Paz padilla | Humorista, presentadora y actriz "Me gusta ser humorista porque quiero hacer felices a las personas"

"Me gusta ser humorista porque quiero hacer felices a las personas" "Me gusta ser humorista porque quiero hacer felices a las personas"

"Me gusta ser humorista porque quiero hacer felices a las personas"

Comentarios 3

Poseedora de una gracia y una simpatía innatas, Paz Padilla Díaz (1969), empezó arrancando una sonrisa a los enfermos a los que cuidaba cuando trabajaba de auxiliar de clínica en un hospital de su Cádiz natal, y terminó haciendo de ello su profesión. Con el paso del tiempo, no sólo ha triunfado de humorista, sino también como actriz y presentadora. En 2009, su fama aumentó tras dar el salto a Sálvame diario, donde es presentadora. Actualmente se deja ver en la serie La que se avecina y en el programa Got Talent, como jurado. Ahora, Paz, llega a Sevilla protagonizando Desatadas.

-Llega a Sevilla para protagonizar Desatadas en Box Cartuja. ¿Qué es lo que la gente va a encontrar en la obra?

-Van a tener una hora y media de diversión. Se van a reír mucho y van a salir de allí con una sonrisa de oreja a oreja. Vienen personas de todas las generaciones. Creo que el mundo está lleno de gente que quiere reír.

"No quiero trabajar en 'Sálvame' mucho más tiempo. Ya llevo diez años en el programa"

-¿Qué significa el humor para usted?

-Todo. He descubierto después de tantos años que lo que verdaderamente me gusta es ver a la gente reír conmigo. Me gusta hacer felices a las personas cuando están conmigo. Antes creía que era yo la que me divertía, pero estaba equivocada. Me gusta ser humorista porque quiero que se lo pasen bien conmigo. La felicidad consiste en hacer realmente lo que te gusta, y yo soy feliz por eso. Me gusta lo que hago.

-¿Cómo fue su infancia?

-Recuerdo una infancia humilde y muy bonita. Provengo de una familia numerosa, éramos siete hermanos. Mi madre ha sido desde siempre muy alegre y mi padre siempre estaba trabajando. Él fue tramoyista del Gran Teatro Falla. No teníamos nada, pero tampoco nos hacía falta. Mi madre siempre suplía las carencias que teníamos.

-¿Cuáles fueron algunos de los desafíos que afrontó durante su niñez?

-¿Te parece poco vivir con seis hermanos? Era un desafío total y extremo. Por ejemplo, mi madre hacía flan y si llegaba tarde no había manera de comerme uno.

-¿Cómo era su relación con sus padres?

-La relación con mis padres siempre ha sido maravillosa, y lo sigue siendo. Mi padre ya ha fallecido, pero mi madre es muy matriarca. No existe secreto que podamos esconderle ninguno de los hermanos. Es imposible. Ella lo detecta todo y lo sabe todo de nosotros. Con ella puedo hablar sobre cualquier cosa. No tenemos temas tabú.

-¿Cuáles fueron sus primeros pasos profesionales?

-Desde chica me busqué la vida como pude, porque en mi casa no había dinero. Empecé a trabajar como auxiliar de clínica en un hospital. Recuerdo que recogía cartones, buscaba pan duro para vendérselo a una carbonera e iba a recoger aceitunas y algodón. Aprendí a buscarme la vida.

-¿Cuándo fue la primera vez que se subió a un escenario?

-La primera vez que me subí fue en la boda de un amigo. Empecé a contar chistes y cuando me di cuenta llevaba ya una hora. Ahí fue cuando me di cuenta de que se daba bien hacer reír a los demás. En ese momento vi que no me daba ningún miedo el escenario, sino que era al contrario. Es donde más feliz y segura me siento. Nunca he tenido miedo a un escenario ni a una cámara. No me pongo nada nerviosa. Disfruto de verdad.

-¿Cuándo cambió el hospital por la televisión?

-Empecé en la televisión en 1989 con el concurso de humor Saque de bola de Canal Sur. Más tarde, en 1994 me salió Genio y figura e intenté compaginarlo con mi trabajo en el hospital. Entonces llegó un momento en el que no pude seguir, ahí fue cuando cambié el hospital por la televisión. Tenía turnos de mañana,tarde y noche, y era imposible. Decidí dejarlo aparcado. Yo soy muy feliz esté donde esté.

-¿Cuál es su recorrido en televisión?

-Llevo 25 años en televisión. He trabajado en series como La que se avecina, ¡Ala... Dina!, Mis adorables vecinos; en programas como Crónicas Marcianas, Genio y figura, ¡Qué me dices!, El club de la comedia; de colaboradora y presentadora, como en Sálvame. A mí no se me caen los anillos. Trabajo de lo que haga falta. Parada nunca. Hay que trabajar de lo que sea.

-¿Cómo es un día normal en la vida de Paz?

-Siempre tengo mucho trabajo. También voy al gimnasio, tengo mucho papeleo, me encanta cocinar y hacer bricolaje. Cuando se me estropea algo en casa me encanta arreglarlo yo. Lo que esté en mi mano, lo hago yo. Es decir, casi todo.

-Siempre que puede aprovecha para pasar tiempo con su hija. ¿Cómo es la relación?

-Es como mi hermana pequeña. El hecho de haberla tenido tan joven es que durante muchos años sólo he vivido para ella. Ahora estoy muy feliz porque tenemos mucha complicidad. Compartimos todos nuestros sentimientos. Hablamos de tú a tú, pero me tiene muchísimo respeto y admiración. Eso sí, cuando me he tenido que imponer, lo he hecho.

-Antes Sálvame tenía dos presentadores de cabecera: Jorge Javier Vázquez y usted, pero ahora se ha sumado Carlota Corredera. ¿Siente que su puesto de trabajo está en peligro?

-No siento que mi puesto esté en peligro para nada, de hecho no quiero trabajar en Sálvame mucho más tiempo. La verdad es que llevo diez años y es un programa diario donde no se descansa ni en verano ni en Semana Santa... Ahora estoy dos días en semana, pero siempre depende del volumen de trabajo que tiene Jorge. Estoy muy contenta y ocupada tal y como estoy con La que se avecina, Desatada, Got Talent y Sálvame.

-¿Cuáles son sus sueños?

-Que la gente sea feliz y siga riéndose conmigo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios