Entrevista al presidente de Asemesa

Ignacio Montaño: “Asemesa defiende la aceituna de mesa y a toda la PAC”

  • Acaba de hacerse cargo de la presidencia de la organización y considera que Estados Unidos está cuestionando toda la Política Agrícola Comunitaria.

Ignacio Montaño. Ignacio Montaño.

Ignacio Montaño.

Acaba de ser elegido presidente de Asemesa con el respaldo unánime de la asociación y tiene sobre la mesa la patata caliente del conflicto con Estados Unidos, que deja al sector tocado y buscando nuevas rutas para la producción que ya no puede llegar al mercado norteamericano. Montaño se ha situado a la cabeza de esta lucha, pero no se agota en ella, llega con nuevos proyectos para Asemesa y anuncia una “revolución” tecnológica.

–Ha sido elegido como nuevo presidente de Asemesa por unanimidad, eso es una satisfacción y una responsabilidad ¿no?

–Es una gran satisfacción y un gran honor porque Asemesa es una organización cuyos orígenes tienen casi cien años representando y defendiendo los intereses de la industria española de aceituna de mesa. Por este motivo, es también una gran responsabilidad, por lo que agradezco la confianza que todos los miembros de la asociación han depositado en mí.

–Se hace cargo de la presidencia de Asemesa en plena crisis con Estados Unidos por la aceituna negra ¿Qué paso jurídico esperamos ahora?

–Por un lado está desarrollándose el procedimiento judicial que Asemesa ha presentado ante la justicia ordinaria de EEUU, que creemos no se resolverá hasta el primer trimestre de 2020. Por otro, está el procedimiento iniciado por la UE ante la Organización Mundial del Comercio, que se encuentra en la fase inicial de consultas. Finalmente, estamos trabajando también en la posible revisión administrativa de los aranceles antidumping que se puede solicitar desde agosto de este año.

–¿Pueden verse afectadas las exportaciones de aceite y de otros tipos de aceitunas?

–Desde el principio hemos dicho que este asunto suponía una amenaza para todos los sectores porque EEUU está cuestionando la PAC, razón por la cual la UE no tenía otra opción que defender a la aceituna de España. Aunque esperamos y deseamos que no afecte al aceite y a ningún sector agrícola o ganadero mas, debemos ser conscientes que la industria española cierra contratos de aceitunas negras y verdes con los clientes americanos y que si la aceituna negra española se ve sustituida por otro origen, las verdes que complementan el mix ofertado a los clientes, pueden sufrir el mismo destino que las negras.

–Han pedido ayudas compensatorias para el sector ¿no?

–Efectivamente, hemos solicitado a todas las administraciones de España y de la UE apoyo económico para compensar no sólo el enorme gasto de defensa jurídica, sino también la pérdida de una parte muy importante de las exportaciones a EEUU. Hasta ahora solamente hemos conseguido apoyo de la Secretaría de Estado del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, pero de nadie más.

–¿Cree que las administraciones, andaluza, central y europea están haciendo todo lo posible?

–Creo que en el nivel técnico sí se han hecho las cosas bien, pero en el nivel político-diplomático ha faltado empuje y determinación, especialmente por parte de la Comisión de la UE.

–¿Qué pide al sector en relación a este conflicto?

–Quisiera dar las gracias a todas las empresas que constituyen Asemesa, el gran compromiso que están demostrando en estos tiempos tan difíciles por las medidas adoptadas por EEUU, pero también quiero pedirle al resto del sector, tanto industrial como productor, que se involucre porque esto es un problema de todos y necesitamos el máximo apoyo.

–¿Cómo va la campaña? Los datos apuntan a una cosecha mejor que la del año pasado y a una buena comercialización en volumen, aunque los precios no han sido tan buenos…

–La campaña pasada ha estado marcada por el asunto de EEUU y la menor demanda de aceituna para elaboración como negra que, lógicamente, ha tenido consecuencia en los precios. Desgraciadamente el problema de EEUU se suma a la tendencia de descenso de las exportaciones españolas de aceituna, que tiene mucho que ver con la creciente competencia de países productores como Marruecos, Egipto y Turquía, que están cada vez más presentes en los mercados.

–El conflicto con Estados Unidos ¿está llevando al sector a buscar nuevos mercados?, ¿dónde?

–Por supuesto las empresas están haciendo todo lo posible, pero es imposible a corto y medio plazo porque no existen mercados de gran volumen para la aceituna negra que puedan compensar la pérdida de EEUU y, además, esos mercados están ya copados por empresas españolas, siendo imposible aumentar el consumo en poco tiempo.

–En cuanto a Asemesa ha hablado de modernizar la asociación, ¿cuál es su proyecto al respecto?

–El primer paso va a ser la creación urgente de una comisión de trabajo que estudie qué aspectos se pueden mejorar, especialmente en cuanto a digitalización y uso de las nuevas tecnologías. El objetivo está claro, Asemesa es la asociación nacional de la industria de aceituna de mesa y todas las empresas que integran el sector deben percibirlo así y sentirla como su asociación.

–¿Qué significa Asemesa para el sector?

–Sin duda es la referencia para todo el sector, es la organización que desde hace casi cien años representa y defiende sus intereses y es el interlocutor ante todo tipo de administraciones.

–¿Qué supone la aceituna de mesa para el sector agroalimentario andaluz?

–En Andalucía se concentra casi el 80% de la producción y de la industria de aceituna de mesa, situándose en zonas rurales donde el cultivo del olivar y la elaboración de aceituna son de las pocas alternativas que existe, motivo por el cual es un sector con una gran importancia social y económica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios