Huelva

Mascotas que buscan hogar

  • Palma Perruna quiere darle una segunda oportunidad a perros y gatos abandonados por sus dueños. La asociación pide colaboración para mantener a los animales recogidos en sus instalaciones

Niños con uno de los perros en las instalaciones de Palma perruna Niños con uno de los perros en las instalaciones de Palma perruna

Niños con uno de los perros en las instalaciones de Palma perruna / M. Martín (Huelva)

Un perro vagando por la calle o un gato buscando comida en un contenedor puede ser una imagen usual de una noche cualquiera de verano, pero es el trágico final de un regalo que se hizo demasiado grande, unas vacaciones donde molestan las mascotas o un amigo que ya no divierte.

Cada año más de ciento cuarenta mil animales domésticos (perros y gatos) son abandonados a su suerte en mitad de una carretera o en las afueras de las ciudades, aunque este número es mayor debido a que dicha cifra sólo es un registro de los animales recogidos por las protectoras y refugios de animales, muchos no tienen la suerte de acabar en sus manos.

Una de estas manos anónimas repartidas por toda la geografía española y que ayudan a nuestros amigos peludos para darles una segunda oportunidad es Palma Perruna. Esta asociación sin ánimo de lucro nació en el seno del movimiento animalista para rescatar a los animales de la calle, darles una residencia temporal en un refugio y buscarles un nuevo hogar.

Cuando empezaron hace cinco años recogían a los animales y los alojaban en sus propios hogares, al poco tiempo consiguieron alquilar un local y habilitarlo como refugio, pero rápidamente se les quedó pequeño. Desde hace dos años cuando les donaron un nuevo emplazamiento, una antigua nave industrial, proporciona hogar a más de veinte perros y varios gatos, cada uno de ellos bautizados con su propio nombre porque para los voluntarios cada miembro es único.

A pesar de estar afincada en La Palma del Condado, atienden casos de toda Huelva, pero debido a que el refugio se encuentra muy a menudo completo no pueden auxiliar a todos los animales que se encuentran desamparados o desatendidos por sus dueños. Por ello, reciben la ayuda de muchas personas que acogen en sus casas a los perros y gatos que no caben, desde semanas hasta de manera indefinida. Por suerte, muchos de estas acogidas se convierten en adopciones definitivas.

Mantienen un estrecho vínculo con otras asociaciones de la provincia para promocionar, difundir y socorrerse mutuamente con los animales que se encuentran, y para facilitar así el proceso de adopción, buscando nuevas familias por toda la geografía española, llegando incluso a marcharse algunos inquilinos del refugio al extranjero en busca del nuevo hogar después de pasar hasta varios años en el refugio.

Limpiar los cheniles, rellenar bebederos y comederos, barrer, fregar y pasear a los protagonistas del refugio no es un trabajo fácil, ya que los animales necesitan una atención diaria que no entiende de días festivos o de buen tiempo, llueva o haga calor. Por lo que requiere un amor hacia los “pequeños peludos”, así cariñosamente llamados por los voluntarios, que supere estas adversidades. A lo que hay que añadir que “todas las llamadas o mensajes de redes sociales son atendidas, da igual la hora que sea” nos cuentan.

En demasiadas ocasiones, se encuentran al animal en pésimas condiciones o atropellado, precisando una atención veterinaria que no pueden obviar. A pesar de la colaboración de los profesionales que los atienden que les rebajan el importe de la factura, siguen necesitando financiación suficiente para sufragar los gastos que tienen pendientes con ellos, porque ningún caso que se encuentran lo dan por perdido, desde el tratamiento de una enfermedad hasta una operación de una pata rota. Por eso, piden la máxima colaboración, tanto en las campañas de recogidas de pienso, cómo en las rifas que suelen realizar.

Igualmente reclaman mayor implicación y compromiso de las instituciones públicas para combatir el abandono de las mascotas.

Dentro de la misma asociación ha nacido un proyecto para controlar la sobrepoblación de las colonias felinas basándose en implementar el Método C.E.S. (captura, esterilización y suelta) atrapando individuos, esterilizarlos y devolverlos marcados con un corte en la oreja. Simultáneamente a este procedimiento, se desparasita al gato, se medica en caso de estar enfermo y si es posible, en función de su docilidad, se le busca una adopción. Además, se realiza un seguimiento de la salud de la población y se le suministran alimentos para mejorar su día a día.

Alaska, Cora, Hada, Jack, Julius, Lara, Lluvia, Morena, Nasya, Tayson … aún siguen en el refugio buscando un hogar. Se puede contactar con ellos a través de https://www.facebook.com/palmaperrunaprotectora/ o por email palmaperruna@gmail.com, También se puede colaborar con Palma Perruna ingresando un donativo en la cuenta bancaria de La Caixa ES85 2100 7176 0602 0003 6618 o a través de la página web solidaria de micropagos Teaming, desde 1 euros al mes en https://www.teaming.net/palmaperruna y cambiar sus historias para que acaben en final feliz como las de Enzo, Estrella, Golfo, Jara, Lola o Pluto que tuvieron una segunda oportunidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios