Economía

Analistas prevé que Andalucía despida el año con una tasa de paro del 29%

  • Los expertos de Unicaja pintan un panorama desolador: 1,2 millones de desempleados en la región y una contracción del PIB del 3,9% · La agricultura y los servicios resisten; el ladrillo sigue en caída libre

Comentarios 2

Aunque la EPA aterriza el 24 de julio y siempre es un oráculo, Analistas Económicos, el centro de estudios de Unicaja, presentó ayer su panel macro con una avanzadilla de la triste postal con que Andalucía puede despedir el año. Una tasa de paro del 28,9%, 1,2 millones de desempleados y una contracción del PIB del 3,9% quitan el hipo a cualquiera. Si además la construcción -a la vez parte de la solución y del problema- no reacciona; la industria tampoco rellena los huecos que dejan las actividades de menor valor añadido y la agricultura y los servicios a duras penas se las apañan, ningún político, empresario, sindicalista o académico se atreverá a vender optimismo.

El paro es el gran problema por su visibilidad y el desgaste que genera en la clase dirigente. La comunidad se mueve ya en un escenario peligroso, un 24,04% de desempleo en el primer trimestre según la Encuesta de Población Activa. La barrera psicológica del millón de parados está ahí, a tiro de piedra. Aunque el segundo trimestre suele comportarse mejor -este año hay mimbres: Semana Santa, inicio de la temporada estival, Fondo de Inversión Local, Plan 2000E-, Analistas apuesta por una prolongación de la curva ascendente: "La frontera del millón de parados podría superarse durante el tercer trimestre, en tanto que en el cuarto la región contaría con alrededor de 1,2 millones. Esta cifra supondría un aumento de 315.200 parados con respecto al cuatro trimestre de 2008, de los que 121.400 corresponderían al aumento de la población activa y 193.800 a la destrucción de empleo", desgrana el informe. Colpisa, por cierto, adelantó ayer que el paro nacional caerá de nuevo en junio -ya lo hizo en mayo- en 32.000 personas.

La parte buena del asunto, el matiz que tantas veces recuerda la Consejería de Empleo, es que la población activa crece a un ritmo cercano al 4% y eso suaviza el batacazo porque en España el fenómeno no se reproduce debido a una población generalmente menos joven. La parte mala es el imparable proceso de destrucción de puestos de trabajo: 250.000 desde mediados de 2008 y una ocupación en plena depresión (-7,5% y menos de tres millones de ocupados en el primer trimestre). El ladrillo es el primer contribuyente neto al deterioro. Tres de cada cuatro empleos destruidos proviene del sector. Analistas selecciona además los perfiles más castigados en la región: hombres, trabajadores extranjeros, asalariados con contrato temporal y trabajadores con baja cualificación.

Tampoco ilusiona la trayectoria pronosticada al PIB andaluz, que cerraría 2009 con un retroceso del 3,9%, tres décimas más que la previsión del Ministerio de Economía para el conjunto del país. "Se estima que el primer trimestre del año podría haber sido el peor del actual ciclo económico, lo que supondría que se habría tocado fondo ya, de modo que en los próximos trimestres las tasas intertrimestrales serían algo menos negativas, si bien en términos anuales sería a mediados de año cuando se observaría un punto de inflexión, moderándose las caídas en la producción".

El comportamiento de los cuatro sectores de la economía será dispar. La construcción, que ya se dejó un 4,7% en 2008, doblará su caída este año (-9,8%). Peor aún le irá a la industria, que convertirá su -3,3% del pasado año en un -8,6% a cierre de éste. Resiste la agricultura (del 0,8% al -1%) y sudan los servicios (del 3% al -2,5%).

La evolución de los precios preocupa menos. "Aunque en principio se descarta la deflación, se prevé que la inflación se mantenga en tasas negativas en los próximos meses, si bien es cierto que se espera un ligero repunte para los meses finales del año. De hecho, la tasa de inflación subyacente (la que descuenta los productos de precio más volátil, en especial alimentos frescos y energía) se sitúa en torno al 1%, lo que unido al encarecimiento del petróleo avala la hipótesis de que la caída del IPC es coyuntural".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios