Andévalo
  • La naturaleza, la gastronomía, la luz, la cultura o el patrimonio son las razones de ser de un destino para los sentidos

El Cerro de Andévalo, un lugar de privilegio

El extraordinario patrimonio monumental del municipio, plasmado en la Iglesia Santa María de Gracia y las ermitas del siglo XVI: ermita de la Trinidad, ermita de Nuestra Señora de los Dolores y ermita de San Benito, son un claro ejemplo de la vida religiosa plasmada durante siglos en sus gentes.

Ermita de San Benito, en El Cerro de Andévalo. Ermita de San Benito, en El Cerro de Andévalo.

Ermita de San Benito, en El Cerro de Andévalo.

Obligada visita al Museo Etnográfco situado en un pósito del siglo XVII. Degustar su repostería típica, su gastronomía basada en productos de la tierra, o practicar deporte en plena naturaleza, son otras posibilidades.

La Romería de San Benito Abad, la más antigua de la provincia de Huelva y declarada de Interés Turístico de Andalucía, es un viaje el tiempo, contemplar los trajes con sus joyas y sus bailes.

Para descansar hay que hacerlo en Casa Camilo (www.casa-camilo.com), una infraestructura turística pensada para el confort y la tranquilidad de los visitantes, en pleno casco histórico.

La vida social y cultural del municipio son otro atractivo más para su visita. Descúbrenos.