Dehesa

Ayudas a la ganadería extensiva

  • La Fundación celebra que finalmente haya aparecido la convocatoria definitiva

Ovejas en la dehesa granadina. Ovejas en la dehesa granadina.

Ovejas en la dehesa granadina.

La Fundación Savia se alegra de que por fin se convoquen las repetidas y varias veces anunciadas subvenciones para la ganadería extensiva, mediante la Orden de 23 de abril de 2020 de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible. Publicada en el BOJA de 30 de abril.

Estábamos bastante preocupados, como se puede contrastar en los dos escritos enviados consecutivamente a la Consejería de Agricultura con fechas 9 de marzo y 28 de abril, sobre todo este último, en los que aclarábamos que la convocatoria no se había producido todavía, aunque los ganaderos pensaban que sí, por las noticias que repetitivamente leían en la prensa, procedentes de fuentes oficiales.

Afortunadamente dos días después de nuestra reclamación en la carta abierta que dirigimos a la consejera apareció finalmente en el BOJA del día 30 de abril la convocatoria definitiva de las citadas ayudas, dentro de la operación 11.1.13 recientemente incorporada a la próxima Versión 7 del Programa del Desarrollo Rural de Andalucía (2014-2020).

Aunque seguimos pensando que las ayudas son por un lado escasas, pues corresponden a una concurrencia competitiva que probablemente solo llegará al 7% de las explotaciones ganaderas; y tardías, por otro lado, pues pertenecen a la Campaña del año 2015 y se empezarán a cobrar a partir de octubre del año 2020, a razón de un reparto de solo 8 millones de euros para los años 2021 a 2025; sin embargo, decimos que bienvenidas sean para aquellos pocos ganaderos que las vayan a recibir.

Ahora se empieza a hablar también de otras nuevas ayudas que se han de repartir por la Junta de Andalucía por valor de aproximadamente 1,5 millones de euros que es lo que aproximadamente le corresponderá a Andalucía, de los 10 millones de euros que el Ministerio de Agricultura ha aportado a nivel estatal, para incorporar, también por concurrencia competitiva, al ganado reproductor ovino-caprino, especialmente afectado por el cierre del canal horeca.

”Las ayudas son tardías y escasas, pues sólo llegarán al 7% de las explotaciones ”

Pero claro, ya ha aparecido la primera noticia en la prensa con el siguiente título: “Se aprueba 12 euros por oveja y cabra”, cuando en realidad la noticia debería ser otra menos confusa y parecida a la siguiente: “Se aprueba 3,50 euros por oveja y cabra solo al 25% del total de los animales elegibles, censados e identificados el 1 de enero de 2020”. ¿Qué es lo que ocurre? Pues que, como la convocatoria es por concurrencia competitiva, solo podrán acceder a ella los ganaderos afectados por el Covid-19 a la hora de vender sus corderos, y solo pagarán condicionadamente, a una parte de su ganado (25%). Pero, sin embargo, se abre la puerta para que se den titulares confusos.

Los maltratados ganaderos de extensivo, un sector que ya venía siendo muy vulnerable, no se merecen que se les confunda más. Están ya descapitalizados, desmoralizados, y abandonando sus explotaciones. No se puede jugar con sus emociones, pues en menos de un mes han oído que van a recibir 12 euros por oveja y cabra, y 54 euros/hectárea, cuando en realidad lo que se sabe que va a recibir el sector en Andalucía es 9,5 millones de euros (8+1,5), por concurrencia competitiva, a partir del mes de octubre, correspondiente a la campaña 2020.

Pagos Directos de la PAC

Esto repartido equitativamente entre todos los ganaderos andaluces registrados en el REGA, que es lo que dimensiona al sector, supondría alrededor de 3 euros por cabeza para ovejas y cabras, y 6 euros por vaca o si prefieren que se sustituyan los datos de las cabezas de ganado por el número de hectáreas de las explotaciones, entonces lo que recibirían en su lugar sería aproximadamente 3 euros por hectárea pastoreada. ¡Por favor no más confusión! Los ganaderos de extensivo exigen justicia en los Pagos Directos de la PAC, y no quieren más confusión con las limosnas competitivas.

Los ganaderos de la dehesa y de extensivo, que son los productores más rentables medioambientalmente para la PAC, desaparecerán con el tiempo, si no reciben la ayuda a la renta, que en justicia le pertenece del dinero que con ese fin se recibe desde Bruselas anualmente, en forma de Pagos Directos por hectárea. No hay derecho a que el reparto que se hace en España de la Ayuda a la Renta, del 1º Pilar de la PAC, permita que un ganadero de extensivo reciba, de media, por Derecho de Pago Básico (61 euros/hectárea) mientras que un agricultor recibe, de media, 2,5 veces más por hectárea (153 euros/hectárea).

Confusión

Esta injusta e incomprensible situación no se produce en ningún otro país de Europa. Los Derechos históricos y las 50 regiones existentes en España, resultan un caos que no tiene el más mínimo parangón con el reparto de la PAC en los demás países miembros, en los cuales solo existe una, dos o tres regiones para hacer el reparto, y la diferencia que suele existir entre la hectárea que menos cobra de la PAC y la que más recibe de la misma oscila muy poco en cualquier país, como ocurre en Alemania, que la hectárea que menos cobra es 155 euros por hectárea y la que más cobra es 192 euros/hectárea.

Sin embargo, en España la diferencia es abismal, pues va de los 61 euros/hectárea que cobran los pastos a los 1430 euros/hectárea del tabaco.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios