Estudio

10 vicios que disminuyen nuestra productividad laboral

Existen determinados vicios que harán que nuestro rendimiento laboral baje. Existen determinados vicios que harán que nuestro rendimiento laboral baje.

Existen determinados vicios que harán que nuestro rendimiento laboral baje. / EFE

Los trabajadores españoles pasan una media de 1.701 horas en su puesto laboral, lo que supone una media de 36,5 horas a la semana, según un estudio realizado en el año 2016 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Europeo. En 2018 se manejaban los mismos números para nuestros país, aupándolo a la cima de países donde se dedica más tiempo al empleo.

A pesar de este tiempo laboral la productividad y rendimiento son menores que en países como Reino Unido, Francia, Suecia, Holanda, Noruega, Dinamarca o Alemania. Un estudio realizado por Effiwork ha cuantificado que el desperdicio de tiempo laboral llega hasta un 30 % del tiempo total: “Las distracciones o ladrones del tiempo reducen la productividad mucho más de lo que creemos debido al esfuerzo que después supone recuperar la concentración en lo que se estaba haciendo".

Effiwork, a través del análisis de los ambientes de trabajo y puestos laborales, ha realizado un extenso informe donde explica los 10 vicios que reducen la productividad en nuestro trabajo.

La utilización del móvil

Las posibilidades que ofrecen los smartphones hoy día hacen de estos dispositivos los causantes de que les dediquemos una exclusiva dedicación. El móvil es el responsable del 50 % de las distracciones en la jornada laboral. Mantenerlo en silencio y alejado de nuestro alcance durante nuestro horario de trabajo mejorará nuestra productividad y concentración. 

La multifuncionalidad

Llevar demasiadas tareas a la vez y querer realizarlo todo al mismo tiempo hace que nuestro cerebro se vuelva poco operativo. Lo recomendable, a fin de no dejar nada incompleto ni mal, es empezar por una tarea y concentrarse en terminarla, dedicándole el tiempo necesario.

Los correos electrónicos

Otro de los vicios que baja nuestra productividad es visitar y revisar el correo electrónico de manera continua. Se recomienda no dejarlo abierto y darle una revisión tan solo a primera hora de la mañana.

Internet

Visitar webs de compras, vuelos, leer el periódico...son algunas del sinfín de posibilidades que nos ofrece la red. Pero estas tentaciones absorben nuestra jornada laboral, reduciendo la concentración y dejando el trabajo sin hacer.

Los compañeros y las redes sociales

Las interrupciones de compañeros, ya sea por tema laboral o no, hacen que dejemos de estar concentrados y que baje nuestro rendimientos. Una de las soluciones a estas distracciones es comunicar al resto de empleados que en ese momento requerimos de una total concentración. 

Otra de las causas más frecuentes de distracción en la jornada laboral son las redes sociales. Desactivarlas o mantenerlas en silencio hace que se pierda la noción del tiempo.

La procrastinación

El aplazar tareas o dejar para más tarde otras tantas acaba derivando en más estrés y sentimientos de culpabilidad. Además, acarrea que la tarea una vez terminada esté incompleta o perfectamente mejorable.

Las paradas no programadas

Tomar café, desayunar o fumar son algunas de las interrupciones que si pasan a ser innecesarias acarrean una gran pérdida del tiempo en el trabajo.

Reuniones y teleconferencias

Es uno de los principales hándicaps que encuentran los empleados en sus trabajos, ya que consideran que tantas reuniones son poco productivas. Se deben concretar las reuniones solo para los temas de especial relevancia, así como centrarse en los objetivos y finalidad de la misma.

La organización

Mediante la organización y la planificación de las tareas conseguiremos aprovechar y rendiremos más en nuestra jornada laboral. Sin embargo, la desorganización solo acarrea la pérdida de eficacia. Se aconseja dar inicio al horario laboral con una buena planificación de las tareas pendientes y los descansos saludables que vayamos a realizar.

No saber decir No

Existen otros factores que pueden influir en nuestra productividad. Hacernos cargos de tareas que no nos corresponden o que no son convenientes hará que se ponga en peligro el poder terminarla de manera eficiente. La asertividad para rechazar lo que no está a nuestro alcance nos ayudará a salvar el trabajo que sí que tenemos previsto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios