Economía

Accidentes no traumáticos y de tráfico copan el 60% de la siniestralidad laboral

  • Un encuentro organizado por Sando pone de manifiesto el crecimiento de factores psicosociales como el estrés en el trabajo

Francisco Carbonero, secretario general de CCOO-A; Juan Carlos Cabrera, teniente alcalde del Ayuntamiento de Sevilla y delegado de Fiestas Mayores; Pedro García, director de Infraestructuras de la Universidad de Sevilla; Luis Sánchez Manzano, vicepresidente y consejero delegado de Sando; Jesus González Márquez, director de Relaciones Laborales de la Junta, y Carmen Castilla, secretaria general de UGT-A Francisco Carbonero, secretario general de CCOO-A; Juan Carlos Cabrera, teniente alcalde del Ayuntamiento  de Sevilla y delegado de Fiestas Mayores; Pedro García, director de Infraestructuras de la Universidad de Sevilla; Luis Sánchez Manzano, vicepresidente y consejero delegado de Sando; Jesus González Márquez, director de Relaciones Laborales de la Junta, y Carmen Castilla, secretaria general de UGT-A

Francisco Carbonero, secretario general de CCOO-A; Juan Carlos Cabrera, teniente alcalde del Ayuntamiento de Sevilla y delegado de Fiestas Mayores; Pedro García, director de Infraestructuras de la Universidad de Sevilla; Luis Sánchez Manzano, vicepresidente y consejero delegado de Sando; Jesus González Márquez, director de Relaciones Laborales de la Junta, y Carmen Castilla, secretaria general de UGT-A / belén vargas

Más del 60% de la siniestralidad laboral está relacionada con accidentes no traumáticos y de tráfico, según se puso de manifiesto ayer en el V Encuentro Nacional de Seguridad y Salud en la Construcción, organizado por la Fundación Sando y la Cátedra de Prevención de Riesgos Laborales de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad de Sevilla.

En el acto, el director de Relaciones Laborales y Seguridad y Salud de la Junta, Jesús González Márquez, incidió en el incremento de afecciones vinculadas a la precariedad, al estrés y a las mayores exigencias hacia el trabajador, una tipología más difícil de detectar y prevenir que el accidente puramente físico. Fernando Sanz, responsable del grupo de trabajo del sector de la construcción en el Centro de Nuevas Tecnologías INSHT, incidió en esta idea en relación con el sector de la construcción: "Los riesgos físicos son fáciles de identificar: en un andamio sin barandilla el trabajador corre riesgo de caerse; sin embargo, un accidente que tiene que ver con lo psicosocial no es medible de forma sencilla", afirmó. En el caso de la construcción, lo más común es "la presión de tiempo para ejecutar tareas", que puede desembocar en un problema patológico de estrés laboral. Según las estadísticas laborales del Ministerio de Empleo, el principal motivo de fallecimiento entre enero y agosto de 2016 fueron los infartos o derrames cerebrales, con 144 fallecidos.

A esta estadística se agarró el secretario general de Comisiones Obreras Andalucía, Francisco Carbonero, para levantar la voz de alarma sobre este problema, que con la crisis ha repuntado. Hasta agosto, afirmó, ha habido 306 muertos en total y 316.000 accidentes laborales en España, y en Andalucía 70 fallecidos y 70.000 siniestros. Carbonero achacó los datos a la "irresponsabilidad de las empresas" y al miedo del trabajador, que sacrifica su salud con tal de mantener su puesto de trabajo, aunque sea precario. Además, añadió Carmen Castilla, secretaria general de UGT-A, tras la ley de prevención de riesgos laborales de la Junta de 1995, que dio muy buenos resultados, se ha pasado a un periodo de laxitud "con la excusa de la crisis".

Ambos defendieron invertir en cultura de la prevención no sólo por la salud y calidad de vida del trabajador, sino por la propia rentabilidad de la empresa. El ejemplo, coincidieron, es Sando, organizadora del evento. Su vicepresidente y consejero delegado, Luis Sánchez Manzano, afirmó que su empresa destina recursos a la cultura de la prevención, con normas y sistemas de calidad, inversión en I+D y experiencias como la utilización de drones en las zonas más complicadas de acceder durante la restauración del sendero del Caminito del Rey, en Málaga. De esta forma, Sando ha reducido un 30% la siniestralidad respecto a la media del sector y trabaja para llegar al objetivo de cero accidentes.

Durante el acto se entregaron los premios de la Fundación Sando a la Seguridad y Salud en la Construcción, que recayeron en el equipo de Sando Construcciones que realizó la urbanización de El Cañaveral, en Coslada (Madrid), y en Yunquera Forestal como empresa colaboradora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios