Candidato a la Alcaldía de Huelva por Vox Wenceslao Font: “Mi ideología es Huelva y mi compromiso es con la ciudad"

  • Con la ilusión de contar con grupo político en el Consistorio, donde cree que no habrá mayorías, el alcaldable de la formación verde ve factible un cambio de Gobierno de la mano de pactos

El candidato de Vox a la Alcaldía de la capital, Wenceslao Font. El candidato de Vox a la Alcaldía de la capital, Wenceslao Font.

El candidato de Vox a la Alcaldía de la capital, Wenceslao Font. / Nedd Chairi Muñoz (Huelva)

La oportunidad de concurrir como alcaldable en la capital por Vox ha supuesto para Wenceslao Font una “ventana abierta” a través de la cual desarrollar lo aprendido y poner su experiencia al servicio de los vecinos. Asegura que sólo ha recibido cariño y eso es precisamente lo que quiere devolver. Lo hará, según insiste, desde el consenso y de una forma humana, creativa, honesta y sincera. Y para ello cuenta “con un equipo estupendo de personas” que le acompañan en la lista.

–¿Por qué se fue del PP tras tres décadas?

–No ha sido fácil, me costó muchísimo tomar la decisión. Era de las personas que quedaban en el partido desde su fundación en el 89. Sin embargo, este año no fui a la convención en Madrid en la que se celebraron los 30 años. No se me comentó nada y vi que no era el momento de ir. En el PP he vivido muy buenos momentos y he conocido a grandes personas. De hecho, buena parte de mis mejores amigos, que serán para toda la vida, están dentro del partido o lo han estado. Muchas personas del PP me llamaron cuando se enteraron de que me di de baja y me preguntaron qué estaba pasando en el PP para que yo, que había sido alma del partido, me fuera.

–¿Qué les dijo? ¿Lo entendieron?

–Tras el susto inicial, las personas me comprendieron y me dieron hasta ánimos. Entendieron que llevaba mucho tiempo en el PP y que había decidido adoptar un cambio de vida motivado en que ya no me sentía bien, ni útil, ni contento, o que mi trabajo no estaba lo suficientemente valorado como para sentirme a gusto con el proyecto. Es como cuando tienes una novia o un novio y ya no te llama para salir, cuando la chispa se apaga y no estás a gusto porque ya no es como antes y hay un desenamoramiento. Eso era lo que me estaba pasando a mi, que ya no me sentía a gusto ni cómodo y opté por irme para pensar qué iba a ser de mi vida, posiblemente para entrar en la vida privada.

–Y entonces le llamó Rafael Segovia.

–Sí. Ya hace cuatro años me llamaron pero no acepté. Pero en esta ocasión me encontré con una persona fantástica, buena y profesional como él. Él me ha dado esa seguridad para tomar la decisión de aceptar ir en la lista de Vox.

–¿Por qué?

–Porque sentí la empatía de un profesional médico como él, que en el Parlamento desarrolla un trabajo magnífico sin dejar su consulta y que todo el tiempo libre del que dispone lo da para contribuir a trabajar por la sociedad que quiere. Tiene un carácter afable, tranquilo, amable, cercano y nos sentimos muy cómodos juntos. Hemos empatizado tanto que acepté bajo la petición de ir como independiente.

–¿Su ideología personal casa con Vox?

–Por supuesto. Vox es como era el PP, salvo que los tiempos han hecho que el PP haya tomado una deriva distinta y Vox ha ocupado parte de ese lugar. En ese aspecto, no hay ningún cambio, simplemente me he quedado en la casa antigua, que es casi como si fuera Alianza Popular. Y luego, respecto a los articulados que tiene Vox, yo comparto muchos y otros no al cien por cien. Pero tampoco compartía todos los articulados del PP. Estoy convencido de que cualquier persona que milita en un partido no está convencido al cien por cien de todo lo que diga esa formación en la que cree. Nunca se coincide en todo y yendo como independiente tengo la tranquilidad de que cumpliré lo que pedí, que es trabajar por Huelva, luchar por Huelva y sentir Huelva. Voy en Vox como independiente y respeto muchísimo al partido, a sus personas y a todo lo que significa. Pero mi compromiso es con Huelva porque mi ideología es Huelva.

–¿Es habitual que haya alcaldables independientes por Vox?

–No, esto es algo que han entendido Rafael Segovia y el vicesecretario de Organización, Tomás Fernández Ríos, quien fue candidato al Congreso por Huelva. Entendieron que para Huelva era bueno que yo fuera el alcaldable al ser una persona de consenso, que puedo ayudar a dar a conocer el mensaje de Vox y que puedo ayudar a Huelva y al partido.

–¿Defenderá la ciudad por encima de las siglas?

–Voy a ser el portavoz de Vox en el Ayuntamiento pero también seré el portavoz de los vecinos de Huelva. Para que Huelva crezca, serán necesarios acuerdos y que las políticas de unos y otros se vean sacrificadas un poco de cara a lograr esos pactos para que la ciudad ocupe el lugar que merece. El próximo Ayuntamiento no se gobernará con mayoría absoluta. Será un Ayuntamiento de consensos y de acuerdos. Por lo tanto, todos tendremos que sacrificar un poco pero sabiendo de dónde venimos cada uno.

–La extrapolación del 28-A le da a Vox cuatro ediles. Siendo realista, ¿cuál es la expectativa que baraja en cuanto a representación?

–Vox tuvo un centenar de votos en las generales de hace cuatro años, mil en las pasadas municipales y 10.373 en las recientes generales. Nadie podrá decir que Vox no está creciendo. Y lo hace porque trae un mensaje valiente, sincero y honrado que cala en la sociedad. Estoy convencido de que podemos conseguir grupo político en el Ayuntamiento. Y eso puede ocasionar que logremos el Gobierno de la ciudad entre distintos partidos políticos. Tendremos que ceder unos y otros de cara a hacer lo mejor para Huelva. Mi ilusión es entrar con grupo político en el Ayuntamiento. No sé cuántos votos sacaré ni cuántos concejales, pero nuestra esperanza es llegar a grupo político.

–¿Se ve negociando con su excandidata del PP, Pilar Marín, y su excompañero, ahora dos de Ciudadanos, Guillermo García Longoria?

–Por supuesto. Soy una persona de consenso y hablaré con todos de cara a conseguir lo mejor para Huelva. Sea con quien sea. Me llevo muy bien con los actuales compañeros que tengo de otros partidos. Yo me fijo mucho en las personas que trabajan y la inmensa mayoría de las personas que están en la política lo hacen por el bien de su ciudad, sus vecinos y unas siglas. Juntos hay que hacer una Huelva mejor.

–¿Cuál es su modelo de ciudad?

–Huelva debe ser una ciudad alegre, transparente, amable, a la que vengan inversores, segura, limpia más allá del despliegue masivo de efectivos en campaña electoral, deportista y que los triunfos sean los de la base, con igualdad de oportunidades para todos y que los ciudadanos se sientan protagonistas en su ciudad, verde y con un patrimonio protegido y con un Conquero que debe ser nuestro Bien de Interés Cultural porque es una seña de identidad de todos. También debe ser turística pero sin abandonar la industria y la creación de empleo. Además, no podemos perder habitantes y ni un solo comercio o empresa más. Hay que crecer para ganar habitantes y que la capital sea una ciudad interesante para vivir. Una ciudad dinámica.

–¿Cómo valora la gestión del PSOE en estos cuatro años?

–Inicialmente fue continuista de la política de Pedro Rodríguez. Se basó en el Recreativo, las Colombinas, las fiestas y la calle, y continuó con una gestión que con el tiempo ha ido perdiendo fuelle, intensidad y se ha materializado en una ciudad triste. Yo no desvaloro a la figura del alcalde. Creo que lo ha intentado hacer lo mejor posible. A lo mejor, por diferentes circunstancias, no le ha salido su proyecto. Confío mucho en las personas y en los proyectos de los partidos. Yo no he venido aquí a meterme con nadie, sino a defender un proyecto. No voy a decir nada en contra de él, pero Huelva ha perdido fuelle, ilusión, economía y futuro. Y no podemos perder más porque Huelva se está quedando atrás. El PIB ha ido bajando en picado y esto supone que no haya dinero, que cierren negocios y que en la actualidad el alcalde haya suspendido en su gestión de Gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios