Baloncesto | Liga EBA

Vuelve el baloncesto de la mano de un brillante Ciudad de Huelva, que supera al Morón (88-83)

  • Un infalible Cebolla (8/8 en triples) lidera la victoria onubense ante el conjunto sevillano, de LEB Plata. Hacía casi siete meses que el polideportivo Andrés Estrada no acogía un partido

Los jugadores del Ciudad de Huelva saludan a la afición tras el encuentro. Los jugadores del Ciudad de Huelva saludan a la afición tras el encuentro.

Los jugadores del Ciudad de Huelva saludan a la afición tras el encuentro. / Ciudad de Huelva twitter

El baloncesto ha regresado a Huelva después de una larga sequía de casi siete meses, y lo hizo de forma brillante en el polideportivo Andrés Estrada con la victoria del Ciudad de Huelva sobre el Morón de LEB Plata por 88-83 en un gran partido.

El conjunto que entrena Pedro Vadillo, recién ascendido a la Liga EBA, ofreció una excelente imagen y dio muestras que pueda dar mucho que hablar esta temporada. Pese a las bajas de Javier Montaner y Juanma Márquez superó a un rival de superior categoría; el equipo, con un gran derroche físico, estuvo liderado por un infalible Juanma Cebolla (8/8 en triples), al que la defensa visitante no pudo frenar en ningún momento. Destacar el duelo que mantuvieron los dos bases que el año pasado militaron en el Enrique Benítez, el onubense Pablo Martínez (ahora en Morón) y Raúl Postigo.

Por el Ciudad de Huelva jugaron Víctor Pérez 18, A. Márquez 0, Recio 1, Domínguez 7, Ogazón 3, Cebolla 29, Postigo 12, Bellido 2, J. Blanco 7, D. Blanco 8, Sánchez, D. Postigo 1, Llamas y Rodríguez.

No parecía un encuentro de pretemporada, ya que se jugó con una gran intensidad por parte de ambos equipos y con mucho acierto de cara al aro. El choque arrancó con el equipo de casa a buen nivel ante un Morón que vivía de su superioridad bajo los tableros, aprovechando las muchas segundas opciones que tuvo, llegándose al final del primer cuarto con empate a 17 tras un triple de Cebolla sobre la bocina.

La tónica del encuentro no varió en los segundos diez minutos; el Ciudad de Huelva, algo más irregular, tuvo unos minutos de debilidad que aprovechó el cuadro visitante para tomar una pequeña ventaja que le permitió llegar al descanco con 32-38 con otro triple sobre la bocina, ahora de Pablo Martínez.

El partido se jugó con todas las garantías, con el público respetando las normas. El partido se jugó con todas las garantías, con el público respetando las normas.

El partido se jugó con todas las garantías, con el público respetando las normas. / Ciudad de Huelva twitter

Al conjunto local le costó unos minutos meterse de nuevo en el choque, pero poco a poco fue limando diferencias (52-53) y un triple de Cebolla le devolvió la iniciativa en el electrónico (62-61 a 7:30 del final). El amistoso seguía sin dueño, con ambos equipos alternándose en el dominio del marcador, hasta que a falta de dos minutos para la conclusión dos triples seguidos (Cebolla y Víctor Pérez) le sirvieron al Ciudad de Huelva para dejar el triunfo casi sentenciado (81-74 a 1:45 de la conclusión).

El conjunto onubense supo aguantar la última acometida del Morón para asegurarse una merecida victoria y dejar un buen sabor de boca entre los aficionados, que respetaron en todo momento las medidas del club para prevenir el covid.

Como dato anecdótico, señalar que ambos conjuntos lucieron equipaciones diferentes tras el descanso. El Ciudad de Huelva jugó la primera parte con indumentaria azul y la segunda, con blanca; el cuadro sevillano salió con la equipación naranja y la segunda parte la jugó con una verde.

El partido supone un antes y un después en el deporte onubense, y debe servir de impulso para la campaña de abonados de un Ciudad de Huelva que ha comenzado de la mejor manera posible, y que llegará en un gran momento al inicio de liga el fin de semana del 17-18 de octubre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios