El andaluz es más solidario?

-Es muy solidario. Colaboramos con otros países en África y Sudamérica y ves que la solidaridad es universal. Pero en Andalucía hay mucha gente solidaria. Gente que te llama la atención, jóvenes que quieren ayudar a los que más lo necesitan. Es verdad que quizás sea una faceta característica de nuestra tierra.

-¿Influye que hubiese subdesarrollo hasta hace pocos decenios? ¿Qué factor ve para que sea así?

-No lo puedo explicar con precisión. Pero quizás que hayamos tenido muchas necesidades más que en otros sitios. Y tenemos una forma de vida que nos lleva a colaborar y a ayudar al que tienes cerca.

-Desarrollan su labor hasta en 15 países, pero la mayor parte sigue haciéndose en Andalucía, ¿queda mucho por hacer?

-Hay mucho que hacer. En cuanto sales un poco a la periferia, como dice el papa Francisco, te das cuenta que las necesidades son enormes y están muy cercas. Aunque sea verdad que hay países que estén peor en conjunto, aquí hay barrios en la propia Sevilla y otras ciudades de Andalucía en las que hay carencias de todo tipo y se ven dramas familiares y sociales de gran envergadura. Y con nuestra labor intentamos aliviar un poquito esas grandes carencias.

-Me sorprende que en el centro social que tienen en Sevilla han tenido que poner en marcha un programa de alfabetización, ¿aún hay personas que no saben leer o escribir en Andalucía?

-Efectivamente todavía las hay. En este centro [donde se hace la entrevista] tenemos un programa para mayores por las mañanas y otro de apoyo escolar por las tardes para menores. Y en el programa para mayores nos dimos cuenta de que había personas que no saben leer ni escribir. Y nos pusimos también a ayudarles en eso.

-¿Pero son carencias que con el gran salto que supuso la democracia y la autonomía parecían superadas?

-Sí, se da en personas que vivieron su infancia antes de esa época. Ahora casi no se dan porque el casi el cien por cien de los menores están escolarizados. Pero personas mayores que han vivido siempre en ámbitos con pocos medios se da.

-Hay organizaciones que alertan de que se agranda la brecha de la desigualdad, ¿lo notan?

-Es que sólo nos dedicamos a atender a la parte de abajo nada más.

-¿No tiene con qué comparar?

-Efectivamente.

-¿Pero esa base ha ensanchado?

-Sí. Claramente se ensanchó en estos años de crisis.

-¿Dónde están las mayores necesidades?

-En formación. Sobre todo tenemos programas de formación básica, como de higiene con etnia gitana, y de necesidades en menores que los padres no pueden asumir por falta de formación, que afloran porque hay carencias familiares y del entorno en el que viven.

-¿Es común en todos los puntos que están Andalucía?

-Es bastante común en todas las provincias.

-¿Cuántos voluntarios colaboran con Prodean?

-Actualmente tendremos unos 450 activos.

-¿Pero faltan manos?

-Faltan manos, sí. Y necesitaríamos que hubiese más para una atención más personalizada.

-Inciden mucho en la transparencia, ¿por qué?

-Es muy importante que se sepa a dónde van los fondos. Máxime cuando ha habido problemas en organizaciones más grandes. Nos basamos en la confianza.

-¿Cómo se financian?

-Básicamente con ayudas de administraciones de concurrencia pública, donaciones de empresas y cuotas. También organizamos eventos, como mercadillos o la Fiesta Deportiva Solidaria que tenemos el próximo día 17, para recaudar fondos adicionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios