HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Huelva

La Semana Santa más atípica con el Gran Poder fuera de Nerva

  • La presentación de la imagen restaurada tendrá que esperar al fin del confinamiento

La imagen del Gran Poder durante el proceso de restauración. La imagen del Gran Poder durante el proceso de restauración.

La imagen del Gran Poder durante el proceso de restauración. / J.A. Hipólito (Huelva)

Nerva vive su Semana Santa más atípica, con cofrades, devotos y feligreses enclaustrados en sus casas a causa del coronavirus. A comienzos de marzo, días antes de que el Gobierno de España decretarse el estado de alarma, la hermana mayor de la Hermandad del Gran Poder y María Santísima del Mayor Dolor, Rocío Domínguez, anunció que este año no habría procesiones por falta de costaleros. Para entonces, la Imagen del Gran Poder ya llevaba meses restaurándose en el taller del imaginero Javier Rodríguez Angulo, Roan.

Hoy, con el trabajo finalizado, la sagrada imagen pasará la Semana de Pasión fuera de su templo, a 80 kilómetros de distancia. Pero, de alguna manera, “el Gran Poder estará presente a través de Dios en cada uno de los hogares nervenses donde estos días se vivirán de una forma especial”, asegura el cura-párroco de Nerva, Pawel Kaim.

Tanto el hermana mayor, como el cura-párroco y el imaginero encargado de la restauración se han comprometido a presentar la imagen renovada del Gran Poder una vez pase la pandemia de coronavirus. En Nerva, cofrades, feligreses y devotos desean fervientemente que su llegada no se demore más del tiempo estrictamente necesario y dictado por las autoridades civiles y sanitarias. Y poder disfrutar, por fin, del magnífico trabajo de restauración realizado en el taller de Roan durante los últimos ocho meses.

La imagen del Gran Poder de Nerva, de mediados del siglo XX, obra del imaginero Carlos Bravo Nogales, restaurada por última vez, hace veinte años, por el profesor José Manuel Miñarro, se encontraba en un estado de conservación bastante deficiente en cuanto a su estructura material.

Entre los numerosos daños hallados por el imaginero destacan: suciedad generalizada de la policromía y oscurecimiento producida por la oxidación de los barnices; gran cantidad de repintes oleosos, ocultando en muchas zonas la policromía original; huevos de larvas en zonas muy concretas; desensambles de las uniones del cuerpo, con bastante riesgo de inestabilidad, sobre todo la unión de la cabeza con el cuerpo; peana en muy mal estado; y perdida de aparejo y erosiones en infinidad de puntos.

Además, un estudio radiográfico puso al descubierto decenas de clavos empleados por su creador en los ensambles de las maderas para la ejecución de sus tallas. Algo similar sucedió con la restauración del Jesús de Medinaceli de Algeciras, restaurado por Lourdes Hernández.

Ante la inviabilidad de desensamblar la imagen por completo para retirar todos los clavos y volver a ensamblarla, se opta por un tratamiento más conservador mediante inyección con ácido tánico para evita su oxidación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios