Economía

Báñez plantea financiar las ayudas a la contratación vía presupuestos

  • La ministra de Empleo busca tapar el agujero que genera la tarifa plana en la Seguridad Social y abre la misma puerta para las pensiones de viudedad

  • Pide reajustar las cotizaciones de autónomos

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, acompañada por el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, antes de comparecer en la Comisión del Pacto de Toledo. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, acompañada por el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, antes de comparecer en la Comisión del Pacto de Toledo.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, acompañada por el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, antes de comparecer en la Comisión del Pacto de Toledo. / paco campos / efe

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, planteó ayer aliviar el déficit del sistema de pensiones con financiación vía Presupuestos Generales del Estado (PGE) para las tarifas planas -las ayudas que se dan a los empresarios que contratan- y las pensiones de viudedad, que ahora se nutren de los recursos de la Seguridad Social.

Báñez, que compareció en la Comisión del Pacto de Toledo del Congreso, señaló que hay que avanzar en la separación de fuentes de financiación sin que por ello las prestaciones por viudedad u orfandad (de muerte y supervivencia) pierdan su naturaleza jurídica, que es la de pensiones contributivas.

Además, insistió en que, al convertir las reducciones de las cotizaciones o las tarifas planas en bonificaciones, podrían ser financiadas vía presupuestos, lo que supondría tapar un déficit de unos 1.900 millones de euros. En la actualidad, si un empresario o autónomo se beneficia de una reducción de cotización por contratar a trabajadores fijos o por otras tarifas planas, esa parte de la cuota que no paga, la Seguridad Social no la ingresa. Sin embargo, si la modalidad de ayuda es una bonificación, el empresario sigue sin pagarla, pero la caja de la Seguridad Social sí lo ingresa porque se abona a través de impuestos generales.

El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, explicó que de esta manera se "libera" a la Seguridad Social de una aminoración de ingresos y se pasan todas esas políticas de apoyo al empleo a los Presupuestos, que es lo que pide el Pacto de Toledo.

Burgos aseguró que ya se está en condiciones de asumir por parte del Estado "todo el compromiso de gasto que suponen las políticas de empleo", confió en que la medida cuente con el respaldo de la Comisión y que se ponga en marcha en estos presupuestos.

La ministra de Empleo pidió a los parlamentarios que avancen en estas propuestas y les instó a tener "altura de miras" y responsabilidad para no ser alarmistas porque las pensiones "están garantizadas para millones de españoles y de jubilados de hoy y del futuro". "Algunos han asentado su derrota y han dicho que no habrá Seguridad Social para nuestros hijos o nietos", criticó tras aseverar: "Esto no ocurrió en el pasado ni permitiremos que suceda en el futuro".

Báñez, además, propuso reforzar y favorecer la contributividad de los autónomos porque, aunque es voluntaria y pueden cotizar por lo mínimo o por lo máximo, de ello dependerá su prestación. Esto apunta a un reajuste de las cotizaciones de los autónomos para alinearlas con los ingresos que realmente tienen.

Avanzó que el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) aporta más de 7.000 millones de déficit al sistema en términos anuales y dijo que hay que mejorar su protección.

En el mismo sentido, añadió que hay que seguir luchando contra el fraude laboral y avanzar en la compatibilidad del 100% de la pensión con el trabajo. Cifró en 31.500 las personas que ya lo hacen, e incidió en que de ellos el 85% son autónomos.

Báñez subrayó que la compatibilidad voluntaria entre salario y pensión, al 50%, es una medida positiva que permite contar con el talento de los trabajadores con experiencia, pero también es fuente de creación de empleo.

En su opinión, el sistema público de pensiones en España es uno de los más fuertes de la UE y vaticinó que el gasto en pensiones se mantendrá en el 11% del PIB en 2060, después de que llegue al 11,9% en 2040.

La ministra abrió ayer los debates y trabajos de la Comisión del Pacto de Toledo para reformar el sistema público de pensiones e insistió en varias ocasiones en que el actual déficit de la Seguridad Social se debe a la destrucción de 3,3 millones de empleos.

"Casi el 70% del deterioro del sistema público de pensiones entre 2008 y 2013 se debe exclusivamente a la reducción de ingresos vinculados a la masiva destrucción de empleo durante la crisis", aseveró.

Reiteró que el sistema es "amplio, rentable y resistente" y que hoy se pagan "más pensiones que nunca, a más pensionistas y más altas", con un crecimiento medio entre 2011 y 2016 del 6,61%. Recordó que las nuevas pensiones de jubilación del régimen general de este año están alcanzando los 1.500 euros de media, un 93% del salario medio en España.

No obstante, la oposición parlamentaria le criticó que el empleo que se genera no sea de calidad y no sostenga el sistema de pensiones, al tiempo que le recriminó que el índice de revalorización de las pensiones desligado del IPC haga que estas prestaciones sólo suban el 0,25% y pueda perjudicar el poder adquisitivo de los pensionistas en el futuro.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, advirtió que "bajo ningún concepto" se cuadrarán las cuentas de la Seguridad Social con las pensiones de viudedad, y acordó con este colectivo "aunar esfuerzos" para evitar que estas prestaciones salgan del régimen general.

Por su parte, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, dijo que la conversión de las tarifas planas en bonificaciones que asumirán los Presupuestos "es un regalo que pagamos todos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios