recreativo

Cambio a contrarreloj

  • Zambrano toma el mando de la plantilla recreativista · El nuevo preparador albiazul trata de inculcar a marchas forzadas las claves del nuevo sistema que espera imponer

Comentarios 2

Se acabaron las puestas en escena y comienza el duro trabajo que queda por delante. La era Zambrano arrancó a primera hora de la mañana de ayer con una intención clara: dar un giro drástico y rápido a la situación actual del conjunto recreativista. Nada de continuismo y sí del sello propio que tratará de inculcar el nuevo técnico lo antes posible.

La jornada fue ajetreada. Prácticamente se cruzaron en el camino Zambrano y Víctor. Uno entraba en el vestuario para despedirse, otro lo hacía para tomar las riendas del equipo que estará a sus órdenes hasta el final de la presente temporada. Tras una breve charla con los capitanes primero y con los futbolistas después acompañado de los rectores albiazules, se dispuso a trabajar sin dilación pues es mucho lo que tiene por delante y poco el tiempo para lograrlo.

El cambio que pretende Manolo Zambrano es grande y para ello, optó en su primer días por las parcelas sencillas. Dedicó sus primeras horas como entrenador de la primera plantilla a ubicar sobre el terreno de juego a sus hombres bajo el dibujo que espera poder utilizar ya el domingo en el estadio Olímpico de Barcelona frente al Espanyol.

El onubense dividió a sus jugadores por demarcaciones y realizó trabajo específico de cada posición, para aclarar dudas y hacer saber a cada cuál lo que espera de él. Repitió una y otra vez sencillos ejercicios en apariencia de coordinación de movimientos entre todos, para tratar de encontrar la conjunción que tanto ha faltado en numerosas jornadas y que debe ser fundamental para lograr el ansiado objetivo de la permanencia. Juanma Rodríguez fue el encargado de trabajar con el resto del plantel. Se trataba de lograr un acople en los movimientos tanto con balón como sin él, en la presión y en la circulación del cuero que dote al Decano de la identidad de la que tanto ha carecido hasta ahora. El nuevo entrenador espera despejar las dudas de los aficionados sobre a qué jugaban los suyos hasta ese momento.

Manolo Zambrano apenas tiene unos días para lograr que su sello se comience a notar en el Recreativo. El reto que tiene por delante es grande y el tiempo poco. Necesita para su consecución de la implicación de una plantilla que en su estreno como entrenador albiazul se mostró muy favorable al trabajo. Quedan dieciséis jornadas por delante para conseguir la permanencia en Primera División.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios